Ollé Bertrán

La construcción reduce el número de desempleados en el 2017

La economía española resurge ante la crisis y gran parte de esto se lo debemos al sector de la construcción. El PIB está creciendo anualmente, los bancos comienzan a incentivar la compra de inmuebles y el sector de la construcción está creando empleos a un ritmo acelerado. Pero esto no es nuevo, de hecho, las constructoras llevan haciéndolo desde hace tres años de forma ininterrumpida. De acuerdo al Ministerio de Empleo, el número de desempleados pertenecientes a este sector se redujo en un 7,8 % lo que se traduce en 290 mil personas, las cuales ahora forman parte de la fuerza laboral.

Más buenas noticias

A finales de diciembre de 2017, España tuvo el número más bajo de desempleados en ocho años y todos los sectores lograron una reducción considerable de personas en paro. Construcción e Industria tuvieron una caída de dos dígitos, seguido de agricultura y de servicios.

Por más sorprendente que parezca, estos hechos han convertido a España en el país que ha rebajado más rápido su tasa de paro, superando a Eslovaquia, Portugal y Grecia, esto según los datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Además, podemos agregar el crecimiento de afiliados a la Seguridad Social, llegando a la cifra de 611.146 personas. Este dato se posiciona como el mejor desde diciembre de 2005. De esta forma el país cierra con 18 millones de cotizantes, el número más alto desde el 2008.

Récord en creación de empleos

Las empresas constructoras españolas batieron un récord nacional, creando más de ochenta mil empleos en tan solo doce meses. Ya nos encontramos muy lejos de aquellos años en el que el mercado inmobiliario se encontró en una burbuja especulativa que reventó, y hemos ido mejorando hasta alcanzar 78 mil permisos para la construcción de nuevas viviendas, de acuerdo a la cifra que estima el Ministerio de Fomento.

Y aunque precisamente fue el sector de la construcción el que resultó más afectado durante el pinchazo de la burbuja, también fue el que resurgió con más fuerza a partir de 2013. Su mejoría es tal que el número de empleados en este ámbito crece a un ritmo que supera por bastante al de la propia economía.

Sobre el trabajo para los extranjeros

Otro aspecto que el Ministerio de Empleo está teniendo en cuenta es el trabajo para los extranjeros, el cual también ha repuntado durante los últimos años. También el número de cotizantes foráneos está creciendo de forma exorbitante, a ritmos interanuales del 7%. Esto representa un incremento de casi el doble, comparado con los cotizantes nacionales. La mayoría de los extranjeros son rumanos y marroquíes y cubren uno de cada tres empleos foráneos en España.

Entre los sectores en los trabajan más extranjeros encontramos los hoteles, las constructoras y las empresas de servicios. En estos ámbitos usan tradicionalmente la mano de obra barata y de perfil bajo de formación, por lo que a los extranjeros les resulta fácil competir con los nacionales. Es más, estos sectores suelen dar trabajo a cuatro de cada diez extranjeros afincados en España.

La construcción es la principal responsable de disparar la afiliación de extranjeros en la Seguridad Social, alcanzando el 14% interanual. Lo más sorprendente es que este crecimiento se ha mantenido durante los últimos dos años.

Viento en popa 

El Fondo Monetario Internacional ha mantenido sus previsiones de crecimiento de la economía española para este 2018. Se espera que el incremento sea de un 2,5% que si bien es menor al de 2017, sigue posicionando a España como una de las economías más dinámicas.

Del mismo modo, se espera que el sector de la construcción tenga un desarrollo del 3,5% en el periodo comprendido entre 2018 y 2020, eso si los agentes del mercado no se ven afectados por la tensión que pudiera resultar de la toma de posesión del President del Govern en Catalunya, un rol esencial en la economía.

Por último, el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña señala que comprar una vivienda para luego alquilarla resulta una fórmula de inversión bastante segura que da mayores réditos que invertir, por ejemplo, en la Bolsa.