Ollé Bertrán

Cuida tu bolsillo con una hipoteca de diferencial bajo

Si en este 2018 piensas pedir un préstamo hipotecario, es momento de que adquieras los conocimientos necesarios para iniciar el proceso de contratación. Cada hipoteca es un proceso y debes tener una formación mínima para seleccionar la que más se adecúe a tus necesidades. Si de ahorro se trata, debes evaluar las variables que definirán las cuotas mensuales. Una de las más importantes es el diferencial que, sumado al Euríbor, representa el interés a pagar. Lo más conveniente es que el diferencial sea bajo. A continuación te explicamos porqué, pero antes debes saber qué es y qué tipos de hipotecas existen.

¿Fija o variable?

Los préstamos hipotecarios se dividen en dos tipos: variables y fijos. En los variables, el tipo de interés se calcula sumando el Euríbor y el diferencial. Mientras que en los fijos, el interés no está ligado al Euríbor, por lo tanto, siempre será el mismo.

¿Qué es el diferencial?

El diferencial de una hipoteca es el porcentaje fijo que representa la parte de los intereses que obtiene el banco por habernos prestado el dinero. Es básicamente una forma de remuneración y cada banco establece el diferencial de acuerdo a sus ofertas hipotecarias. Ahora bien, esta variable debe sumarse al Euríbor para precisar cuánto debemos abonar cada mes. La cuestión es que el Euríbor, también conocido como Índice Hipotecario de Referencia, fluctúa mensualmente y si sube un punto porcentual tus cuotas podrían aumentar incluso el doble.

Desde febrero de 2016 el Euríbor es negativo, esto implica que en algunos casos las entidades financieras deberían pagarle a los titulares del préstamo. Debido a esta situación, los bancos están ofertando hipotecas con un tipo de interés fijo. Solo así pueden proteger sus márgenes de ganancia. En estos casos, el diferencial resulta bajo comparado con años anteriores.

¿Cómo conseguir hipotecas de diferencial bajo?

Las hipotecas variables tienen un diferencial por debajo del 1%, aunque la mayoría están relacionadas a la contratación de otros productos. En contraparte, las hipotecas fijas tienen un 3% de diferencial. Ahora bien, lo importante es saber elegir entre estas dos.  Algunos estudios sugieren que con una hipoteca de tipo variable el cliente acabará pagando menos al cabo de 30 años, sin embargo, esto no tiene porque ser necesariamente cierto. De hecho, economistas del Banco Central Europeo advierten que los índices hipotecarios subirán pronto. De modo que si te has dejado seducir por una hipoteca de tipo variable y esto sucede, terminarás pagando hasta un 50% más.

Si eliges una hipoteca fija, a pesar de tener un diferencial mayor, sabrás que la cuota será estable. Por esta razón esta modalidad se le recomienda a familias cuyos ingresos no son altos y están acostumbradas a ahorrar. Este tipo de préstamo es una apuesta segura, eliminando los niveles de incertidumbre que generan las variaciones del índice hipotecario.

Todo depende del deudor

Ambos  tipos de hipotecas tienen sus pros y sus contras, la cuestión es optar por aquella que se adapte mejor a las características del deudor. La mejor forma de contraer una hipoteca del tipo variable es negociando a consciencia y logrando que el interés de tipo fijo sea bastante bajo, de modo que se puedan pagar las cuotas mensuales aún en el peor de los escenarios. Ten presente que, a pesar de que el Euríbor está negativo en estos momentos, durante la burbuja inmobiliaria superó el 5%.

El factor psicológico juega un papel fundamental, por eso, si no confías en los pronósticos y te angustias fácilmente, lo mejor es que optes por una hipoteca de tipo fijo. Así tendrás mayor seguridad de poder pagarla y tus nervios no se verán afectados cada vez que escuchas una noticia sobre los índices de referencia hipotecaria.

Quizás toda esta información te haya puesto en estado dubitativo sobre si pedir o no el préstamo. Evalúa tu situación y no olvides que adquirir una vivienda es, posiblemente, una de las mejores inversiones que harás en tu vida.  Puedes consultar nuestros inmuebles en venta y te acompañaremos durante todo el proceso de compra.

Ollé Bertrán

¿Por qué ha disminuido el precio de los alquileres en Barcelona?

Para sorpresa de la población, aunque pueda parecer una contradicción con los precios actuales, se registró un descenso del 2,4% en el precio de los alquileres de Barcelona durante el año pasado. Actualmente, el metro cuadrado de una vivienda ubicada en esta ciudad se sitúa en 17,5 euros, aunque este importe puede variar de acuerdo a la zona. De hecho, los distritos Nou Barris, Horta Guinardó y Sant Andreu son considerados como los más económicos, en contraste con Sant Martí, Ciutat Vella y Eixample que alcanzan costes exorbitantes.

Aunque Barcelona es considerada como una de las ciudades más caras de España, fue, junto con Cáceres, la única que experimentó una reducción en los precios de los alquileres durante el 2017. Esta noticia sorprendió al sector inmobiliario, el cual estaba acostumbrado a las tendencias alcistas que se mantuvieron por varios trimestres y que despuntaron durante el 2016. En ese momento, el alza de los precios no ralentizó la firma de nuevos contratos. Y es que después del estallido de la crisis, la tónica del mercado cambió, ya que las personas no se embarcan en la adquisición de una vivienda sino más bien optan por alquilar una.

Justamente el 2017 fue el año del alquiler en España, ya que solamente en el primer trimestre se formalizaron más de 23.240 arrendamientos, unos 3.000 más que en los primeros meses de 2016. A esto debemos sumar que este mercado acaparó los titulares de la prensa y la agenda pública entre enero y septiembre. Estudios señalan que este sector también se ha dinamizado por un incremento en la rotación de viviendas. Esto quiere decir que muchas familias no acaban sus contratos y buscan precios más baratos, aunque eso implique cambiar de distrito. Este fenómeno también ha ocasionado una distensión en la demanda.

Vila de Gràcia fue uno de los barrios barceloneses en donde se concretaron más arrendamientos de pisos, debido a la acogida de inmigrantes, a la presión turística y a su configuración especial. Este hecho, junto a la escasez de viviendas en el mercado, aún mantiene muy alta la demanda de alquileres indistintamente de su precio disparado.

En toda la región de Cataluña el coste de los alquileres se incrementó en un 8,8%  y la provincia que registró un mayor aumento fue Tarragona, con una subida del 18,8% que se traduce en unos 7,2 euros por metro cuadrado. Del mismo modo, los precios en la provincia de Girona subieron en un 12,9% hasta alcanzar los 8,2 euros por metro cuadrado y en Lleida el crecimiento fue del 8,7% llegando a unos 5,6 euros por metro cuadrado.

Si bien los precios del arrendamiento de pisos subieron de forma generalizada en toda España, a partir del segundo trimestre de 2017 las subidas empezaron a atenuarse hasta presentar una leve disminución. Esto último se les atribuye a los propietarios, los cuales han comenzado a asumir que las subidas tienen un límite y si quieren cerrar contratos deben ajustar el precio a la baja para así encontrar inquilinos. Cabe destacar que no existe una burbuja para los precios de los alquileres en España y que el mercado siempre va a inclinarse hacia la autorregulación.

Uno de los datos más curiosos sobre los arrendamientos en Barcelona indica que los precios anunciados por los propietarios y las agencias no son los que en realidad se firman. Según INCASOL, los contratos formalizados muestran cifras mucho más moderadas que las encontradas en portales web. Y es que en la mayoría de los casos son las “ofertas online” las que se usan para determinar el precio aunque los propietarios y las agencias terminan por dar un importe más bajo al arrendamiento del piso.

Si de precios hablamos, es importante saber que en un total de 23 municipios catalanes el alquiler medio se ubica sobre los 800 euros al mes. Este listado está encabezado por los municipios de la comarca Maresme, seguidos por los de la comarca Vallés Occidental. Lo más sorprendente es que más de una docena de municipios tienen precios más elevados que los de Barcelona. Después de la locura en el coste de los alquileres durante el 2016, el mercado parece haber tocado techo, por lo que es natural que los precios se suavicen, o al menos se mantengan estables en todo el territorio y en la ciudad de Barcelona.

General

La tecnología al servicio del hogar: Robots que limpian por nosotros

La verdad es que a cualquiera le gustaría tener una máquina que hiciera la cama, cocinara o sacara la basura. Y, aunque todavía no existen modelos así en el mercado, las empresas están trabajando en autómatas que se ocupen de nuestras tareas cotidianas.

La tecnología llegó para volver realidad nuestras fantasías y hacernos la vida mucho más fácil. Hace ya años que se pusieron en circulación, pero una bajada notable en el precio de estos aparatos los están convirtiendo en algo casi indispensable en la mayoría de los hogares. Nos estamos refiriendo a los robots aspiradora, que lideran la comercialización de pequeños electrodomésticos durante este final de 2017 e inicio de 2018.

¿Cómo funcionan?

Las aspiradoras robóticas poseen unos sensores que escanean el entorno y crean un mapa con información detallada. Así pueden agregar en el sistema de navegación determinados recorridos.

Las aspiradoras robóticas detectan sillas, mesas, sofás, muebles en general y zonas con desniveles a través de detección infrarroja. De esta forma pueden decidir en tiempo real a donde dirigirse y cómo actuar efectivamente. Los modelos más recientes, los cuales tienen cámaras y sensores ultrasónicos.

Nace Roomba

Hace 15 años la empresa iRobot diseñó su primera aspiradora robótica y la llamó Roomba. Hasta la fecha se han vendido más de 18 millones de modelos y con el transcurso del tiempo la han ido actualizando. De hecho, la Roomba 980 y 960 son las más aspiradoras fascinantes, ya que poseen una cámara con la que pueden crear patrones visuales de la casa. Para ser más específicos, esta máquina desarrolla un mapa del lugar en tiempo real para lo que usa una tecnología conocida como VSLAM que se traduce como Localización Visual y Mapeo Simultáneo del espacio.

Gracias a este invento, iRobot se ha posicionado como la empresa pionera en el diseño y fabricación de dispositivos robóticos para hogares e instituciones.

Sigue Xiaomi

Roomba es la aspiradora robótica más sofisticada del mundo y su precio puede llegar a ser exorbitante. Sin embargo existe una alternativa más económica: Xiaomi Mi Robot Vacuum. Esta pequeña máquina es controlada gracias a una aplicación que se puede descargar en el móvil, monitorizando su actividad y para poder establecer remotamente programas de limpieza. Su aspecto físico es similar al de los productos de la competencia y su tecnología interior logra una alta potencia de succión sin implicar ruido alguno.

Esta aliada del hogar tiene un precio de 1.700 yuanes, lo que al cambio actual equivale a 230 euros. Esta opción se ha vuelto muy popular en China, pero aún tiene que adentrarse al mundo occidental.

Robots cada vez más cerca

Durante los últimos años la empresa iRobot ha diseñado dispositivos que son capaces de identificar cada una de las habitaciones de nuestro hogar para limpiarlas de formas diferentes. Así, la máquina sabe que el suelo del baño requiere mucho más esmero que el del salón.

Al parecer, los ingenieros de la compañía se están enfocando en dotar a los robots domésticos de un mejor sentido de la vista. Para ello han generado un sistema de imágenes en 3D que estos usarán para entender mejor nuestro hogar. Este sistema incluye objetos como camas, muebles, lámparas, televisores, lavabos, cocinas y todo tipo de inmobiliario cotidiano. En consecuencia, los pequeños autómatas sabrán como interactuar con nuestro mundo físico.

El objetivo es que las máquinas logren diferenciar los objetos de acuerdo a su importancia y uso. De este modo limpiarán no solo el suelo, sino también útiles como jarrones, libros y cuadros. También se espera que estos robots sean cada vez más inteligentes, adaptando su comportamiento ante determinadas situaciones.

Definitivamente, Julio Verne tenía razón: “Todo lo que una persona pueda imaginar, otras podrán hacerlo realidad”.