Ollé Bertrán

La evolución del Euribor en 2018

El Euribor (Euro Interbank Offered Rate o “tipo europeo de oferta interbancaria”)  es el tipo de interés que se aplica a las operaciones entre bancos, esto es el porcentaje que paga un banco cuando otro le presta dinero. Realmente, no se trata de un tipo de interés sino de un índice referencial que se publica diariamente y que sirve como índice de referencia para el cálculo de hipotecas e imposiciones a plazo.

En nuestro país, está muy extendida la contratación de hipotecas de tipo variable, esto significa que el tipo de interés suele variar en función del Euribor, si éste sube, la cuota aumenta y por el contrario si baja, disminuye.

Desde que alcanzara su máximo en 2008, el Euribor ha tenido una tendencia bajista, de este modo, todos los que tengan una hipoteca referenciada al Euribor habrán notado que su cuota ha ido disminuyendo con el paso de los años.

Durante el 2018 el Euribor a 12 meses ha tenido una tendencia a la baja, así hemos podido observar que durante el primer trimestre ha evolucionado a terreno positivo con respecto al cierre de 2017 y marzo terminó sin variaciones (-0,191%) pero quedando por debajo del valor para el mismo mes del año pasado. Durante el  segundo trimestre del año ha continuado bajando pasando del -0,190% en abril al -0,181% en junio, que de igual modo supone un valor menor con respecto al mismo mes del año pasado. Durante el tercer trimestre tanto julio como agosto también han registrado bajadas, con valores de -0,180% y -0,169% respectivamente, lo que ha supuesto un abaratamiento en las cuotas de las hipotecas que se han tenido que revisar en estos meses con respecto a las del año pasado.

Sin embargo, las previsiones para este mes de septiembre muestran un cambio de tendencia, es decir, se observa que el Euribor va a experimentar una pequeña subida, con lo que las hipotecas que tengan que ser revisadas en este mes, verán que su cuota mensual aumenta ligeramente, ya que a diferencia de los meses anteriores, esta vez el valor del Euribor es superior al que había el año pasado por estas fechas.

El panorama que se prevé para 2019 indica que durante este año (y a partir de ahora como hemos comentado) se producirá un cambio de tendencia donde la media de la subida del Euribor será de un 0,19%.

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta la entrada en vigor del nuevo Euribor Plus, que se diferencia del actual Euribor por la forma en que se calcula, es decir, se utilizarán más datos como por ejemplo el aumento de entidades que participan, que hasta ahora son 20 en la zona euro, así como organismos públicos, empresas multinacionales y aseguradoras del mundo financiero entre otros, que proporcionen más información para establecer el nuevo cálculo de referencia. Con todas las operaciones se realizará una media que establezca una manera más real el ‘precio del dinero’.

La llegada del Euribor Plus afectará a todas las hipotecas de interés variable con el Euribor como referencia. Los expertos indican que el cambio de las hipotecas no será inmediato sino que habrá un periodo de transición y no obstante, apuntan que no debería suponer grandes variaciones con respecto al actual, aunque hay opiniones encontradas que comentan que precisamente el hecho de que no se haya aprobado ya, se debe a que el cambio supondrá subidas del Euribor y esto pueda generar alarma social. En cualquier caso, hasta el 2019 no habrá nuevas noticias.

No obstante, si estás pensando comprar una casa y pedir una hipoteca, la mejor opción sigue siendo la hipoteca de interés variable, ya que de momento, los valores negativos del Euribor suponen un ahorro a corto plazo comparado con la hipoteca de tipo fijo.

Por otro lado, es importante saber que también existe la opción de pasar la hipoteca de interés variable referenciada al Euribor a una hipoteca de interés fijo, ya que la nueva Ley hipotecaria, permite que este cambio se haga de una forma más sencilla y teniendo en cuenta que la comisión máxima aplicable será del 0,25% durante los tres primeros años y que luego será gratuita.

Ollé Bertrán

Agenda de fiestas en Barcelona para septiembre

Vamos a hacer primero un repaso por todas las fiestas grandes de este mes que aún tenemos pendiente y que incluyen la Fiesta Mayor de Barcelona:

  • Fiestas de la Mercé (21-24 septiembre): son las fiestas por antonomasia de los barceloneses, ya que se realizan en honor a la patrona de la ciudad. Durante una semana, la ciudad se llena de eventos en la calle, espectáculos, y diversión de día y de noche para todos los públicos.

El 21 de septiembre tendrá lugar el Pregón que este año contará con la actriz, guionista y directora de cine, Leticia Dolera. Se podrá seguir en directo desde una pantalla gigante que se ubicará en la Plaza de Sant Jaume.

Asimismo, este mismo día 21 de septiembre, podremos disfrutar de un evento musical con la Banda municipal de Barcelona, donde podremos escuchar piezas tradicionales de los países mediterráneos en un programa titulado “Un mar de músicas”.

  • Fiestas de la Barceloneta: a final de mes y en torno a la festividad de San Miguel tienen lugar estas fiestas con pasacalles con gigantes, música y correfoc con los diablos entre otras muchas cosas…

Con respecto al arte, estos son las citas que no puedes perderte:

  • Barcelona Gallery Weekend (26-30 septiembre): en su cuarta edición, la Barcelona Gallery Weekend ofrece propuestas para profesionales y también para el público donde participarán numerosas galerías y habrá artistas invitados.
  • Swab 18 (27-30 septiembre): nueva edición de la Feria de Arte Internacional ubicado en la Fira de Montjuïc en el Pabellón Italiano.
  • Art Nou 2018 (18-22 septiembre) que nos muestra el trabajo de nuevos creadores y cuyo programa se completa con visitas a estudios y mesas redondas junto con algunas acciones en diferentes espacios públicos.

Las propuestas para ir al teatro son también muy variadas: Là (27 septiembre – 14 octubre), en Vila de Gràcia (de los autores Camille Decourtye y Blaï Mateu Trias. Compañía Baró d’Evel Cirk), Shirley Valentine (13 septiembre – 4 noviembre) en el Raval, con Mercè Aránega, Inmortal (hasta el 30 septiembre) en el Gòtic con Bruno Oro o Sarab (14-30 septiembre) en la Antiga Esquerra de l’Eixample, con Laia Alberch, Isabelle Bres, Elena Fortuny.

Por otro lado, para los amantes de las series se celebra la quinta edición de Serelizados Fest (27-30 septiembre), un festival internacional lleno de actividades tales como charlas, debates, estrenos, etc.

Y precisamente el 28 de septiembre en el Raval podrás asistir al Homenaje a Maria Aurèlia Capmany, en memoria de esta actriz y dramaturga y coincidiendo con los 100 años de su nacimiento, una mujer que fue pionera en la creación de series en la Radio Televisión Española. Serializados Fest 2018 también ofrece una doble sesión con Jón Gnarr (ex alcalde de Reikiavik) y Nacho Carretero, el autor de Fariña, que nos contarán buenas historias cada uno por su lado…

El sábado 29 de septiembre hay una nueva cita en la terraza del Cotton House Hotel, donde se puede experimentar con productos del mundo textil, La Algodonera Market Lab, con entrada libre y donde además de un mercadillo encontrarás una exposición de objetos.

El domingo 30 de septiembre tendremos la oportunidad de visitar el Gran Teatre Liceu de forma totalmente gratuita (aunque para poder acceder hará falta sacar las invitaciones previamente en la web del Liceu) gracias a la jornada de puertas abiertas. Podremos recorrer el teatro mediante una ruta organizada donde recorreremos todos los rincones de este teatro.

Para los más pequeños no os podéis perder la Fira de Playmobil y Lego, que tendrá lugar del 29-30 de septiembre y donde además de la gran exposición se incluirán numerosas actividades infantiles como talleres de manualidades, gymkana, etc. para curiosos y coleccionistas.

Aún estás a tiempo de hacer muchas actividades en lo que queda de mes, así que apunta las fechas para no perderte nada y a disfrutar…

 

General

Arquitectura del Eixample de Barcelona

L’Eixample es un barrio que se construyó como extensión (por eso se le dio ese nombre Ensanche) cuando Barcelona comenzó a crecer a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

El consistorio barcelonés convocó un concurso de proyecto urbanístico aunque el gobierno central finalmente otorgó el proyecto a Ildefons Cerdà.  Este arquitecto apostó por crear una ciudad igualitaria, donde hubiera los mismos servicios para todos y donde no se diferenciaran los barrios.

Así que basó su proyecto en una red de cuadrícula con calles perpendiculares y traveseras y amplias avenidas. Los bloques no son totalmente cuadrados sino que están cortados en chaflán en las esquinas algo muy característico de Barcelona. En el interior solo se construía a un lado para dejar la otra parte dedicada a jardín y las casas no debían superar los tres pisos de altura ni tener demasiada profundidad. Cerdà tenía claro que la salud era una parte importante de la sociedad, y como tal, su arquitectura reflejaba esa idea de que el aire y la luz circularan por todos los lados, junto con la naturaleza y zonas verdes que rodeaban a sus edificios.

Aunque en aquella época no existía el automóvil, se construyeron calles muy espaciosas por donde en aquel momento circulaban los coches de caballos y los tranvías. Lo que se pretendía era evitar la condensación de casas como en la ciudad vieja.

La parte central, la Dreta de l’Eixample, fue el barrio de la burguesía y ellos introdujeron en sus casas un estilo propio, el modernismo, en auge en ese momento. En esta zona se concentran muchos edificios significativos como La Pedrera, la Casa Batlló y la Casa Ametller, entre muchos otros, junto con los comercios, oficinas, cines, teatros, etc., que aún hoy día sigue siendo el centro del dinamismo de la ciudad.

Pero el modernismo se extendió también a otros edificios como el como el Fort Pienc, la Sagrada Família, Sant Antoni o la Esquerra de l’Eixample, que también estuvieron influidos por esta corriente. En general, todo L’Eixample constituye un conjunto arquitectónico modernista único en Europa.

Actualmente, el distrito ocupa 7,5 kilómetros cuadrados y se divide en seis barrios: Detra de l’Eixample, la Antiga Esquerra de l’Eixample, la Nova Esquerra de l’Eixample, el barrio de la Sagrada Familia, el barrio de Sant Antoni y el Fort Pienc, que a pesar de la similitud en su arquitectura, cada uno guarda su propio carácter.

  • La Detra de l’Eixample empieza en la plaza de Catalunya y como hemos apuntado antes, se encuentran los edificios tan emblemáticos como La Pedrera y la Casa Batlló y es la zona comercial por excelencia.
  • La Antiga Esquerra de l’Eixample es un barrio más tranquilo y residencial en el que se incluye la Gran Vía y la Universidad de Barcelona con su edificio neorromántico.
  • La Nova Esquerra de l’Eixample con el parque Joan Miró, es un barrio con un ambiente agradable y cosmopolita conocido también por su vida nocturna, ya que alberga numerosos pubs y bares de copas.
  • El barrio de Sant Antoni, famoso por su Mercat de Sant Antoni y muy popular por su ambiente joven y sus comercios.
  • El barrio de la Sagrada Familia, con la iglesia como protagonista y convertida en una de las atracciones arquitectónicas más famosas del mundo. Es un barrio más tranquilo, formado por gente ‘de toda la vida’ con comercios tradicionales.
  • El Fort Pienc, delimitado por la Avenida Diagonal es también una zona joven, con zonas verdes para practicar deporte o relajarse.

En definitiva, pasear por el distrito de l’Eixample es una invitación a contemplar el legado de la mejor arquitectura catalana de finales del siglo XIX y principios del XX, aunque su encanto no son solo los edificios emblemáticos sino todo el conjunto de casas que aunque más sencillas, también nos ofrecen detalles significativos de la arquitectura modernista que las caracteriza. Todo ello unido al ambiente cosmopolita de calles tan importantes como Passeig de Gràcia o la Rambla que acogen las mejores tiendas de moda nacional e internacional haciendo que esta zona sea además la preferida para ir de shopping.