Ollé Bertrán

Propósitos para cuidar tu casa en 2019

Como todos los años, llega el momento de hacer propósitos, el dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, etc., está muy bien, pero ¿qué pasa con nuestra casa? Aquí es donde pasamos la mayor parte del tiempo y además es nuestro refugio cuando por fin terminamos el día. Llegar a un hogar seguro y confortable nos da armonía y seguridad, aquí os damos algunos consejos para anticiparnos a cualquier eventualidad y tener una casa cuidada:

  • Electricidad: es uno de los temas más importantes a los que hay que prestar atención en una casa. Casi todo lo que usamos es eléctrico, electrodomésticos,  calefacción, aire acondicionado y por supuesto la luz. Pues bien, es recomendable revisar las instalaciones una vez al año para evitar algún cortocircuito que pueda provocar algo peor, así como revisar los electrodomésticos y tener siempre bombillas a mano por si se funde alguna.
  • Fontanería: en la misma línea que el apartado anterior, este punto también es fundamental. Hay que revisar las llaves de paso y las tuberías anualmente, comprobar que no hay fugas y revisar los grifos.
  • Calefacción: en este caso va a depender del tipo de calefacción que se tenga, pero no está de más revisar lo que tengamos en casa con la ayuda de un profesional.
  • Ventanas: es una de las cosas fundamentales en la casa, dan luz y permiten la ventilación, pero si no están en buenas condiciones pueden hacernos gastar mucho dinero en calefacción en invierno y en aire acondicionado en verano, con lo que deben ser herméticas y contar con un buen aislamiento. Asimismo, hay que comprobar los cierres y las persianas.
  • Luz solar: si tienes la suerte de tener luz natural en casa, debes saber que además del consiguiente ahorro en iluminación, también sirve como fuente de calor. Lo único que tienes que hacer es abrir las cortinas cuando el sol entre por la ventana y cerrarlas cuando se vaya, pero ojo, pon especial cuidado en si la luz del sol da directamente a algún mueble o tapicería porque en ese caso, podría estropearse.  
  • Jardines: si tenemos la suerte de tener jardín, tenemos que saber que también es nuestra responsabilidad mantenerlo en perfectas condiciones. Evitando que las plantas y/o los árboles puedan provocar que se dañe alguna parte de la casa o lo que es peor, de algún vecino. Hay que podar y mantener esta zona muy bien cuidada.
  • Puntos débiles: si vives en una casa independiente o chalet, es importante prestar atención a los techos (por las lluvias o nevadas) y a la chimenea.

Para todo esto que hemos comentado, lo mejor es contratar a un profesional que se encargue del mantenimiento del hogar, nos puede resultar más caro, pero a la larga, si no contamos con los servicios de un experto, puede que en caso de accidente, se agrave el problema. Una solución, podría ser, destinar un pequeño presupuesto anual para que nos realicen este tipo de actividades, así no tendremos que desembolsar el dinero de una vez.

Junto con los puntos enumerados anteriormente, hay otra serie de factores que igualmente influyen para conseguir que nuestra casa esté cuidada, y estos son:

  • Espacio: una casa con muchos muebles y donde no fluya el espacio, cuesta más trabajo de mantener. Deshazte de muebles inservibles y compra o reutiliza los que sean más prácticos, de este modo la casa se verá más amplia y luminosa.
  • Orden: es fundamental mantener el orden en una casa para que luzca cuidada. Desde la cocina o el baño hasta el dormitorio y sus armarios. Todo debe estar ordenado para que las cosas no se estropeen, sepamos donde están y donde colocar cada una. Para ello, sírvete de organizadores y diversas formas de almacenaje que existen.
  • Color: los colores claros dan mucha armonía a la casa y además son más fáciles de mantener. Aun así puedes valerte de telas y objetos que le den ese toque de color a las diferentes estancias.

Con estos aspectos básicos pero no por ello sin importancia, podremos mantener nuestra casa cuidada el año que viene y siempre…

Ollé Bertrán

Tendencias de decoración para 2019

Una vez que se acaban las Navidades y guardados todos los objetos y decoración típicos de estas fechas, uno de los propósitos de este año que comienza puede ser darle un aire nuevo a tu casa.

Para ello, vamos a dejar aquí algunas de las tendencias que van a llevarse en decoración de interiores para el año 2019 que está a la vuelta de la esquina…

  • Espacios abiertos: como viene siendo habitual, cada vez se lleva más lo de abrir la casa y no encajonar espacios. Esto supone que estas zonas se verán más iluminadas y todo fluirá de un modo más libre. En este punto, podemos hablar de una novedad, si ya tenemos el salón-comedor o la cocina-salón, ahora lo que se llevará será un dormitorio que se abre al baño, aquí el color sigue estando dominado por el blanco con acabados metálicos en los detalles en dorado y bronce.
  • Colores: en cuanto a colores, lo que se lleva es la armonía, teniendo en cuenta lo de abrir los espacios, es lógico que nos decantemos por colores neutros con alguna pincelada de color cálido como naranjas, tejas o burdeos. Y a la vez cuando disponemos de espacio, lo que se busca, es crear frescura y elegancia, con combinaciones de rojos, verdes y azules como colores más oscuros. Asimismo, atrévete con estampados grandes. Además en las estancias más grandes como el salón, puedes incluir acabados artesanos para el techo o las paredes y darle protagonismo a esa zona de la casa.
  • Naturaleza: la naturaleza sigue estando de moda, no solo a modo de plantas que den un aspecto muy natural a tu casa, sino con la incorporación de muebles y objetos fabricados en materiales y fibras naturales.
  • Madera: en consonancia con el punto anterior, la madera sigue reinando como elemento natural para introducirlo en casa, ya sea en forma de muebles, o decidiéndonos por ella para forrar el suelo o las paredes.
  • Mezcla de texturas: además de la madera, la tendencia es a mezclarla con otros materiales, como piedra y metal.

En los textiles, también veremos esta disposición a combinar tejidos para dar toques de color en la estancia. Asimismo, las alfombras siguen teniendo protagonismo y se llevan con más estampados haciendo que contrasten con la neutralidad de los colores, incluyendo en ellas la pincelada de tonos cálidos.

Con respecto a los estilos, este año hay suerte porque hay mucho donde elegir:

  • Nórdico: desde que descubrimos el estilo nórdico, no hemos parado de incorporarlo a nuestras casas, se trata de una tendencia práctica y luminosa, donde priman los colores claros y lo natural.
  • Minimalista: se sigue apostando por el menos es más, pero ojo, con una especial atención a los detalles y eliminando lo que no es necesario. Esto no significa que el espacio quede vacío, sino que lo que haya, sea original y esté bien colocado.
  • Estilo industrial: teniendo en cuenta que se llevan los espacios abiertos, esta tendencia es muy apta para este tipo de viviendas. Aunque pueda parecer un poco masculina, añadiéndole pequeños detalles, esta decoración queda muy elegante y estilosa.
  • Étnico o boho chic: tiene que ver con la tendencia a los materiales naturales y la mezcla de texturas para los textiles que hemos comentado. Con detalles étnicos y muebles en fibras naturales.
  • Japandi: esta tendencia es mezcla entre la nórdica con su calidez y la japonesa con su armonía. Una decoración sin lujo y con materiales naturales.
  • Wabi sabi: aquí sí encontramos estética japonesa, buscando la belleza en la imperfección tanto en las grietas como en las marcas que dejan el paso del tiempo en muebles y objetos.
  • Mediterránea: esta quizá sea la tendencia más ‘nuestra’, resaltando la piedra, la cal y la madera tan típicas de las casas mediterráneas.
  • Africana: vuelve a estar de moda con su naturaleza artística y espiritual y su decoración ecléctica.

Ya sabes, no te quedes atrás y empieza a adaptar tu casa al nuevo año que comienza…