Ollé Bertrán

Qué hacer en la comunidad cuando hay un vecino moroso

Sabemos que ninguna comunidad está exenta de que haya un vecino que empiece a dejar de pagar las cuotas y la deuda vaya subiendo de manera considerable.

Desde nuestra agencia Inmobiliaria Ollé Bertrán, tenemos un equipo de profesionales dónde aglutinamos Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, administradores de fincas, economistas y abogados, y con la formación y la experiencia de estos últimos, vamos a explicar aquí que podéis hacer si os encontráis un vecino moroso en una comunidad de propietarios.

Está claro que existe una gran casuística y hay muchas circunstancias por las que una persona deja de pagar la cuota de la comunidad y se convierte en un vecino moroso, por eso podríamos distinguir entre dos tipos de moroso en las comunidades de propietarios, el moroso ocasional, que puede ser alguien que ha perdido su trabajo y que durante un periodo de tiempo, mientras no encuentra trabajo, deja de pagar la cuota, pero que cuando su situación se regulariza, se pone al día con su deuda; y el moroso profesional, para los que la solución suele ser llevarlos directamente a los tribunales.

Para reclamar una deuda a un vecino tiene que contar con tres pasos previos y obligatorios:

  1. Celebración de una junta de propietarios que esté debidamente convocada y en la que se acuerde aprobar la certificación y liquidación de la deuda, así como autorizar al Presidente o administrador de la comunidad para que la exija judicialmente.
  2. Redactar el acta de la Junta de la Comunidad de Propietarios en la que se acordará la certificación y liquidación de la deuda del vecino moroso.

El acta deberá constar de los requisitos esenciales tales como, fecha, lugar, convocatoria, asistentes, acuerdos       , y debe ir firmada por el Presidente y/o Administrador.

  • Redactar el certificado-liquidación de deuda, qué tendrá forma de carta dirigida al propietario deudor y donde se expresará que a través de la Junta de propietarios, se aprobó la liquidación de la deuda y se acordó emprender acciones judiciales para reclamarla, facultando al presidente a realizar los actos necesarios para este fin.

En esta carta, que es un paso previo a la demanda, tiene que constar que en un plazo de X días tendrá que proceder al pago de la cantidad reclamada, que en caso de que no hacerlo, se producirá la reclamación judicial donde le corresponderán al pago de las costas procesales.

Lo común en los tres pasos es que la información de las distintas convocatorias, se notificará por carta certificada con acuse de recibo burofax o correo electrónico (si el propietario ha dado su consentimiento), si no, se publicará en el tablón de la comunidad o en un lugar visible, ya que a los 3 días y conforme al artículo 9h de la Ley de Propiedad Horizontal, este aviso se convertirá en una notificación.

Hay que tener en cuenta en la decisión de acudir a los tribunales compete a la Junta de Vecinos y se debe votar por mayoría simple. Los propietarios que no estén a cargo no tienen derecho a voto pero si a ser escuchados. Una vez que el Procedimiento Monitorio regulado por el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal y empleado para deudas liquidas y exigibles y con documentos probatorio, requerirá la certificación del acuerdo de liquidación de la deuda acordada por la comunidad. Una vez hecho esto el administrador le dirigirá un burofax al vecino que tiene la deuda para reclamar el pago y poner en marcha el procedimiento.

Este Procedimiento Monitorio puede durar entre 3 y 4 meses dependiendo de cada juzgado y del lugar donde se encuentre el inmueble.

El vecino moroso puede oponerse a este escrito y en ese caso la comunidad podrá solicitar el embargo preventivo de los bienes, siendo exigibles los honorarios del abogado o el procurador que se contraten, aunque no sea obligatoria su intervención. Es la comunidad la que debe demostrar documentalmente que existe la deuda, aunque luego será el juez quien pedirá que se pague o se embargue.

No obstante, hay que considerar que el plazo que tiene una Comunidad de Propietarios para reclamar una deuda es de cinco años.

Ollé Bertrán

Evolución del mercado inmobiliario hasta el segundo trimestre

Los datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), destacan que durante los tres primeros meses de este año 2019, un total de 139.989 viviendas han cambiado de dueño en España, esto supone un aumento del 3,7% con respecto al mismo trimestre del año pasado en el que hubo un total de transacciones de 129.164 casas.

Al parecer, el mercado residencial español está empezando a parar ese crecimiento tan al alza de años anteriores, aunque durante el primer trimestre de este año, ha mantenido el aumento de las ventas con ese 3,7%.

Precisamente este aumento es debido a la vivienda de obra nueva, que durante el primer trimestre ha conseguido vender 26.100 casas frente las 22.810 del mismo periodo del año anterior, lo que supone un 14,4%.

Sin embargo, las viviendas de segunda mano que han sido las que han mantenido el nivel del mercado desde que se recuperó, ha perdido cierto dinamismo, ya que en 2018 se vendieron 106.354 y durante el primer trimestre de este año han sido 107.889 solo un 1,4% más.

Lo cierto, es que el encarecimiento de la vivienda no ayuda, ya que el año ha comenzado con un crecimiento del precio de la vivienda, tal como viene pasando desde 2015. De este modo, nos encontramos que el aumento del precio de la vivienda durante el primer trimestre fue de un 8,7%, y aunque se siga manteniendo por debajo de los niveles históricos que se alcanzaron, cada vez está más cerca de esos niveles.

El mes de marzo ha sido clave este año, ya que la compraventa de viviendas subió un 6,8% con respecto al mismo mes de 2018, lo que consigue que este repunte signifique dos meses de ascenso interanuales, después de febrero. Este avance de ventas durante el mes de marzo fue consecuencia del incremento de las operaciones de viviendas nuevas, sin embargo las casas de segunda mano quedaron muy por debajo de los números del año pasado. De este modo, observamos que el mercado de las casas a estrenar intenta ganar terreno a las usadas, aunque las primeras solo suponen un 18,9% del mercado frente al 81,1% que sigue siendo de la vivienda usada.

Los expertos aseguran que la actividad se está moderando en las cuatro comunidades autónomas que han protagonizado y liderado la recuperación del mercado hasta ahora: Madrid, Cataluña, Islas Canarias y Baleares. En las islas se ha notado un freno en la compraventa debido a que los extranjeros se han resentido con los altos precios alcanzados en esos mercados, sin embargo el resto de las regiones han experimentado un ligero aumento, especialmente La Rioja, Cantabria, Castilla La Mancha y Andalucía.

Durante el segundo trimestre de este año se prevé que las viviendas sigan escalando sus precios de una manera moderada, con una subida que se aproxima al 2% y se espera que las transacciones continúen incrementándose y se acerquen a un 5%.

No obstante, se espera que la compraventa de viviendas siga avanzando a diferentes ritmos en dos sectores: por un lado las grandes ciudades, islas y poblaciones de Mediterráneo, que afianzarán su recuperación en el sector con el aumento de las compraventas; y por otra parte, el interior del país y las poblaciones más deshabitadas, donde las compraventas irán descendiendo.

Otro indicador para analizar el estado del mercado inmobiliario y su tendencia, es el que nos ofrecen las hipotecas. El año 2019 ha sido el que ha registrado un mayor aumento en los nuevos contratos desde 2011. Lo cierto es, que con el dinamismo del mercado, el descenso del paro y las mejoras en la financiación que ofrecen las entidades, la tendencia sigue siendo positiva para estos próximos meses.

Tal y cómo se preveía, 2019 está siendo un buen año para el mercado inmobiliario, un año en el que las mejoras del anterior se afianzan y en el que se espera lograr un ligero crecimiento.

Con este panorama tan positivo, desde nuestra inmobiliaria Ollé Bertrán, te animamos a que des el paso y te hagas con alguna propiedad.

No dudes en visitarnos en nuestra página web www.ollebertran.com o llamarnos por teléfono, estaremos encantados de atenderte.

Ollé Bertrán

Cómo tener un jardín vertical en casa

Sabemos de la importancia de las plantas, cómo pueden alegrarnos la vida y siguen siendo una fuente decoración imprescindible en cualquier hogar, desde Ollė Bertrán te traemos la última tendencia que se están dando tanto en las ciudades como en los hogares: el jardín vertical.

Para empezar vamos a definir qué es un jardín vertical, que como su propia palabra indica es un jardín, pero que se dispone en una pared del exterior y también del interior.

Un jardín vertical puede tener diferentes tamaños, ya sea en una parte de una pared o en una terraza, en una pequeña habitación o por el contrario puede ocupar todas las paredes del jardín, y por supuesto son muy diferentes, ya que hay una gran diversidad de tipos de plantas que se pueden colocar en él.

No obstante el tipo de plantas que son más recomendables para un jardín vertical son las plantas trepadoras. Este tipo de plantas crecen mejor cuando se colocan de modo vertical y a ellas se les pueden añadir otras flores y plantas que sean de hojas grandes para que cubran mejor las paredes.

Hay muchas formas de hacer un jardín vertical desde la más sencilla a las más sofisticadas, vamos a dar algunos ejemplos:

  • Sí dispones de unas maderas, a las que se le hace un agujero con el perímetro de las macetas que queramos colocar, y disponemos varias maderas unidas por una cuerda, es la forma más sencilla que tenemos para poder tener una pared con un jardín vertical además de que podemos ubicarlo en cualquier sitio de la casa. En este caso, la mejor opción es poner plantas del mismo estilo para que quede más homogéneo en la pared.
  • También otra forma sencilla de hacerlo es con un palé que se colocaría de forma vertical a la pared y al que se le pueden añadir las macetas colgadas. Si quieres darle un toque original y puedes pintar el palé de algún color que vaya con la decoración. Solo queda que coloques las macetas bien con clavos o con algunos ganchos o gomas y que les añadas la flor o planta correspondiente.
  • Si tienes alguna cómoda antigua en casa y ya no la usas porque se ha quedado vieja, puedes reutilizarla para hacer tu jardín vertical. Píntala de algún color bonito o simplemente dale una nueva capa de barniz y abre los cajones, colocando el que esté más abajo más abierto y así progresivamente, luego solo quedará que añadas arena (aquí no hace falta colocar las macetas con el tiesto) y le coloques las plantas. Esta es una opción muy bonita para poner en una terraza por ejemplo.
  • Otra manera de reciclar un mueble sería con alguna ventana vieja o alguna puerta. Para este jardín, habría que retirar los cristales y poner una malla desde dónde se cuelgan las macetas. Ten en cuenta que el grosor de la ventana de la puerta no suele ser grande con lo que deberás elegir plantas que no desarrollen demasiadas raíces
  • Si tienes cajas de madera, puedes apilarlas y hacer alguna figura con ellas, esta opción también vale para un jardín grande y puede quedar a modo de pared o de separador de ambientes. Aquí igualmente, solo quedaría echar arena y plantar las flores.
  • Otra opción para el jardín o simplemente para alguna pared de casa, puede ser colocar una verja, primero se colocaría un par de palos o postes para colocar la verja y luego colgaríamos directamente las macetas de ella.
  • Si dispones de una pared grande y le quieres dar vistosidad puedes crear tu jardín vertical utilizando canalones, fijándolos al muro ya sea de madera o de cemento, habría que dejar separación entre los diferentes niveles y se coloca un tapiz o cortina vegetal que decore nuestra pared y se creará una zona muy agradable.

Como habéis podido comprobar hay muchas maneras de crear tu jardín vertical, de hecho si no tienes nada a mano, el mercado también ofrece sistemas prefabricados, por lo general recipientes de plástico o fieltro y que incluyen medios para instalarlos con bastante facilidad.