Ollé Bertrán

Unificar espacios: la clave para mejorar la distribución de tu casa

¿Quién no ha pensado que tal vez su casa no tenga una distribución adecuada o simplemente que con el uso diario pensamos que podríamos mejorarla y así sacarle el mejor partido? Desde Ollé Bertrán queremos proponerte algunas ideas para unificar espacios y conseguir mejorar la distribución de tu vivienda.

Para empezar, lo más aconsejable es pensar bien en las necesidades que vamos a tener y el uso diario que le daremos a nuestra casa, y con ello, realizar un plano donde podamos ver visualmente las posibilidades que podemos tener.

Hay que tener en cuenta que no existe la distribución perfecta y que siempre habrá pros y contras, pero tendrás que decidir cuáles van a ser tus prioridades para saber a qué tendrás que renunciar y qué es lo que finalmente vas a modificar.

Sigue estos consejos cuando planifiques y diseñes tu nueva distribución:

  • Espacios libres: sin obstáculos y sin circulaciones cruzadas, es decir, hay que evitar pasar por el medio de los espacios para llegar a otra zona.

Por otro lado, es importante no dejar espacios vacíos, ya que supondrían una zona perdida sin utilidad.

  • Sin barreras: los espacios deben estar bien comunicados y que haya varios ambientes en una misma estancia.
  • Muebles: que sean funcionales, incluso con ruedas, para poderlos desplazar en caso de necesidad, con las dimensiones adecuadas que permitan el almacenaje pero a la vez que no incomoden al pasar.

Lo primero que pensamos cuando queremos ampliar espacios es tirar tabiques, ya que ofrece muchas formas de unificar espacios, por ejemplo, una habitación contigua al dormitorio puede convertirse en vestidor, se puede unir la cocina al salón, haciendo una cocina americana, abrir el baño al dormitorio, etc.

Pero si no te atreves con esta obra o simplemente no te da el presupuesto, siguen existiendo muchas otras opciones para que redistribuyas tu vivienda:

  • Utilizar muebles de líneas rectas y por supuesto en colores claros, ayuda a que el espacio se vea más ordenado, esta opción es muy adecuada para espacios pequeños donde puedes distribuirlos entre el salón y la cocina dejando un espacio central más amplio.
  • A veces queremos diferenciar espacios colocando suelos diferentes para cada estancia, sin embargo, otra manera que ayuda a la continuidad de un espacio es utilizar el mismo tipo de pavimento, tanto en el salón-comedor, como en el baño y en la ducha e incluso en interior y exterior, que ayudará a que se perciba un espacio continuo y enorme.
  • El aprovechamiento de la altura es una manera interesante de ganar espacio, puedes utilizar un viejo armario para colocar baldas hasta el techo o poner estanterías para almacenaje, es una forma de sacar metros además del suelo.
  • Si aun así eres de los que te gusta separar ambientes, puedes hacerlo con paredes de policarbonato, es igual que un cristal porque deja pasar la luz pero se trata de un material ligero, barato y duradero.
  • Otra alternativa para separar espacios sin renunciar a la continuidad son las puertas correderas, que ocupan poco y son muy funcionales, además ofrecen muchas posibilidades de diseño, seguro que encuentras la que encaje con tu estilo y con tus necesidades.

Otros detalles que debes tener en cuenta cuando hagas la nueva distribución son:

  • Recibidor: cuida su decoración, ya que será lo primero que vean cuando entren en tu hogar. Usa muebles prácticos, pero que no ocupen mucho espacio, con sitio para todo pero con sensación de amplitud desde el primer momento en que se entre en la casa.
  • Cocina: ten en cuenta las tomas de agua, electricidad, etc., ya que marcan la distribución de los electrodomésticos y del mobiliario.
  • Baño: lo primero que ha de verse al abrir la puerta es el lavabo, por lo que tendrás que considerarlo si quieres cambiar su distribución.

Independientemente de si contamos con más o menos metros, o tenemos una planta irregular, siempre hay soluciones para mejorar la distribución de nuestra casa, y si no lo ves claro, siempre puedes acudir a un profesional para que te ayude a sacarle el máximo partido a tu vivienda.

Ollé Bertrán

Descubre una nueva opción de vivienda en las casas prefabricadas de lujo

Una casa prefabricada es una casa completa que se suele elaborar a partir de diferentes secciones confeccionadas en una fábrica, por lo tanto, se trata de un término que se refiere a la construcción de la totalidad de una casa en un almacén o fábrica, antes de que se instale en la parcela o el terreno correspondiente.

Este tipo de construcciones están ganando cada vez más protagonismo en el mercado de la vivienda, y cada vez son más las personas que van optando por esta construcción, ya que ofrecen numerosas  ventajas:

  • Tiempo: se trata de un tipo de construcción que se puede adquirir rápidamente, ya que, al tratarse de piezas construidas en fábricas que solo tienen que montarse y ensamblarse, puedes disponer de ella en poco tiempo. Eso sí, los trabajos de cimentación suministros y urbanización deben hacerse igualmente.
  • Precio: que suele ser notablemente inferior al de las construcciones tradicionales y que no tienen el riesgo de sufrir sobrecostes. No obstante el precio es relativo ya que dependerá de los materiales del diseño de la ubicación entre otras cosas.

Teniendo en cuenta que este tipo de casa se puede personalizar a tu gusto y le puedes añadir todos los extras que desees, dependiendo de la calidad y de las terminaciones te puede costar algunos miles de euros o millones.

  • Instalaciones sostenibles: las casas prefabricadas suelen ser mucho más ecológicas que las convencionales, ya que en ellos se suelen optimizar el uso de materiales y de energía, se minimizan los residuos y se suelen utilizar materiales reciclables, que dicho sea de paso, cada vez son más variados y de mejor calidad.
  • Personalizado: este tipo de construcciones permiten muchas formas de terminaciones, tanto en el exterior como en el interior, y de hecho, a veces es complicado diferenciar una casa prefabricada de una tradicional.

Como cualquier construcción y cualquier vivienda, este tipo de casa no está exenta de desventajas, entre otras:

  • Mantenimiento: el mantenimiento de este tipo de casa suele ser más caro que el de las viviendas tradicionales, ya que están más expuestas a las condiciones meteorológicas.
  • Ubicación: la parcela donde vayamos a colocar la casa prefabricada, es clave y es la que suele encarecer el precio final, ya que los espacios ubicados en terrenos urbanos presentan un valor notablemente alto. Sin embargo, las parcelas situadas en suelo rústico suelen tener un valor de tasación menor, pero implica otros costes, ya que deben ser viviendas respetuosas con el medio ambiente y que tengan características de arquitectura rural o tradicional según la zona en la que se halle.
  • Financiación: aunque en estos casos se suele acudir al crédito autopromotor, en ocasiones hay que ir hipotecar primero el terreno para arrancar la obra e ir después al tradicional crédito hipotecario. Asimismo, los trámites y legislación este tipo de viviendas deben cumplir con el Código Técnico de Edificación igual que los inmuebles convencionales.

Como hemos dicho, en las casas prefabricadas hay modelos de buena calidad o de baja calidad y los hay sencillos o de alto standing, con lo que es muy difícil fijar un precio medio, ya que dependerá de los materiales, el diseño y la ubicación, lo que marca el precio es la calidad de la construcción y aunque algunas personas consideran que este tipo de casas son más baratas que las convencionales, no es así.

Según los expertos, el metro cuadrado construido en una casa prefabricada básica y funcional suele estar alrededor de los 1000€ y si los precios son excesivamente baratos, se deberá a que son productos semiterminados sin incluir los costes de cimentación ni transportes y normalmente de baja calidad.

Existen algunos modelos que están al alcance de unos pocos bolsillos, de hecho, ya hay muchos famosos que se han atrevido a establecer sus casas modulares en enormes parcelas y que han invertido incluso más dinero que en una parcela normal con una casa tradicional.

Se trata de las opciones más caras del mercado aunque el precio siempre suele ser superior, ya que son personalizables y pueden añadirse todos los módulos y extras que uno quiere.