Ollé Bertrán

Cuánto cuesta rehabilitar un edificio

Tanto las casas como los edificios tienen una vida útil limitada y se hace necesario llevar a cabo tareas de rehabilitación para garantizar el buen estado del inmueble. Desde Ollé Bertrán vamos a contarte cuánto puede costar este tipo de trabajo y qué ayudas económicas se pueden solicitar.

Para empezar y antes de considerar cuánto podría costar la rehabilitación de un edificio habría que saber en qué va a consistir este trabajo, es decir, si el trabajo está enfocado a mejorar la estructura del edificio o se va a centrar en aspectos más ornamentales. Estas son algunas de las actividades que podrían incluirse a la hora de rehabilitar un edificio:

  • Trabajos en la fachada: como podría ser el pintado de exterior del edificio o la impermeabilización de la fachada, trabajando sobre las cubiertas bien reparándolas  o sustituyéndolas.
  • Trabajos de reforma integral que incluyan demoliciones y actuaciones más agresivas.
  • Trabajos de recalzado de cimientos y muros en el caso de que haya que reforzar las estructuras.
  • Trabajos de renovación de red eléctrica o de las instalaciones de fontanería.
  • Trabajos de mejora de eficiencia energética.
  • Trabajos de mejora de la seguridad del inmueble: que incluye un sistema de protección contra incendios, colocación de puertas de seguridad en zonas comunes y garajes, sustitución o instalación de sistemas de vigilancia, etc.

Por lo tanto, el precio para rehabilitar un edificio va a depender de las necesidades del inmueble en concreto y del tipo de trabajos que se tengan que llevar a cabo.

Si lo que os planteáis es llevar a cabo una rehabilitación integral en vuestro edificio, probablemente sea necesario realizar trabajos, tanto en el exterior como en el interior, a nivel más estructural y con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas que viven allí.

  • Una rehabilitación integral incluye muchos trabajos, como accesibilidad y habitabilidad, mejora de la eficiencia energética, higiene y salud, protección del medioambiente y utilización de energías renovables. Actualmente suele tener un precio medio entre 1100 € y 1600 € por metro cuadrado.
  • La rehabilitación de una fachada es la parte del edificio más expuesta a los agentes externos y suele ser necesario rehabilitarla cada 25 o 30 años y no se trata solo del aspecto estético, sino que incluye trabajos de mejora de aislamiento térmico y acústico, intentar disminuir el consumo energético y alargar el periodo de vida útil de la fachada. El precio en este caso depende mucho del sistema que se elija, ya que hay varios y con diferentes características y por lo tanto con diferentes precios, para escoger el que mejor se adapte a las preferencias y necesidades del inmueble. Para tener una idea aproximada tenemos:
    • Enfoscado de cemento: es la opción más clásica y barata y cuyo precio oscila entre 20 € y 30 € por metro cuadrado.
    • Enfoscado monocapa: ofrece varias posibilidades en cuanto a texturas y colores y tiene un precio de entre 30 € y 40 € por metro cuadrado
    • Sistema de aislamiento térmico exterior (SATE) un sistema actual con materiales aislantes y la capa exterior funciona como elemento decorativo con un precio entre 50 € y 60 € por metro cuadrado.
    • Fachada ventilada: es una alternativa recomendable porque se consiguen acabados duraderos y de gran calidad aunque el precio es un poco más elevado y oscila entre 110 € y 120 € por metro cuadrado.
  • La rehabilitación energética conlleva ahorro energético, reducción del impacto medioambiental y la incorporación de tecnologías avanzadas. Este tipo de rehabilitación aunque requiere inversión inicial también aumenta el valor de edificio y ayudará a ahorrar en facturas.

En general, y dependiendo del tipo de rehabilitación, el precio puedes oscilar entre 20 € y 1.600 € por metro cuadrado y hablando en precios totales la cifra estaría entre 30.000 € y 500.000 €.

No obstante existen ayudas públicas para la rehabilitación de edificios a las que poder optar: por un lado encontramos el Plan de Vivienda 2018-2021 que corresponde al Ministerio de Fomento y por otro el IDEA (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía) para aquellos trabajos que tengan como objetivo la rehabilitación energética de los edificios.

Ollé Bertrán

Dale otra oportunidad a tus muebles mediante el reciclaje y la restauración

Antes de deshacerte de ese mueble que está más viejo o simplemente ya no te gusta, podrías plantearte la idea de reciclarlo o restaurarlo, se trata de darle una segunda oportunidad a un mueble que ya en un principio te gustó, y ahora que llega el frío y que pasamos más tiempo en casa también es una forma de pasar el rato haciendo algo práctico y útil.

Desde Ollé Bertrán vamos a darte ideas y trucos para restaurar y reciclar muebles, anímate:

La primera idea que se nos ocurre para cambiar de aspecto cualquier mueble, es pintarlo y lo cierto es que con un simple pintado y encerado, un mueble puede dar un cambio radical. Lo importante es escoger la pintura y el color adecuado en cada caso. Dependiendo del mueble, de la tendencia y la ubicación donde vamos a colocarlo, sabremos cuál es el acabado más adecuado y el color que debemos elegir, si no te atreves con ningún color, el blanco siempre estará de moda.

Otra opción es forrarlos con papel pintado, para esto hay que tener más en cuenta nuestra destreza, ya que el papel pintado requiere de mucho cuidado. Sin embargo, es una opción muy útil porque hay una gran variedad y podemos personalizarlo a nuestro gusto. De los muebles se puede forrar todo, por ejemplo, los cajones en la parte inferior, los frentes de las puertas o incluso toda la superficie.

También tenemos la posibilidad de usar el washi-tape, que no es más que una cinta de papel, tan sencilla de utilizar como funcional, y que nos permite decorar desde puertas y paredes, hasta todo tipo de muebles, puedes elegirla en colores o estampadas y es una manera muy fácil de restaurar muebles viejos.

Como no todos tenemos la destreza de saber dibujar, también existen unas plantillas extensibles que se pueden comprar en tiendas y que funcionan como plantillas para personalizar muebles, paredes o cualquier objeto, como por ejemplo, la pantalla de una lámpara, como en el caso del papel pintado también hay mucha variedad donde elegir.

Por otro lado, tenemos la opción reciclar muebles viejos y crear elementos decorativos para nuestra casa, aquí hay algunos ejemplos:

Una cómoda de un dormitorio que ya no te sirva, se puede transformar en una isla para la cocina, donde podremos cortar alimentos y tener una mayor superficie de trabajo, si además le colocamos ruedas, la podremos mover siempre que queramos.

Los cajones que ya no sirvan de cualquier armario se pueden utilizar como estanterías, lo único que hay que hacer es colgarlo en la pared y colocar en el interior cualquier cosa decorativa, libros o plantas. Otra idea para reutilizar cajones puede ser usar el frontal de los mismos como colgadores para poder colocar prendas, bolsos, cinturones, etc

Si ya no necesitas la cuna, el lateral de la misma te puede servir como organizador, es decir, se cuelga de la pared y se le colocan clavos para poder colgar cualquier tipo de cosas como herramientas, cosas de costura si te gusta coser, etc.

Las puertas y ventanas siempre puede ser muy útiles si las reciclamos y pueden convertirse en mesas de diseño, lo único que tienes que hacer es lijarlas, darles barniz o pintarlas con algún color que te guste y a continuación colocarles un cristal y tendrás una nueva mesa de comedor totalmente original, si la puerta cuenta con huecos también puede servir como un original marco de fotografías, en el caso de que no los tenga también puedes colocarlos tú y dividirla en los tamaños de las fotos que necesites.

La idea para escritorios que no sirvan es poderlos convertir en un mueble-bar, adaptando cada uno de sus huecos para que podamos colocar botellas, vasos y demás elementos, por el contrario si lo que quieres es hacer un escritorio te puedes servir de una vieja cuna quecolocándole una madera o un cristal en la parte superior, servirá como lugar de trabajo y la parte de abajo quedará para guardar y colocar cosas.

Hay ideas para todos los gustos, seguro que encuentras algo para reciclar o restaurar en casa…