Ollé Bertrán

Claves para hacer un cambio de armario

Ya empezó la desescalada el pasado 4 de mayo y ya podemos empezar a salir a la calle, como esto coincide con el cambio de temporada y las altas temperaturas ya nos están empezando a anunciar el verano, lo mejor es que te propongas hacer el cambio de armario ya, para poder estar acorde con el tiempo, ahora que volvemos a pasar más tiempo fuera de casa.

Estas son las claves que te proponemos desde Ollé Bertrán para que el cambio de armario sea un éxito y te dure toda la temporada.

Para realizar un cambio de armario a fondo, lo primero que tienes que hacer es sacar toda la ropa y clasificarla. Este es el momento para aprovechar y deshacerte la ropa que ya no te sirva o que no esté en buenas condiciones.

Una vez hecho eso, tendrás que buscar diferentes complementos donde poder guardar la ropa de la temporada pasada, como cajas para los zapatos, fundas para los vestidos, etc., de modo que todo quede bien doblado, organizado y por supuesto limpio (ten en cuenta que esa ropa se va a quedar guardada hasta el año que viene y cuanto mejor la guardes, mejor se conservará). Usa los huecos de arriba para colocar la ropa y los complementos que ya no vas a usar y a ser posible en cajas cerradas y bolsas herméticas. Identifica las cajas con algunas etiquetas por si necesitas buscar algo que esté guardado, así irás directamente a la caja y no perderás tiempo, además todo estará organizado para el próximo cambio de ropa.

Con el armario vacío y la ropa de verano fuera, tendrás que observar qué espacios tienes disponibles para adecuar la ropa al espacio o comprar algunos complementos nuevos para poder colocar la ropa de la temporada. Lo mejor para poder poner orden un armario es que tenga cajoneras o baldas y que estén a diferentes niveles para poder colocarlo todo:

  • Para las prendas más voluminosas utiliza bolsas para guardar al vacío y poder optimizar el espacio.
  • Para la ropa en general, todo lo que puedas guardar en perchas, mejor colgarlo para que esté a la vista y sin arrugas, los jerséis y camisetas mejor doblados a lo Marie Kondo para que ocupen menos espacio pero queden bien ordenados.
  • Los complementos quedan mejor en cajas o cestos con separadores para que estén bien colocados y a la vista, existen multitud de organizadores y accesorios que pueden facilitarte el orden de los complementos en tu armario.
  • Para los bolsos también existen organizadores, pero si dispones de espacio, lo mejor para tenerlos a la vista es colocarlo en una estantería donde puedas verlos de un vistazo como si estuvieran en un expositor.
  • Con respecto a los zapatos, lo ideal también es tener estanterías para tenerlos a la vista, pero si no tienes demasiado espacio, puedes guardarlos en cajas con fundas de plástico que puedas colocar en cualquier sitio.

Hay varias formas de clasificar la ropa:

  • Por colores: con lo que consigues que tu armario se vea estéticamente mucho mejor y que además te sea más fácil buscar combinaciones de ropa.
  • Por categorías es decir, los pantalones por un lado, las camisetas por otro, etc., que también queda estético y es útil si sabes combinarlo.
  • Mezclando las dos categorías: que sería el modo más útil.

Aunque lo ideal es que pienses en el uso que le sueles dar a tu ropa y la actividad principal de tu día a día para colocar más a la vista y a mano, todas esas prendas que usas a diario y relegar un poco a las zonas menos visibles las cosas que menos usas.

Si tienes un armario sin puertas, lo mejor que puedes hacer es comprar perchas, fundas y cajas que vayan juego para evitar el caos visual y que tu armario-vestidor se vea perfecto. Asimismo, aprovecha para incluir en tus armarios algún ambientador sutil que le dé un olor agradable a tu ropa.

Ollé Bertrán

Nuevos hábitos para los futuros compradores de viviendas

Haber asistido a la pandemia del coronavirus y haber tenido que estar en casa confinados durante más de un mes y medio tras haberse decretado el estado de alarma, ha hecho que mucha gente se plantee el tipo de inmueble en el que vive y haya empezado a darse cuenta de que igual, su casa, no reunía las condiciones suficientes para momentos en los que te tienes que quedar tanto tiempo en casa.

La mayoría de los futuros compradores que se decidan por una nueva vivienda, van a tener una serie de preferencias totalmente diferentes a partir de ahora, ya que lo que más se va a valorar será un inmueble que cuente con espacios abiertos, incluso si esto nos lleva a vivir más lejos del centro.

Nuevas prioridades en el exterior de las viviendas

En el caso de querer seguir viviendo en el centro de la ciudad, el tipo de casa más demandada será aquella que tenga terraza o balcón, puesto que este tipo de inmueble tiene muchas ventajas:

  • La luz natural de una casa con terraza o balcón nos da la oportunidad de poder disfrutar del buen tiempo, algo que se traduce en beneficios para nuestra salud.
  • Espacio al aire libre, puedes transformar tu terraza o balcón en cualquier espacio para poder disfrutar del aire libre y dependiendo del tamaño, podrás crear una zona de relax, un comedor exterior o incluso hacer ejercicio fuera.
  • Contacto con la naturaleza, puedes decorar tu terraza o tu balcón con plantas para tener ese toque de naturaleza, incluso si te atreves, montar tu pequeño huerto urbano y poder cultivar ahí pequeñas hortalizas o hierbas aromáticas.

Si a partir de ahora tu trabajo te permite poder trabajar desde casa, también puedes plantearte la opción de comprar una casa más alejada del centro que pueda contar con jardín. Es importante considerar que una casa en la periferia incluyendo jardín, puede rondar el mismo precio que una en el centro con terraza y balcón, y sin embargo tendrás mayor espacio y más privacidad.

Nuevas prioridades en el interior de las viviendas

Los nuevos compradores van a buscar casas que estén menos compartimentadas, con menos paredes y espacios más abiertos para poder aprovechar la distribución estableciendo diferentes zonas para las diferentes actividades en función de las necesidades del momento.

  • El recibidor pasa a formar una parte importante ahora de la casa, ya que para evitar contagios, tenemos que tener la entrada de nuestra casa bien organizada y adecuada con algún zapatero para dejar los zapatos que usemos en la calle, un sitio donde guardar las cosas que llevamos fuera (carteras, móviles, monederos…),  incluso un dispensador de gel hidroalcohólico.
  • La cocina, que es siempre una de las estancias más valoradas por los compradores, se buscarán grandes con mucho espacio de almacenamiento.
  • También se optará por habitaciones extra, de modo que puedas adaptarla a las necesidades de tu familia, por ejemplo, un despacho para poder teletrabajar, un cuarto para niños para las tareas o para sus juegos o algún espacio para poder hacer ejercicio en casa.
  • Baños también es importante tener algún baño extra, ya que podemos encontrarnos con que algún miembro de la familia pueda estar enfermo por coronavirus, en cuyo caso habrá que aislarlo y tener un aseo específico para esa persona.

Otras cuestiones que se tienen en cuenta ahora cuando busquemos una casa, será apostar por viviendas con ahorro energético y que cuenten con domótica, ya que son aspectos importantes que estarán muy demandados por si tenemos que recluirnos en casa otra vez.

Afortunadamente, la desescalada que empezó el pasado 4 de mayo y nos permite cada vez más la actividad fuera de casa y en concreto el sector inmobiliario está funcionando desde la fase 0, así que desde nuestra inmobiliaria Ollé Bertrán, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros y te ayudaremos durante todo el proceso para que encuentres una casa que se adecúe a tus necesidades actuales.

Ollé Bertrán

Maneras de organizar los libros en casa

Tanto si eres un buen lector o simplemente has estado estudiando durante varios años, habrás estado acumulando muchos libros en casa. La lectura también se convierte en una de las actividades principales cuando tenemos tiempo libre, ya sea en vacaciones o como ha pasado en estos días, debido al confinamiento obligatorio que estamos llevando a cabo. Por eso y aprovechando el tiempo que estás en casa puedes organizar tu biblioteca personal para que siempre tengas a mano cualquier ejemplar.

Para empezar, hay que tener claro el espacio con el que contamos para colocar los libros, ya que una estantería que no parezca abarrotada y que esté organizada dará un aspecto interesante a cualquier sitio donde esté ubicada, ya sea en el salón, en el dormitorio o en alguna biblioteca o rincón de lectura que tengas habilitado en casa.

No obstante, existen muchos espacios de la casa que se pueden organizar para colocar los libros, usando los espacios más desaprovechados:

  • La parte de abajo del mueble de la televisión, por ejemplo, o en un banco de madera donde puedes colocar los libros abajo.
  • Si tienes hueco en las alturas, usa el altillo con estanterías y crea espacios para tenerlos ordenados y que no ocupen tanto espacio en la pared.
  • Si cuentas con estanterías, una idea para darle armonía es colocar los libros tanto en horizontal como en vertical y añadirle cuadros y algunos elementos decorativos para que no se vean solo libros.
  • Si no tienes estanterías, unas cajas de madera pueden servir para colocarlas de suelo a techo o de manera independiente colgados en la pared dando armonía y creando espacio para colocar los libros.
  • Una manera original de colocar los libros es en una estantería, pero colgados bocabajo de manera que parezcan libros flotantes.

Además de los libros, solemos guardar también revistas, apuntes, facturas, etc., para ese tipo de cosas, lo mejor es buscar archivadores para que podamos clasificarlos también y no ocupen tanto espacio.

Las cestas y cajas de cartón también son una opción para guardar dentro los libros y que no queden a la vista, ahí es donde por ejemplo puedes guardar las guías de viajes o los mapas que no quieres tirar pero que no necesitas tener tan a mano.

En general, podemos encontrar cinco maneras principales de ordenar los libros:

  • Alfabéticamente: bien sea por el nombre del autor o por el nombre de los títulos.
  • Por género: esta forma de clasificar cobra sentido si tu colección tiene categorías específicas, como por ejemplo, historia, misterio, etc., creando rincones temáticos, y en el caso de que haya niños en casa lo puedes organizar por nivel de lectura.
  • Por colores: si eres de los que aman la estética por encima de todo, puedes agrupar los libros según el color de la pasta y luego combinar esos colores entre sí para que quede un resultado armónico.
  • Por tamaño: alineándolos desde el más alto al más pequeño y agrupando todos los libros que tengan el mismo tamaño.
  • Por orden cronológico: en este caso puedes optar por colocarlos según el orden de la publicación o según el año en el que los hayas comprado o leído.

Una vez que tienes claro estos métodos de clasificación, luego puedes organizarlos de forma múltiple: por ejemplo, por colores y tamaño o por género y color etc.

Asimismo, aprovecha cuando ordenes todos tus libros para deshacerte de algunos de ellos, bien para hacer una donación o bien para revenderlos, teniendo en cuenta una serie de cuestiones, como, por ejemplo, si es antiguo o está dañado, si piensas que no vas a leerlo otra vez, si la información que contiene se ha quedado ya obsoleta o simplemente para aprovechar mejor el espacio que te quede con esos libros que realmente te guste conservar.

Disfruta de tu tiempo en casa creando tu propio rincón de lectura donde puedas acceder a tus libros de la manera más fácil y ordenada.