Ollé Bertrán

Motivos para vivir en Barcelona

Barcelona es una de las ciudades más cosmopolitas de España, tanto por su cultura como por su capacidad financiera, comercial y turística. Cuenta con uno de los puertos más importantes del Mediterráneo y es principal punto de comunicaciones entre España y Francia por vía ferroviaria e internacionalmente a través de su aeropuerto internacional, ubicado a 15 km del centro de la ciudad.

Estos son muchos de los motivos para elegir vivir en Barcelona.

  • Por su clima: Barcelona cuenta con un clima mediterráneo de influencias marítimas con temperaturas suaves en invierno y cálidas en verano y con días soleados la mayor parte del año.
  • Por su ubicación: la Ciudad Condal cuenta con playa en el interior de su núcleo urbano con un total de 32 kilómetros de costa y que gracias a su clima permite disfrutar de las playas durante casi todo el año.
  • Por su cultura: además de su centro histórico, Barcelona cuenta con diferentes museos de Arte, Historia o el Museo Picasso, así como con obras de Gaudí y Miró.
  • Por su gastronomía: ya que ofrece lo mejor del mar y de la montaña, con productos típicos y con restaurantes en los que se sirven las mejores comidas y tapas locales, así como con numerosos restaurantes de comida internacional.
  • Por su ocio: Barcelona es una ciudad que vive en la calle, sus fiestas más famosas en verano incluyen la Fiesta de Gràcia y las Fiestas de La Mercè, además cuenta con una vida nocturna para todos los públicos, desde bares en el Raval o el Barrio Gótico, hasta locales más tranquilos con música en directo.
  • Por sus equipamientos: que incluyen numerosos centros de atención primaria y hospitales reconocidos internacionalmente, así como un sistema educativo basado en universidades públicas y privadas situadas entre las mejores del mundo.
  • Por su naturaleza: la ciudad cuenta con más de 100 espacios naturales entre los que se encuentran el famoso Parc Güell y el Parque de la Ciudadella.

Barcelona es una ciudad que cuenta con un excelente servicio público de transporte, que incluye: autobús, tren, tranvía y metro. Asimismo, cuenta con una estupenda red de carrilbici que promueve la sostenibilidad del transporte en la ciudad.

Por todas estas razones, Barcelona se convierte en una ciudad apta para todos los públicos: para personas que les guste la montaña, ya que está solo a 50 km de la Sierra de Montserrat (la más importante de Cataluña) así como gente que prefiere a la playa o incluso para los que prefieran visitar pueblos con encanto, ya que está rodeada de pueblos medievales para darte una escapada cualquier fin de semana.

En Barcelona, también encontrarás barrios para todos los gustos:

Barrios de lujo: si estás buscando un barrio exclusivo, Pedralbes,  es el sitio para vivir, con sus magníficas y lujosas casas, está considerado como el mejor barrio de Barcelona, con la zona de comercios de las grandes marcas y a la vez con zonas verdes para la vida familiar. Otra opción que te proponemos es el barrio de Sarrià, también un barrio exclusivo, donde puedes encontrar viviendas de auténtico lujo.

Barrios con buena calidad de vida: en Les Corts, L’Eixample o Gràcia encontramos áreas residenciales con muy buena calidad de vida, que aunque no son tan lujosas como los otros barrios que hemos comentado antes, tienen también muy buenas características para los que prefieren vivir en el centro.

Otras opciones: si lo que prefieres es introducirte en los barrios más típicos de la ciudad, en La Mina encontrarás un barrio de gente trabajadora, el Raval (llamado Ciutat Vella) es el centro histórico donde se ubica el Ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya, o la Barceloneta, un antiguo barrio de pescadores pero muy frecuentado por el turismo ya que está a pie de playa.

En definitiva, Barcelona ofrece lugares para vivir para todas las edades y todos los tipos de familia, si tienes alguna duda, en Ollé Bertrán nuestra agencia Inmobiliaria, estaremos encantados de asesorarte para que puedas encontrar la vivienda que mejor se adecúe a tus necesidades.

Ollé Bertrán

Cómo ahorrar con el aire acondicionado

Llega el verano y con él, las altas temperaturas, estos meses estivales, junto con el uso de la calefacción en invierno, se convierte en otra de las épocas en las que más energía consumimos, y por lo tanto más aumenta nuestra factura de la luz.

Desde nuestra agencia Inmobiliaria Ollé Bertrán, te vamos a explicar cómo ahorrar con el aire acondicionado.

Para empezar es importante conocer los distintos tipos de aire acondicionado. Existen dos tipos de tecnología para el aire acondicionado el sistema Inverter y los que no lo tienen. El sistema Inverter puede llegar a ser hasta un 40% más eficiente, puesto que modula la potencia térmica y el aparato funciona a una velocidad constante, con lo que no tiene que usar energía de arranque y parada continuamente para llegar a la temperatura adecuada. Cada aparato tiene su potencia eléctrica determinada que viene en la etiqueta y que es diferente de la potencia térmica.

Una vez que tienes esto claro, es el momento de determinar la potencia que necesitas: la potencia térmica es la capacidad para enfriar el aparato y se mide en frigorías, el cálculo medio son 100 frigorías por cada metro cuadrado.

Asimismo y como cualquier otro aparato, el aire acondicionado también tiene su etiqueta de eficiencia energética, que va desde el A hasta la G, siendo el primero el más eficiente, huelga decir que un aparato eficiente a medio-largo plazo resulta mucho menos costoso.

Otro detalle a tener en cuenta es que el aire acondicionado esté instalado lejos del sol, de modo que no tenga que trabajar tanto y aumente el consumo y para que el aparato no se deteriore antes de tiempo.

Como cualquier electrodoméstico en nuestro hogar, el uso que le demos al aire acondicionado, va a determinar mucho tanto la duración del aparato como el gasto energético que se produzca. Para ello:

  • Repasa el aislamiento de la casa: algo fundamental para que no se vaya el frío ni el calor de nuestra casa, es mejorar el aislamiento tanto de las ventanas como de las puertas, prestando especial atención a los burletes de las persianas, que es por donde más se escapa el aire.
  • Controla la temperatura: lo recomendable es no bajar de los 24ºC según el Ministerio de industria, por su parte, el Instituto para la diversificación y el ahorro de energía (IDEA), sube la temperatura media a los 26ºC. En general, no debe haber una diferencia de más de 12 grados entre el interior y el exterior.
  • Utiliza el modo ECO: todos los aires acondicionados vienen con una opción económica con la que podrás reducir hasta un 30% del gasto de electricidad.
  • Revisa los aparatos anualmente: es importante que tengas un buen mantenimiento del aire acondicionado limpiando los filtros al menos una vez al año, ya que cuanta más suciedad se acumule, más energía se necesitará para llegar a la temperatura elegida.
  • Gestiona su uso: no por poner la temperatura más fría conseguirás que la habitación o la casa se enfría antes, asimismo apágalo un rato antes de salir de casa ya que podrás aprovechar este frío residual antes de salir, y lo que compensa es tener la casa fría cuando estamos dentro no cuando estamos en la calle.

No obstante y lógicamente uno de los trucos infalibles para ahorrar con el aire acondicionado, es encender menos el aparato y para ello aprovecha otras formas de refrescar la casa:

  • Utilizando ventiladores que gastan hasta un 90% menos de energía que el aire acondicionado y que, aunque no enfríen la casa, sí que sirven para mover el aire consiguiendo que la temperatura baje entre 3ºC y 5ºC.
  • Procura que no entre el sol en casa: haciendo uso de las cortinas, persianas y toldos, sobre todo en las horas de más calor.
  • Ventilando en las horas adecuadas: esto es a primera hora de la mañana y a última de la tarde.
Ollé Bertrán

Cómo acertar con los muebles de jardín

La primavera y el verano son las estaciones ideales para poder disfrutar de tu jardín, Pero como todo, elegir los muebles que vas a poner no es tarea fácil, además el mercado ofrece un sinfín de posibilidades, y es muy fácil que cometamos el error de comprar cosas que luego no resulten tan prácticas o tan ideales como pensábamos.

Desde Treshabitat, vamos a dar las claves para acertar con los muebles de jardín.

  • Piensa en el uso de tu jardín: Lo primero que tienes que hacer es saber qué quieres hacer en el jardín para poder comprar los muebles, ya que no es lo mismo un jardín que vayas a usar para comer y cenar, que un jardín que uses para tomar el sol o por ejemplo, para leer y relajarte.
  • Ten en cuenta el tamaño: tanto del jardín como de los muebles, si el jardín es pequeño no podrás colocar muebles grandes, y al revés tampoco o se verá desaprovechado y vacío. Hay que medir bien el espacio teniendo en cuenta que hay que dejar sitio para circular entre la entrada y los muebles y entre los propios muebles (mesa y sofá o sillas).
  • Elegir los materiales: el material que elijas para los muebles, dependerá mucho de si la terraza es cubierta o no, puesto que en el segundo caso, los muebles estarán más expuestos al sol y a las inclemencias del tiempo. Entre ellos, se encuentran:
    • Maderas: las mejores para exterior son cedro y teka.
    • Fibras naturales: Mejor para espacios cerrados porque son más delicados.
    • Aluminio y forja: el primero para muebles menos pesados y que no se oxiden y el segundo hay que tener en cuenta el peso y el deterioro de la pintura.
    • Ratán o Plástico: El primero es una mezcla sintética que imita las fibras que resiste bien y el plástico es el más económico.

Los textiles que uses para exterior, también deben ser especiales, con materiales que resistan los rayos del sol y que sean impermeables.

Ollé Bertrán

Prepara tu casa para las altas temperaturas

Se acerca el verano y aunque estamos entrando en la nueva normalidad, este año nos tocará estar mucho más tiempo en casa, por eso de mantener las distancias de seguridad y seguir intentando evitar más contagios de coronavirus.

Como esta época es sinónimo de altas temperaturas desde Ollé Bertrán queremos darte algunos consejos para que las altas temperaturas en casa se soporten lo mejor posible.

Cuando pensamos en calor, lo primero que pensamos es en utilizar el aire acondicionado, pero existen muchas soluciones prácticas para que tu casa aguante mejor las temperaturas, sin tener que abusar de su uso y sin que aumente la factura de la electricidad.

En estos días en los que disponemos de muchas horas de luz, una de las cosas básicas para evitar que se recaliente tu hogar es evitar el sol, y para ello debes mantener las persianas semi-bajadas y las ventanas cerradas durante las horas de más calor. También puedes ayudarte con cortinas que no dejen traspasar tanto la luz del sol ni el calor. Y además es una buena idea instalar contraventanas o toldos para protegerte del sol.

Por el contrario, hay que aprovechar cuando hay menos luz, es decir, en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde-noche para abrir las ventanas y ventilar la casa. Además ahora con el coronavirus ventilar la casa es algo muy importante que debes hacer todos los días para que en caso de que haya virus dentro se pueda dispersar. Lo mejor es intentar que haya una ventilación cruzada, es decir, abrir ventanas que sean opuestas para crear corrientes de aire y que se refresquen todas las habitaciones.

El uso de ventiladores en casa también es útil porque aunque no rebajan la temperatura, sí que mantienen el aire en movimiento, si además le colocas botellas de agua congeladas detrás, conseguirás que se enfríe el flujo de aire. Si no, también puedes optar por un nebulizador de agua, que es un aparato más avanzado que el ventilador de agua y refresca el ambiente a través de la humedad.

No obstante, para que esto funcione y aunque tengas que usar el aire acondicionado en algunos momentos, una de las cosas que tienes que hacer antes de que venga el verano es revisar las ventanas, así como mejorar el aislamiento de techos y paredes para evitar las pérdidas energéticas.

Una vez que te proteges del sol de fuera, llega la hora de mejorar la casa también por dentro y una de las soluciones que tienes que tener en cuenta para mantener una temperatura más fresca son los textiles a utilizar tanto en sofás como en sillones: materiales como el algodón o el lino rebajan la temperatura de los sitios donde pasamos más tiempo. Esto es trasladable también para la ropa que utilices dentro de casa, que tiene que ser fresca y cómoda tanto la de vestir como la ropa de cama.

Evita usar electrodomésticos como la secadora o hervir y cocer alimentos, que provocan subidas de temperatura y generan mucho calor, así como tender la ropa en las horas más calurosas.

Y si tienes plantas aprovecha para regarlas por la noche, ya que así aumentarás el nivel de humedad del ambiente y conseguirás una sensación de frescor.

Si vives en una casa con más de una planta, has de saber que la parte superior suele concentrar más calor que la inferior, por lo tanto, evita esa zona en las horas de más calor.

Pero para estar a gusto y combatir el calor en nuestro hogar, no solo depende de las mejoras que te hemos comentado para tu casa, sino que tú mismo con una dieta equilibrada, basada en alimentos ricos en agua y manteniéndote hidratado durante todo el día, también notarás que rebajas tu temperatura corporal y por tanto no sufres tanto el calor.