Ollé Bertrán

Cuáles son las preguntas habituales de los compradores de una casa

Cuando nos decidimos a comprar una casa, sabemos que vamos a hacer una de las mayores inversiones de nuestra vida, por lo tanto, es importante informarnos de todo para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que comprar la casa de nuestros sueños y que todo el proceso se lleve a cabo de manera satisfactoria.

Estas serían las preguntas más habituales que suelen hacerse los compradores de una casa.

  1. ¿Cómo es la casa?

Es una pregunta muy genérica pero que conlleva todas las cuestiones sobre la vivienda, como por ejemplo, el número de metros útiles o cuántos metros construidos tiene, si tiene zonas comunes, si el inmueble cuenta con certificación energética, en qué altura o planta se encuentra la vivienda. Otra cuestión importante es la orientación y si incluye calefacción o aire acondicionado.

Tanto si es una vivienda en un edificio como si es una vivienda particular, normalmente los compradores suelen interesarse por el número de vecinos.

En el caso de que fuera una vivienda nueva, las preguntas irían en torno a cuándo se terminarían  las obras y cuál sería la fecha de entrega, así como si sería posible elegir un tipo de distribución interior y si implicaría costes adicionales.

En este punto, también es muy normal que los compradores pregunten sobre el entorno de la vivienda, por ejemplo, qué tipos de servicios hay en los alrededores, si tiene zonas verdes, si está bien comunicado, etc.

Y algo muy importante que suelen tener en cuenta los compradores es preguntar si la vivienda tiene cargas.

  1. ¿Qué gastos conlleva la compra de una casa?

Porque el comprador es consciente de que no solo tiene que pagar la casa y tener en cuenta los gastos de la hipoteca (entre los que se encuentran los gastos de tasación, la comisión de apertura, el Impuesto de Actos Jurídicos documentados, los gastos de notaría por el otorgamiento de escritura pública del préstamo, los gastos de Registro de la Propiedad y los gastos de gestoría) sino que hay una serie de gastos que conlleva la compraventa.

Entre otros encontramos:

  • Los gastos de notaría por el otorgamiento de la escritura pública.
  • Los gastos de registro de la propiedad, para inscribir esas escrituras firmadas por el notario.
  • Los impuestos, que en el caso de una vivienda nueva consisten en pagar el IVA (10% vivienda nueva y 4% vivienda pública) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
  • Los datos de gestoría, para tramitar todas estas gestiones y la liquidación de los impuestos.
  1. ¿Qué tipo de documentación tengo que aportar?

Si no necesitas financiación solo habrá que aportar la identificación personal y las cantidades para el pago, que en general se entregan a través de un cheque bancario o a través de una transferencia del Banco de España.

En el caso de necesitar financiación, el banco va a solicitar diferentes documentos dependiendo de si es empleado por cuenta ajena (en cuyo caso habrá que presentar la fotocopia del DNI, las tres últimas nóminas, la última declaración de la renta, si hubo, y la vida laboral) o si es empleado por cuenta propia ( aquí habrá que aportar la fotocopia del DNI, el último trimestre del IVA, la última declaración de la renta, la facturación y movimientos de cuentas y también la vida laboral).

  1. ¿Qué se hace una vez que se ha comprado la vivienda?

Si se gestiona la compra a través de una gestoría, ellos se encargarán de tramitar la inscripción en el Registro de la Propiedad, en el caso de que haya sido una compra entre particulares, tendrá que hacerlo el propio comprador en los plazos establecidos.

También habrá que darse de alta en los suministros de la vivienda como, por ejemplo, el agua, la electricidad y el gas.

Como vemos, gestionar la compra de una vivienda requiere de una serie de trámites que nos llevan mucho tiempo y que muchas veces no terminamos de controlar, es por eso que desde nuestra experiencia en nuestra  agencia inmobiliaria Ollé Bertrán, siempre recomendamos acudir a los expertos inmobiliarios para que nos asesoren durante todo el proceso y gestionemos la compra lo antes posible y con todas las garantías.

General

Cómo vender antes gracias a la intermediación inmobiliaria

La intermediación inmobiliaria consiste en contratar los servicios de un agente inmobiliario para que nos proporcione un asesoramiento individualizado con el fin de que   nuestra casa se venda lo antes posible y con las mejores garantías, a través de un negocio jurídico.

Para ello, es importante que se lleve a cabo la firma de un contrato de intermediación inmobiliaria u hoja de encargo, mediante el cual se establecen los derechos y obligaciones de cada una de las partes, con el objetivo final de vender la propiedad en cuestión.

Este contrato de intermediación inmobiliaria u hoja de encargo no está regulado por el Código Civil y por lo tanto depende de lo que pacten las partes, independientemente de esto, existe un modelo en el que se deben incluir los siguientes apartados:

  • Información personal tanto del intermediario como del propietario del inmueble para poder identificarlos en cualquier momento.
  • Información de la vivienda en la que se incluyan los datos registrales con el fin de comprobar que la vivienda no tenga ninguna carga.
  • El precio de la vivienda es importante especificarlo, así como, la autorización de los propietarios para que el agente intermediario reciba las cantidades en concepto de reserva y señal.
  • En qué condiciones se compromete el intermediario a comercializar la vivienda.
  • La duración del contrato que en general suele ser un periodo de seis meses, aquí hay que especificar además si hay condiciones de renovación o cese de contrato.
  • La autorización expresa por parte de los propietarios para poder fotografiar y gestionar la publicidad de la vivienda.
  • La entrega de llaves de parte del propietario al intermediario.
  • Hay que especificar si el agente inmobiliario tendrá un contrato de forma exclusiva.
  • Cuáles son los honorarios de la agencia, la cuantía varía según la localidad pero oscila entre un 3% y un 7% del precio de venta del inmueble, a esta cantidad habrá que añadir el IVA y se especificará cuándo y cómo se llevarán esa comisión.

Una vez que se ha firmado este contrato de intermediación inmobiliaria, hay que tener en cuenta todas las ventajas que conlleva, ya que gracias a esto conseguiremos que nuestro inmueble se venda más rápido.

Hoy en día las personas que quieren vender un inmueble quieren hacerlo con todas las garantías y a través de un servicio personalizado, por eso la gente cada vez confía más en los servicios de un intermediario inmobiliario, de modo que junto con un servicio de calidad puedan ahorrar tiempo y evitarse todos los problemas que conlleva la venta de un inmueble.

Contratar los servicios de un intermediario inmobiliario no solo supone un asesoramiento personalizado durante todo el proceso sino que vamos a ahorrar mucho tiempo en gestionar todo este trabajo de intermediación inmobiliaria, es decir, nuestro intermediario  se dedicará a organizar las visitas de los potenciales compradores, se encargará de preparar la comercialización y la publicidad del inmueble, a través de sus portales, redes sociales y su cartera de clientes.

La experiencia de un agente inmobiliario conseguirá que la venta sea lo más segura posible, ya que conocen el mercado y podrán ponerle un precio adecuado a nuestra vivienda para que no esté mucho tiempo en venta. Todo el proceso se llevará a cabo de una forma profesional y legal, evitando falsos compradores o intentos de fraude.

Además en el momento en que firmemos el contrato tendremos el compromiso por parte del agente inmobiliario de que nos va a encontrar un comprador lo antes posible ya que el objetivo final el intermediario es el mismo que el del vendedor, esto es, vender lo antes posible al mejor precio posible.

Nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán, contamos con los mejores profesionales para que puedan ejercer de intermediarios inmobiliarios y ayudarte durante todo el proceso de compraventa de tu vivienda.