Ollé Bertrán

5 errores comunes a la hora de reformar un piso

Cuando hablamos de reformar o remodelar un piso, es común que muchos detalles se nos pasen por alto (sobre todo si es nuestra primera vez realizando esta tarea). En una ciudad donde la compra de los pisos de segunda mano va en alza, se está haciendo habitual hablar sobre la eficacia de las reformas. Sin embargo, este es un procedimiento que se debe hacer con planificación y asesoramiento para que las propiedades puedan ser acogedoras para el comprador o sencillamente pueda revalorizarse a la hora de revender en un futuro. Por ello hemos seleccionado cinco errores comunes a la hora de reformar un piso para que estés atento y no desperdicies la oportunidad de hacerlo bien.

No considerar el presupuesto

Uno de los errores más graves cuando compramos una casa y comenzamos a soñar despiertos con todos los lujos que añoramos es ignorar por completo el presupuesto con el que contamos. Es importante que sepamos cuánto podemos gastar y dejar una cantidad coherente para pequeñas emergencias como unas tuberías sin mantenimiento o una filtración sorpresa.

Menospreciar la cocina y los baños

La cocina y los baños son las habitaciones más importantes de una casa, pues estos espacios representan un uso primordial y recurrente en nuestro piso. Además, influyen directamente en la decisión de futuros compradores en caso de vender la propiedad. Es por ello que debes prestar atención a si debes sustituir una estantería por una nueva o cambiar piezas de grifería.

Azulejos blancos para mantener lo clásico

A menos que tengas la intención de decorar la casa con un estilo marcado de decoración, abstente de tomar decisiones demasiado atrevidas en cuanto al color de los azulejos. Para los baños y la cocina, los azulejos blancos pueden verse atemporales y clásicos. Son de un gusto particularmente amplio a la hora de vender.

Haciéndolo nosotros mismos… ¿un desastre?

Aunque quieras ahorrarte la mano de obra en algunas cosas, puede que termines recreando el efecto contrario. Si no estás seguro de lo que estás haciendo, es mejor que le dejes la tarea a un experto.

Desconocer las leyes de reformas

Si realizarás arreglos en tu piso y estás dentro de una comunidad de vecinos con tendencia a la irritación, es mejor que tomes tiempo para conocer las leyes que incluyen los procesos de reforma. Estamos seguros de que no querrás visitar un juzgado.