Ollé Bertrán

Aciertos para decorar un salón ideal

El salón es una de las estancias más especiales de la casa, es el lugar donde probablemente nos reunamos para comer cuando disponemos de un salón-comedor, y también lo usamos para relajarnos y ver la televisión.

Evidentemente, dependiendo de cada vivienda, el salón tendrá unas dimensiones y unas características que lo harán único, así que dependerá mucho de eso y de nuestro estilo y gusto personal el hecho de decorarlo de una u otra manera.

No obstante, hay algunos trucos y consejos de interiorismo para que sacarle el mayor partido al salón, aquí van unos cuantos…

  • Pintura: Lo primero de todo es decidir si vamos a pintar todo el salón del mismo color, o si preferimos pintar según qué paredes en algún color diferente. Todo dependerá del tamaño, es decir, si cuentas con un salón pequeño, lo mejor es apostar por pintarlo todo de un solo color y neutro, a ser posible que se asemeje al color de la carpintería de las ventanas, ya que así conseguirás ‘ampliar’ el espacio. Si aun así, la monocromía te parece un poco aburrida para tu estilo, puedes poner algún color intenso como el gris oscuro, para combinarlos con colores más claros y con madera y harás que la estancia gane en calidez. El poner una pared de un color diferente, también te puede ayudar a separar ambientes, en el lado del color puedes colocar el comedor y dejar el resto de paredes más claras para el resto del salón.
  • Mobiliario: lo más importante a tener en cuenta en este punto es la proporción. Es fundamental medir el espacio, crea un plano en el que no falten las ventanas, los radiadores, enchufes, etc., porque todo es significativo a la hora de elegir los muebles y su colocación. El sofá suele ser la pieza central en un salón, con lo que además de comodidad, tendremos que hacernos con uno que sea proporcionado a la estancia y colocar el resto de los muebles sin obstaculizar zonas de paso ni ventanas. Otro factor importante es la funcionalidad, a veces nos centramos mucho en la estética y pasamos por alto que necesitaremos muebles útiles que nos faciliten el día a día en esta estancia como una mesa auxiliar, muebles para guardar las mantas o colocar libros, etc. La finalidad del mobiliario es que la distribución esté compensada y sea armónica.
  • Iluminación: independientemente de si cuentas con una casa que tenga una buena iluminación natural (que eso ya lo tienes ganado) has de pensar que no hay luz todo el día, y cuando cae la tarde, tu salón debe seguir siendo luminoso para las diferentes tareas que allí desempeñes. Lo esencial aquí es colocar las lámparas necesarias en el sitio adecuado. La zona de estar debe estar iluminada, preferiblemente con lámparas de pie que iluminen al techo, luego debes colocar una buena iluminación en la zona del comedor, y no te olvides de colocar alguna luz indirecta en la parte del televisor para evitar la fatiga visual. A ser posible, debes usar luz cálida, que ilumine bien pero que no deslumbre, todo ello con el fin de pasar el rato lo más relajado posible.
  • Adornos: evidentemente un salón no son solo muebles y lámparas, también tenemos que incluir una decoración personalizada que le dé carácter y que hable de nosotros, pero ¡ojo con atiborrar los muebles! Como suele pasar con el estilismo en ropa, en casa igualmente ‘menos es más’ y si ponemos muchos objetos juntos, al final no se aprecia ninguno. Asimismo, hay que incluir diferentes elementos para dar armonía, como jarrones, cajas, libros, etc.
  • Paredes: de un tiempo a esta parte se han convertido en un elemento más de decoración y puedes usarlas para exponer objetos o cuadros, así como para colocar marcos y hacer composiciones. Aunque tal y como hemos comentado en el punto anterior, cuidado con no sobrecargarlas…

La decoración de un salón además de bonita y reflejar nuestro gusto y nuestra personalidad, debe ser práctica y acogedora, debe estar dispuesta para que nos facilite el día a día y que favorezca nuestro relax y el de nuestros posibles invitados. Con un poco de gusto y con estas ideas podrás conseguir un salón ideal, y si no, siempre tienes la opción de acudir a los expertos para que te asesoren.