Ollé Bertrán

Aprende a reciclar y dale una segunda vida a tus muebles

Hay muchas razones por las que reciclar viejos muebles y darle una segunda vida, para empezar el lógico ahorro de dinero que supone en vez de comprar muebles nuevos, pero además, reciclando los viejos muebles conseguimos que nuestra casa sea más autosuficiente y de esa manera no desechamos tanta basura al medio ambiente, a la vez que nos distraemos en el proceso y lo mejor es que resulta muy gratificante pensar que ese nuevo aspecto que le hemos dado a ese objeto, lo hemos hecho nosotros.

En nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán,  apostamos por el reciclaje y te vamos a dar algunas ideas para darle una segunda vida a tus muebles.

  • Con muebles grandes
  • Por ejemplo si tienes una cómoda que ya no usas la puedes reutilizar transformándola en una isla que puedes colocar en la cocina. También, y dependiendo del tamaño, puede restaurarse y convertirse en un mueble bajo lavabo.
  • Si ya no usas la cuna de tu bebé la puedes convertir en un escritorio utilizando la estructura original y colocándole arriba una superficie también de madera a juego con la cuna o un cristal para que no quede el mueble tan cerrado.
  • Del mismo modo, si alguna cama se te ha quedado pequeña, se puede convertir en un nuevo sofá que puedes poner en cualquier sitio de la casa.
  • Una antigua consola de madera se puede convertir con pocos cambios en un mueble de lavabo.
  • Las puertas y ventanas antiguas tienen muchas utilidades, solo tienes que lijarlas y darle barniz o pintarlas de algún color original y por un lado puedes hacer una original mesa, o puedes aprovechar los huecos para crear un marco de fotos original, otro uso puede ser como un nuevo cabecero en un dormitorio.
  • Una estantería también puede ser un cabecero muy original y útil si lo pones detrás de la cama.
  • Un mostrador antiguo tiene varias utilidades, por un lado, se puede convertir en un cabecero original, y por otro, en un mueble bajo lavabo.
  • Los baúles pueden convertirse en mesas muy originales tanto para el salón, como por ejemplo para un dormitorio actuando como mesilla de noche.
  • Con objetos pequeños
  • Las pantallas de tus lámparas pueden tener también una segunda oportunidad a través de la pintura acrílica o personalizándolas con telas que le den un aspecto nuevo y renovado.
  • Con cajas de madera, por ejemplo, una caja de vino, que se puede reutilizar para guardar objetos o incluso convertirse en un original zapatero.
  • Un biombo además de para separar ambientes se puede convertir en un cabecero.
  • Si tienes vajillas desparejadas, como tazas o vasos, puedes utilizarlos para crear velas.
  • También puedes usar los recipientes de cristal que tengas y que no uses para crear jarrones únicos y diferentes.
  • Si eres de las que tienen trozos de tela guardados o paños de cocina que no usas, puedes transformarlo en bolsas en las que puedas almacenar comida, o llevarlas a la compra para evitar el consumo de plástico.

A veces no es necesario darle un nuevo uso a los muebles sino que simplemente cambiando el color y pintándolo con chalk paint o con cualquier técnica de decapado y dejándole un color más rústico, puedes darle un aire más actual o más antiguo según el tipo de decoración que quieras poner en tu casa.

Solo hay que tener un poco de imaginación y muchas ganas, seguro que puedes aprovechar muchas cosas de casa que no utilizas o que simplemente te has cansado de ver y darle una segunda oportunidad.

De esta manera también nos unimos al movimiento RRR de reducir, reutilizar y reciclar ayudando a la mejora del medio ambiente mediante un consumo responsable.