General

Arquitectura del Eixample de Barcelona

L’Eixample es un barrio que se construyó como extensión (por eso se le dio ese nombre Ensanche) cuando Barcelona comenzó a crecer a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

El consistorio barcelonés convocó un concurso de proyecto urbanístico aunque el gobierno central finalmente otorgó el proyecto a Ildefons Cerdà.  Este arquitecto apostó por crear una ciudad igualitaria, donde hubiera los mismos servicios para todos y donde no se diferenciaran los barrios.

Así que basó su proyecto en una red de cuadrícula con calles perpendiculares y traveseras y amplias avenidas. Los bloques no son totalmente cuadrados sino que están cortados en chaflán en las esquinas algo muy característico de Barcelona. En el interior solo se construía a un lado para dejar la otra parte dedicada a jardín y las casas no debían superar los tres pisos de altura ni tener demasiada profundidad. Cerdà tenía claro que la salud era una parte importante de la sociedad, y como tal, su arquitectura reflejaba esa idea de que el aire y la luz circularan por todos los lados, junto con la naturaleza y zonas verdes que rodeaban a sus edificios.

Aunque en aquella época no existía el automóvil, se construyeron calles muy espaciosas por donde en aquel momento circulaban los coches de caballos y los tranvías. Lo que se pretendía era evitar la condensación de casas como en la ciudad vieja.

La parte central, la Dreta de l’Eixample, fue el barrio de la burguesía y ellos introdujeron en sus casas un estilo propio, el modernismo, en auge en ese momento. En esta zona se concentran muchos edificios significativos como La Pedrera, la Casa Batlló y la Casa Ametller, entre muchos otros, junto con los comercios, oficinas, cines, teatros, etc., que aún hoy día sigue siendo el centro del dinamismo de la ciudad.

Pero el modernismo se extendió también a otros edificios como el como el Fort Pienc, la Sagrada Família, Sant Antoni o la Esquerra de l’Eixample, que también estuvieron influidos por esta corriente. En general, todo L’Eixample constituye un conjunto arquitectónico modernista único en Europa.

Actualmente, el distrito ocupa 7,5 kilómetros cuadrados y se divide en seis barrios: Detra de l’Eixample, la Antiga Esquerra de l’Eixample, la Nova Esquerra de l’Eixample, el barrio de la Sagrada Familia, el barrio de Sant Antoni y el Fort Pienc, que a pesar de la similitud en su arquitectura, cada uno guarda su propio carácter.

  • La Detra de l’Eixample empieza en la plaza de Catalunya y como hemos apuntado antes, se encuentran los edificios tan emblemáticos como La Pedrera y la Casa Batlló y es la zona comercial por excelencia.
  • La Antiga Esquerra de l’Eixample es un barrio más tranquilo y residencial en el que se incluye la Gran Vía y la Universidad de Barcelona con su edificio neorromántico.
  • La Nova Esquerra de l’Eixample con el parque Joan Miró, es un barrio con un ambiente agradable y cosmopolita conocido también por su vida nocturna, ya que alberga numerosos pubs y bares de copas.
  • El barrio de Sant Antoni, famoso por su Mercat de Sant Antoni y muy popular por su ambiente joven y sus comercios.
  • El barrio de la Sagrada Familia, con la iglesia como protagonista y convertida en una de las atracciones arquitectónicas más famosas del mundo. Es un barrio más tranquilo, formado por gente ‘de toda la vida’ con comercios tradicionales.
  • El Fort Pienc, delimitado por la Avenida Diagonal es también una zona joven, con zonas verdes para practicar deporte o relajarse.

En definitiva, pasear por el distrito de l’Eixample es una invitación a contemplar el legado de la mejor arquitectura catalana de finales del siglo XIX y principios del XX, aunque su encanto no son solo los edificios emblemáticos sino todo el conjunto de casas que aunque más sencillas, también nos ofrecen detalles significativos de la arquitectura modernista que las caracteriza. Todo ello unido al ambiente cosmopolita de calles tan importantes como Passeig de Gràcia o la Rambla que acogen las mejores tiendas de moda nacional e internacional haciendo que esta zona sea además la preferida para ir de shopping.

General

La tecnología al servicio del hogar: Robots que limpian por nosotros

La verdad es que a cualquiera le gustaría tener una máquina que hiciera la cama, cocinara o sacara la basura. Y, aunque todavía no existen modelos así en el mercado, las empresas están trabajando en autómatas que se ocupen de nuestras tareas cotidianas.

La tecnología llegó para volver realidad nuestras fantasías y hacernos la vida mucho más fácil. Hace ya años que se pusieron en circulación, pero una bajada notable en el precio de estos aparatos los están convirtiendo en algo casi indispensable en la mayoría de los hogares. Nos estamos refiriendo a los robots aspiradora, que lideran la comercialización de pequeños electrodomésticos durante este final de 2017 e inicio de 2018.

¿Cómo funcionan?

Las aspiradoras robóticas poseen unos sensores que escanean el entorno y crean un mapa con información detallada. Así pueden agregar en el sistema de navegación determinados recorridos.

Las aspiradoras robóticas detectan sillas, mesas, sofás, muebles en general y zonas con desniveles a través de detección infrarroja. De esta forma pueden decidir en tiempo real a donde dirigirse y cómo actuar efectivamente. Los modelos más recientes, los cuales tienen cámaras y sensores ultrasónicos.

Nace Roomba

Hace 15 años la empresa iRobot diseñó su primera aspiradora robótica y la llamó Roomba. Hasta la fecha se han vendido más de 18 millones de modelos y con el transcurso del tiempo la han ido actualizando. De hecho, la Roomba 980 y 960 son las más aspiradoras fascinantes, ya que poseen una cámara con la que pueden crear patrones visuales de la casa. Para ser más específicos, esta máquina desarrolla un mapa del lugar en tiempo real para lo que usa una tecnología conocida como VSLAM que se traduce como Localización Visual y Mapeo Simultáneo del espacio.

Gracias a este invento, iRobot se ha posicionado como la empresa pionera en el diseño y fabricación de dispositivos robóticos para hogares e instituciones.

Sigue Xiaomi

Roomba es la aspiradora robótica más sofisticada del mundo y su precio puede llegar a ser exorbitante. Sin embargo existe una alternativa más económica: Xiaomi Mi Robot Vacuum. Esta pequeña máquina es controlada gracias a una aplicación que se puede descargar en el móvil, monitorizando su actividad y para poder establecer remotamente programas de limpieza. Su aspecto físico es similar al de los productos de la competencia y su tecnología interior logra una alta potencia de succión sin implicar ruido alguno.

Esta aliada del hogar tiene un precio de 1.700 yuanes, lo que al cambio actual equivale a 230 euros. Esta opción se ha vuelto muy popular en China, pero aún tiene que adentrarse al mundo occidental.

Robots cada vez más cerca

Durante los últimos años la empresa iRobot ha diseñado dispositivos que son capaces de identificar cada una de las habitaciones de nuestro hogar para limpiarlas de formas diferentes. Así, la máquina sabe que el suelo del baño requiere mucho más esmero que el del salón.

Al parecer, los ingenieros de la compañía se están enfocando en dotar a los robots domésticos de un mejor sentido de la vista. Para ello han generado un sistema de imágenes en 3D que estos usarán para entender mejor nuestro hogar. Este sistema incluye objetos como camas, muebles, lámparas, televisores, lavabos, cocinas y todo tipo de inmobiliario cotidiano. En consecuencia, los pequeños autómatas sabrán como interactuar con nuestro mundo físico.

El objetivo es que las máquinas logren diferenciar los objetos de acuerdo a su importancia y uso. De este modo limpiarán no solo el suelo, sino también útiles como jarrones, libros y cuadros. También se espera que estos robots sean cada vez más inteligentes, adaptando su comportamiento ante determinadas situaciones.

Definitivamente, Julio Verne tenía razón: “Todo lo que una persona pueda imaginar, otras podrán hacerlo realidad”.

General, Ollé Bertrán

El Eixample, una de las mejores zonas para vender viviendas en Barcelona

El Eixample es una zona de Barcelona muy deseada para vivir, por la singularidad de la disposición de las calles y la vida que albergan. Pasemos a conocer un poco más de esta zona de la ciudad de Barcelona y por qué la gente que vive en Eixample se siente tan especial, dentro de la propia ciudad.

El Eixample es la concepción de un barrio utópico que diseñó el ingeniero y urbanista Idelfons Cerdà. Este en su momento planteó un modelo de ciudad más sostenible que huía de la planificación típica medieval, y que buscaba calles anchas donde la luz del sol lo irradiase todo.

Cerdà ideó un modelo de calle de al menos 20 metros de ancho, y edificios no más de 16 metros de alto. Esto haría que los edificios no se hicieran sombra unos con otros y que la luz del sol pudiera entrar en todas las plantas.

Además, Cerdà dijo que solo se debían de construir dos de los lados de la manzana, por lo que en el interior quedaría un espacio libre para poner jardines en el que niños y ancianos podrían pasear sin exponerse a los peligros de la calzada.

Este ingeniero, que estaba muy preocupado por el concepto de salud de los ciudadanos, veía que de esta forma hacía una ciudad en que la luz del sol lo inundaría todo, lo que mejoraría en la salud física y mental de los habitantes del Eixample.

Al tener todas las manzanas las mismas dimensiones, Cerdà pensaba que se acabaría con la “tiranía” de la importancia de ciertas calles, ya que todas las calles tendrían la misma importancia, y cada calle sería de un sentido contrario a la de su paralela, y así sucesivamente.

Desgraciadamente, el planteamiento de Cerdà fue una utopía y las presiones de diferentes sectores de la época no permitieron que las manzanas estuvieran en su interior con jardines, y en lugar de árboles se ubicaron pequeños talleres familiares, y los cuatro lados de las manzanas terminarían edificándose, dando lugar al Eixample que hoy conocemos.

La zona del Eixample, debido a su éxito para la movilidad, conllevó una expansión de la ciudad y terminó uniendo localidades y barrios como el de Gràcia, que con la Revolución Industrial empezaron a estar lejos del núcleo principal de Barcelona.

Con esta operación Barcelona ganó una zona totalmente nueva que le permitió expandirse más allá de las angostas calles que, en su anterior planificación medieval, tenían su máximo exponente en el Barrio Gótico.

Debido a este crecimiento, fueron muchas las familias de nuevos empresarios que establecieron sus residencias en las nuevas calles del Eixample, y no en vano las mejores obras del modernismo catalán se encuentran en esta zona, como La Pedrera, Casa Milà, Casa Batlló y la Casa Ametller.

Además, algunas de las calles más famosas de Barcelona se encuentran en la zona del Eixample, como Paseo de Gracia, Rambla de Catalunya, Avenida Diagonal, Gran Vía de las Cortes Catalanas y Balmes.

Y si hemos hablado de residencias famosas y de calles insignes, el Eixample está plagado de monumentos como la archiconocida Sagrada Familia, obra cumbre de Gaudí, la plaza de toros La Monumental, el Teatro Nacional de Catalunya, o la Casa de las Punxes.

Pero el distrito del Eixample permaneció parado mucho tiempo, porque estaba limitado por las fábricas cercanas al Río Besós, y no podía seguir expandiéndose, hasta que en 1986, gracias a que Barcelona fue escogida sede de los Juegos Olímpicos de 1992, estas fábricas son trasladadas fuera de la ciudad y por fin se puede ejecutar un Eixample con la visión utópica de Cerdá bien presente, creando jardines entre las manzanas, con la única presencia de las chimeneas de las antiguas fábricas trasladadas.

Gracias a esa nueva ampliación del Eixample, se construye la Villa Olímpica que dará paso a Poblenou, uno de los barrios más elegidos por la gente joven para vivir.

Con toda esta historia, y con el Eixample convertido en el corazón de Barcelona, esta zona se configura como uno de los mejores sitios para vivir de Europa, y es esa oferta de cultura, ocio y vida cosmopolita, lo que llama la atención de inversores extranjeros que quieren comprar pisos, que ven en Barcelona una ciudad un 40% más barata que el resto de capitales europeas pero con una singularidad que la hace única.

En Ollé Bertrán somos especialistas en la búsqueda de pisos en el Eixample además de asesorar a vendedores de pisos de la zona para que saquen el mejor partido en la venta de su inmueble

Os mostramos este espectacular ático con más de 150m2 y una gran terraza en el centro del Eixample.
General

Bienvenidos al nuevo Blog de Ollé Bertrán

Empezamos una nueva etapa de información sobre el sector inmobiliario para estar más cerca de todos nuestros clientes y seguidores.

Periódicamente os haremos llegar noticias interesantes y podrán dar siempre vuestras opiniones. Para no perder detalle de nuestras publicaciones pueden seguirnos en nuestro Facebook, donde compartiremos todas las noticias del nuevo Blog, los inmuebles más interesantes de nuestra cartera y muchas otras cosas más.

Deseamos que os sirva de ayuda todas estas noticias y si deseas estar informado sobre un tema en concreto, no dude en hacérnoslo el llegar y procuraremos incluirlo en las siguientes entradas.