Ollé Bertrán

Qué hacer en la comunidad cuando hay un vecino moroso

Sabemos que ninguna comunidad está exenta de que haya un vecino que empiece a dejar de pagar las cuotas y la deuda vaya subiendo de manera considerable.

Desde nuestra agencia Inmobiliaria Ollé Bertrán, tenemos un equipo de profesionales dónde aglutinamos Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, administradores de fincas, economistas y abogados, y con la formación y la experiencia de estos últimos, vamos a explicar aquí que podéis hacer si os encontráis un vecino moroso en una comunidad de propietarios.

Está claro que existe una gran casuística y hay muchas circunstancias por las que una persona deja de pagar la cuota de la comunidad y se convierte en un vecino moroso, por eso podríamos distinguir entre dos tipos de moroso en las comunidades de propietarios, el moroso ocasional, que puede ser alguien que ha perdido su trabajo y que durante un periodo de tiempo, mientras no encuentra trabajo, deja de pagar la cuota, pero que cuando su situación se regulariza, se pone al día con su deuda; y el moroso profesional, para los que la solución suele ser llevarlos directamente a los tribunales.

Para reclamar una deuda a un vecino tiene que contar con tres pasos previos y obligatorios:

  1. Celebración de una junta de propietarios que esté debidamente convocada y en la que se acuerde aprobar la certificación y liquidación de la deuda, así como autorizar al Presidente o administrador de la comunidad para que la exija judicialmente.
  2. Redactar el acta de la Junta de la Comunidad de Propietarios en la que se acordará la certificación y liquidación de la deuda del vecino moroso.

El acta deberá constar de los requisitos esenciales tales como, fecha, lugar, convocatoria, asistentes, acuerdos       , y debe ir firmada por el Presidente y/o Administrador.

  • Redactar el certificado-liquidación de deuda, qué tendrá forma de carta dirigida al propietario deudor y donde se expresará que a través de la Junta de propietarios, se aprobó la liquidación de la deuda y se acordó emprender acciones judiciales para reclamarla, facultando al presidente a realizar los actos necesarios para este fin.

En esta carta, que es un paso previo a la demanda, tiene que constar que en un plazo de X días tendrá que proceder al pago de la cantidad reclamada, que en caso de que no hacerlo, se producirá la reclamación judicial donde le corresponderán al pago de las costas procesales.

Lo común en los tres pasos es que la información de las distintas convocatorias, se notificará por carta certificada con acuse de recibo burofax o correo electrónico (si el propietario ha dado su consentimiento), si no, se publicará en el tablón de la comunidad o en un lugar visible, ya que a los 3 días y conforme al artículo 9h de la Ley de Propiedad Horizontal, este aviso se convertirá en una notificación.

Hay que tener en cuenta en la decisión de acudir a los tribunales compete a la Junta de Vecinos y se debe votar por mayoría simple. Los propietarios que no estén a cargo no tienen derecho a voto pero si a ser escuchados. Una vez que el Procedimiento Monitorio regulado por el artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal y empleado para deudas liquidas y exigibles y con documentos probatorio, requerirá la certificación del acuerdo de liquidación de la deuda acordada por la comunidad. Una vez hecho esto el administrador le dirigirá un burofax al vecino que tiene la deuda para reclamar el pago y poner en marcha el procedimiento.

Este Procedimiento Monitorio puede durar entre 3 y 4 meses dependiendo de cada juzgado y del lugar donde se encuentre el inmueble.

El vecino moroso puede oponerse a este escrito y en ese caso la comunidad podrá solicitar el embargo preventivo de los bienes, siendo exigibles los honorarios del abogado o el procurador que se contraten, aunque no sea obligatoria su intervención. Es la comunidad la que debe demostrar documentalmente que existe la deuda, aunque luego será el juez quien pedirá que se pague o se embargue.

No obstante, hay que considerar que el plazo que tiene una Comunidad de Propietarios para reclamar una deuda es de cinco años.

Ollé Bertrán

Evolución del mercado inmobiliario hasta el segundo trimestre

Los datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), destacan que durante los tres primeros meses de este año 2019, un total de 139.989 viviendas han cambiado de dueño en España, esto supone un aumento del 3,7% con respecto al mismo trimestre del año pasado en el que hubo un total de transacciones de 129.164 casas.

Al parecer, el mercado residencial español está empezando a parar ese crecimiento tan al alza de años anteriores, aunque durante el primer trimestre de este año, ha mantenido el aumento de las ventas con ese 3,7%.

Precisamente este aumento es debido a la vivienda de obra nueva, que durante el primer trimestre ha conseguido vender 26.100 casas frente las 22.810 del mismo periodo del año anterior, lo que supone un 14,4%.

Sin embargo, las viviendas de segunda mano que han sido las que han mantenido el nivel del mercado desde que se recuperó, ha perdido cierto dinamismo, ya que en 2018 se vendieron 106.354 y durante el primer trimestre de este año han sido 107.889 solo un 1,4% más.

Lo cierto, es que el encarecimiento de la vivienda no ayuda, ya que el año ha comenzado con un crecimiento del precio de la vivienda, tal como viene pasando desde 2015. De este modo, nos encontramos que el aumento del precio de la vivienda durante el primer trimestre fue de un 8,7%, y aunque se siga manteniendo por debajo de los niveles históricos que se alcanzaron, cada vez está más cerca de esos niveles.

El mes de marzo ha sido clave este año, ya que la compraventa de viviendas subió un 6,8% con respecto al mismo mes de 2018, lo que consigue que este repunte signifique dos meses de ascenso interanuales, después de febrero. Este avance de ventas durante el mes de marzo fue consecuencia del incremento de las operaciones de viviendas nuevas, sin embargo las casas de segunda mano quedaron muy por debajo de los números del año pasado. De este modo, observamos que el mercado de las casas a estrenar intenta ganar terreno a las usadas, aunque las primeras solo suponen un 18,9% del mercado frente al 81,1% que sigue siendo de la vivienda usada.

Los expertos aseguran que la actividad se está moderando en las cuatro comunidades autónomas que han protagonizado y liderado la recuperación del mercado hasta ahora: Madrid, Cataluña, Islas Canarias y Baleares. En las islas se ha notado un freno en la compraventa debido a que los extranjeros se han resentido con los altos precios alcanzados en esos mercados, sin embargo el resto de las regiones han experimentado un ligero aumento, especialmente La Rioja, Cantabria, Castilla La Mancha y Andalucía.

Durante el segundo trimestre de este año se prevé que las viviendas sigan escalando sus precios de una manera moderada, con una subida que se aproxima al 2% y se espera que las transacciones continúen incrementándose y se acerquen a un 5%.

No obstante, se espera que la compraventa de viviendas siga avanzando a diferentes ritmos en dos sectores: por un lado las grandes ciudades, islas y poblaciones de Mediterráneo, que afianzarán su recuperación en el sector con el aumento de las compraventas; y por otra parte, el interior del país y las poblaciones más deshabitadas, donde las compraventas irán descendiendo.

Otro indicador para analizar el estado del mercado inmobiliario y su tendencia, es el que nos ofrecen las hipotecas. El año 2019 ha sido el que ha registrado un mayor aumento en los nuevos contratos desde 2011. Lo cierto es, que con el dinamismo del mercado, el descenso del paro y las mejoras en la financiación que ofrecen las entidades, la tendencia sigue siendo positiva para estos próximos meses.

Tal y cómo se preveía, 2019 está siendo un buen año para el mercado inmobiliario, un año en el que las mejoras del anterior se afianzan y en el que se espera lograr un ligero crecimiento.

Con este panorama tan positivo, desde nuestra inmobiliaria Ollé Bertrán, te animamos a que des el paso y te hagas con alguna propiedad.

No dudes en visitarnos en nuestra página web www.ollebertran.com o llamarnos por teléfono, estaremos encantados de atenderte.

Ollé Bertrán

Cómo tener un jardín vertical en casa

Sabemos de la importancia de las plantas, cómo pueden alegrarnos la vida y siguen siendo una fuente decoración imprescindible en cualquier hogar, desde Ollė Bertrán te traemos la última tendencia que se están dando tanto en las ciudades como en los hogares: el jardín vertical.

Para empezar vamos a definir qué es un jardín vertical, que como su propia palabra indica es un jardín, pero que se dispone en una pared del exterior y también del interior.

Un jardín vertical puede tener diferentes tamaños, ya sea en una parte de una pared o en una terraza, en una pequeña habitación o por el contrario puede ocupar todas las paredes del jardín, y por supuesto son muy diferentes, ya que hay una gran diversidad de tipos de plantas que se pueden colocar en él.

No obstante el tipo de plantas que son más recomendables para un jardín vertical son las plantas trepadoras. Este tipo de plantas crecen mejor cuando se colocan de modo vertical y a ellas se les pueden añadir otras flores y plantas que sean de hojas grandes para que cubran mejor las paredes.

Hay muchas formas de hacer un jardín vertical desde la más sencilla a las más sofisticadas, vamos a dar algunos ejemplos:

  • Sí dispones de unas maderas, a las que se le hace un agujero con el perímetro de las macetas que queramos colocar, y disponemos varias maderas unidas por una cuerda, es la forma más sencilla que tenemos para poder tener una pared con un jardín vertical además de que podemos ubicarlo en cualquier sitio de la casa. En este caso, la mejor opción es poner plantas del mismo estilo para que quede más homogéneo en la pared.
  • También otra forma sencilla de hacerlo es con un palé que se colocaría de forma vertical a la pared y al que se le pueden añadir las macetas colgadas. Si quieres darle un toque original y puedes pintar el palé de algún color que vaya con la decoración. Solo queda que coloques las macetas bien con clavos o con algunos ganchos o gomas y que les añadas la flor o planta correspondiente.
  • Si tienes alguna cómoda antigua en casa y ya no la usas porque se ha quedado vieja, puedes reutilizarla para hacer tu jardín vertical. Píntala de algún color bonito o simplemente dale una nueva capa de barniz y abre los cajones, colocando el que esté más abajo más abierto y así progresivamente, luego solo quedará que añadas arena (aquí no hace falta colocar las macetas con el tiesto) y le coloques las plantas. Esta es una opción muy bonita para poner en una terraza por ejemplo.
  • Otra manera de reciclar un mueble sería con alguna ventana vieja o alguna puerta. Para este jardín, habría que retirar los cristales y poner una malla desde dónde se cuelgan las macetas. Ten en cuenta que el grosor de la ventana de la puerta no suele ser grande con lo que deberás elegir plantas que no desarrollen demasiadas raíces
  • Si tienes cajas de madera, puedes apilarlas y hacer alguna figura con ellas, esta opción también vale para un jardín grande y puede quedar a modo de pared o de separador de ambientes. Aquí igualmente, solo quedaría echar arena y plantar las flores.
  • Otra opción para el jardín o simplemente para alguna pared de casa, puede ser colocar una verja, primero se colocaría un par de palos o postes para colocar la verja y luego colgaríamos directamente las macetas de ella.
  • Si dispones de una pared grande y le quieres dar vistosidad puedes crear tu jardín vertical utilizando canalones, fijándolos al muro ya sea de madera o de cemento, habría que dejar separación entre los diferentes niveles y se coloca un tapiz o cortina vegetal que decore nuestra pared y se creará una zona muy agradable.

Como habéis podido comprobar hay muchas maneras de crear tu jardín vertical, de hecho si no tienes nada a mano, el mercado también ofrece sistemas prefabricados, por lo general recipientes de plástico o fieltro y que incluyen medios para instalarlos con bastante facilidad.

Ollé Bertrán

Cómo decorar una habitación de invitados

Hay casas que se prestan por su espacio y sus dimensiones para poder incluir en ellas todo lo que se nos ocurra, desde un vestidor a un cuarto lavadero, etc., pero si eres de los que les gusta tener invitados en casa, entenderás que no puedes alojarlos de cualquier manera, ya sean amigos o familiares, lo ideal es crearles un espacio lo más confortable posible para que estén como en su propia casa.

Desde Ollé Bertrán sabemos de la importancia de ser un buen anfitrión, así que  vamos a dejar algunos consejos para decorar la habitación de invitados, para que disfruten de un ambiente acogedor y cómodo ¡¡no querrán irse!!

  • La cama: para empezar una habitación de invitados tiene que contar con su propia cama, y si el espacio lo permite, lo mejor es una cama de matrimonio, ya que normalmente los invitados vienen en parejas (si es alguien solo también disfrutará de una cama con más metros…) e incluso puede caber en algún momento dado una pareja con un hijo pequeño.

Si no hay espacio, puedes optar por una cama nido o sofá cama que pueden ser de gran tamaño pero ocupan la mitad.

  • Almacenaje: cuando vienen invitados a casa, es normal que traigan maletas, así que lo ideal es que cuenten con algún armario para poder colocarlas junto con su ropa durante su estancia.

Si no hay sitio para colocar armarios, puedes optar por una buena cómoda que también sirva como mesita de noche, y así ahorras espacio o puedes colocar algunos percheros o barras para que cuelguen sus cosas.

  • Decoración: lo mejor para decorar un cuarto de invitados es poner una decoración neutra, piensa que las personas que ocupen esa habitación lo harán por un periodo determinado de tiempo y luego ese espacio se desocupa, un espacio con colores claros da mucha más tranquilidad y serenidad para conciliar el sueño en una casa que no es la tuya.

Por otro lado, no uses demasiados elementos de decoración que luego hay que andar limpiando. Lo neutral no tiene porqué significar frío, se pueden añadir elementos naturales para dar calidez al ambiente o darle alguna nota de color con los complementos. Se trata de tener una habitación para todos los gustos pero sin renunciar a la calidez de un hogar.

  • Ropa de cama y toallas: al igual que con la decoración, la ropa de cama debe ser neutra y de colores suaves, acorde con el resto de la habitación. Asimismo, déjales en la cama un juego de toallas para cada uno (manos, baño y aseo) para que lo tengan todo a mano.

Tampoco te olvides de dejar a la vista alguna manta o plaid, ya que no sabes si tus invitados son más o menos frioleros.

Como detalle importante, puedes dejar también dos tipos de almohada, una más fina y otra más gruesa, para que cada cual elija la que más le guste.

  • Ambiente: como comentábamos en el tercer párrafo, aunque se trate de una habitación que no es de uso diario, no hay que descuidar ciertos detalles, entre ellos la limpieza, así como la ventilación y por supuesto, el aroma. Con velas aromáticas o sobres con perfumes suaves, conseguirás que la habitación mantenga un olor agradable siempre.
  • Iluminación: la iluminación es muy importante en cualquier estancia, si no cuentas con luz natural, procura colocar buenas luces cálidas para darle un ambiente agradable a la habitación a cualquier hora del día.
  • Pequeños detalles: si se trata de una visita prevista, siempre puedes añadir un plus con ciertos detalles que resultan muy agradables para los invitados, como colocar flores frescas en la habitación, unas zapatillas de tela, o incluso una jarra de agua con sus vasos por si les entra sed en medio de la noche, si además colocas una pequeña cesta donde incluyas jabón y champú de tamaño mini, estarás dando el toque perfecto para que se sientan como en casa.

Lo ideal es que el cuarto de invitados cuente con su propio baño, para  evitar que los visitantes anden pululando por la casa y para poder también mantener tu privacidad y la de ellos.

Recibir invitados tanto esperados como inesperados es todo un arte, y hay que estar preparados siempre, aunque teniendo en cuenta estos consejos que hemos plasmado, así como tus pequeños detalles, te convertirás en una gran anfitriona.

Ollé Bertrán

El perfil actual de los compradores de vivienda

Normalmente, la demanda de pisos suele ir ligada a gente joven que consigue su primer trabajo, pero en la actualidad, al no tener continuidad ni seguridad laboral, la mayoría no puede optar por independizarse y formar un hogar.

Todos los cambios experimentados en la sociedad, han provocado que el mundo del sector inmobiliario haya experimentado una evolución, y si hace unos años el perfil del comprador era una persona joven, hoy en día, nos encontramos que los compradores actuales que acuden a ferias inmobiliarias son personas adultas mayores de 45 años.

Normalmente estos compradores senior, se caracterizan por la búsqueda de inmuebles más pequeños, ya que una vez que sus hijos se independizan, tienden a quedarse con demasiado espacio y lo que buscan son viviendas con menos espacio que se adapten a su nueva situación familiar.

No obstante y según estudios recientes, actualmente, encontramos hasta cinco perfiles de compradores de vivienda en España:

  • Compradores de primera vivienda: siguen siendo los jóvenes de unos 35 años que buscan un inmueble para poder independizarse. A pesar de lo comentado, es decir, de la precariedad y la incertidumbre laboral, así como los escasos ahorros y las dificultades para poder acceder a financiación externa, son un sector del mercado que tiene un claro interés por comprar.
  • Compradores de reposición: aquí encontramos habitualmente, parejas entre 35 y 45 años que ya tienen una vivienda en propiedad y lo que buscan es una mejora, es decir, una vivienda que les aporte nuevas prestaciones, ya que sus circunstancias han cambiado y quieren apostar por un nuevo hogar.

Asimismo, aquí podemos encontrar compradores mayores de 65 años que van buscando lo que decíamos anteriormente, inmuebles más pequeños una vez que sus hijos ya no viven con ellos o incluso viviendas más céntricas, que les aporten un plus de servicios más cercanos.

  • Compradores de segunda vivienda: en este perfil encontramos parejas que ya tienen una vivienda familiar pero que buscan una segunda residencia, bien en la costa o bien en la sierra. Es una forma de inversión ya que muchas veces se compra para su venta posterior o para el alquiler.

El perfil de este tipo de viviendas suelen ser gente con un poder adquisitivo alto e incluso inversores extranjeros, que no solo se conforman con comprar inmuebles en primera línea de playa, sino que buscan zonas residenciales donde puedan encontrar con facilidad todo tipo de servicios.  

  • Compradores de inversión: en este segmento encontramos dos tipos de inversores:
    • Pequeños inversores: tras la recuperación del sector inmobiliario, hay muchas personas que se deciden por volver a invertir en el ladrillo, y en este caso encontramos profesionales en activo, españoles o extranjeros que rondan los 50 años y que tienen la capacidad financiera suficiente para poder comprar. Suelen invertir en zonas centro de las ciudades con un tamaño medio de unos 80m2 y cuya finalidad es el alquiler para poder sacar la mayor rentabilidad lo antes posible.
    • Grandes inversores: aquí es donde podemos ver a los inversores profesionalizados, es decir, empresas tanto nacionales como internacionales que buscan grandes inversiones y diferentes tipos de inmuebles: alquiler de larga estancia, pisos de estudiantes o alquiler turístico. En este sentido, la ubicación de los inmuebles debe estar ligada a una demanda sostenida, es decir, zonas universitarias o zonas turísticas, para sacar una rentabilidad fija a largo plazo.

Si tienes cualquiera de estas características o simplemente tienes ganas de invertir, lo mejor es contar con el asesoramiento de un profesional, ya que ellos conocen el mercado y pueden ayudarte para encontrar la mejor inversión acorde a tus características y necesidades.

Desde nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán, somos expertos desde hace más de 40 años en el sector, contamos con un equipo de Administradores de Fincas, Agente de la Propiedad Inmobiliaria, Abogados, Economistas y contables para ayudarte durante todo el proceso, de manera que inviertas sobre seguro, ponte en contacto con nosotros a través de nuestra página web: www.ollebertran.com, estaremos encantados de ayudarte.

Ollé Bertrán

Aspectos que dan valor a una vivienda

Poner a la venta tu casa no es tarea fácil, ya sabemos que partimos de una carga emocional, porque tanto si te cambias por necesidad como por gusto, se trata del hogar en el que has vivido durante años y donde has acumulado muchas experiencias, pero aunque para ti sea la mejor casa de mundo, el mercado está lleno de inmuebles en venta, y para poder destacar y lograr tu objetivo con éxito hay algunas cuestiones que has de tener en cuenta.

  • Espacio: la gente que busca una casa quiere ver un lugar con amplitud, así que puedes optar por la opción más económica que es quitar aquellos muebles que ocupan sitio o moverlos para dejar más espacio o si quieres y puedes invertir algo de dinero, puedes plantearte la idea de tirar tabiques, quitar o añadir habitaciones, de modo que se cree un mayor espacio utilizable.

En este punto también entraría el tema de la decoración, cabe destacar que para que la casa sea atractiva para un número mayor de personas, debe contar con una decoración lo más neutra y simple posible, que también contribuya a la amplitud y la sensación de espacio.

  • Colores neutros: en la línea de lo que comentamos en el punto anterior, lo mejor es invertir un poco y pintar la casa para que luzca limpia y más nueva y utilizando colores neutros que dé amplitud a las estancias.
  • Mantenimiento: es importante que dediquemos un tiempo a mejorar el aspecto de las cosas que estén más viejas (como muebles, grifos, electrodomésticos, etc.), ya que estos pequeños detalles dicen mucho de una casa, y cuanto más nueva esté, más posibilidades habrá de que guste y que la compren.

En este punto hay que prestar especial atención a los suelos, puertas y ventanas, ya que son los elementos que suelen estar más deteriorados por el uso.

  • Iluminación: es otro aspecto importante a destacar, si la vivienda cuenta con luz natural, tienes mucho ganado, pero hay que sacarle partido, y no obstante, hay que controlar también la otra iluminación, con luces claras y cortinas que dejen pasar la luz para que la visita sea agradable en caso de que sea una hora donde no dispongamos de esa luz natural o que nuestra casa no cuente con ella.
  • Baños y cocina: son las dos estancias a las que los compradores muestran un mayor interés, así que tendremos que asegurarnos de que estén actualizados y en las mejores condiciones posibles.
  • Medio ambiente: cada vez la gente se interesa más por el medio ambiente y por el ahorro que supone instalar elementos en casa que permitan un posterior ahorro. En este punto entrarían por ejemplo, las lámparas de bajo consumo, las ventanas que tengan un buen aislamiento, una caldera eficiente, incluso la instalación de paneles solares.

Como hemos visto hay opciones más económicas, pero en algunos casos quizás convenga invertir un poco de dinero en renovar y cambiar ciertas cosas para que luego la venta se haga efectiva en el menor tiempo posible.

En general, de lo que se trata es que cuando enseñemos nuestra casa por primera vez, dejemos una buena primera impresión en el comprador potencial. Tenemos que mostrar una casa con espacios amplios, con una decoración moderna pero neutra, con buena iluminación, y por supuesto limpia y ordenada, para que el futuro comprador se decida por ella desde el principio.

Aunque podemos encargarnos de este tipo de cosas nosotros mismos, hay que tener en cuenta que es una labor que quita mucho tiempo y energía. Los agentes inmobiliarios actuales están muy familiarizados con esta nueva forma de vender, sacando partido a cada rincón de nuestra casa para que destaque entre la multitud.

Para todos estos aspectos y más desde nuestra agencia inmobiliaria Ollé Betrán estamos dispuestos a asesorarte en todo lo que concierne a la preparación para la venta de tu casa. Somos profesionales del sector y conocemos el mercado de primera mano, juntos sacaremos el mayor valor a tu vivienda para que destaque entre la competencia y consigas la venta lo antes posible.

Entra en nuestra web www.ollebertran.com y ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Ollé Bertrán

Prepara tu terraza para el buen tiempo

Si eres de los afortunados que cuenta con una terraza en casa, deberías ir pensando en arreglarla para empezar a disfrutarla ahora que parece que ya llega el buen tiempo.

Pero antes de lanzarte a comprar cosas para renovarla, habría que tener en cuenta algunos aspectos para evitar gastos innecesarios. Para empezar habría que hacer un primer chequeo:

  • Limpieza: hay que retirarlo todo y limpiar a fondo, sobre todo los sumideros, que probablemente estén sucios con los restos del invierno y pueden provocar un problema si llueve y están taponados.

En este punto, deberíamos también echar un vistazo a los toldos y limpiarlos con jabón neutro y amoniaco, para luego dejarlos secar bien antes de colocarlos. Así como recuperar los cojines y colchonetas y aspirarlos bien antes de lavarlos.

  • Aspectos generales: después del otoño y del invierno las terrazas, y sobre todo las que no están cubiertas, se resienten, la lluvia y el viento estropean mucho tanto suelos como paredes, así como las barandillas. Hay que repasar probablemente la pintura y comprobar si hay óxido.
  • Muebles: existen algunos recipientes de PVC que sirven para almacenar cosas y que en el caso de las terrazas son muy útiles porque así se mantienen siempre a punto, pero normalmente tenemos muebles de fibras y maderas, que desgraciadamente se estropean con el paso del tiempo y estando a la intemperie, así que es el momento de ponerlos a punto, si son de fibras se limpian con una solución de agua salada, si son metálicos habrá que quitarles el óxido y pintarlos de nuevo, y en el caso de los muebles de madera, hay que lijarlos y aplicarles algún barniz para que resistan al sol y las lluvias de verano.
  • Iluminación: la terraza es un lugar donde se disfruta de la mañana a la noche, así que habrá que comprobar que las luces funcionan y que dan la iluminación correcta para nuestras noches de verano.

Una vez que has hecho todo lo anterior ahora es el momento de decidir si hay cosas por cambiar bien por el desgaste o bien porque te apetece renovar tu terraza, en este caso:

  • Cojines y colchonetas: Apuesta por telas impermeables y resistentes al sol, que aunque son más caras, a la larga, se ahorra.
  • Muebles: si consideras que te falta algún asiento, o quieres añadir alguna mesa extra, ahora es el momento.
  • Plantas: la primavera es el momento para plantar, aprovecha y hazte con plantas que te den sombra o que aporten el toque olfativo, como el jazmín o la dama de noche, a tus veladas.

Un truco: para evitar estar pendientes de regar las plantas, puedes optar por poner riego automático o por goteo, así siempre tendrás tus plantas a punto.

Todo esto que hemos estado comentando son los aspectos básicos para poner a punto tu terraza, pero también es el momento de actualizarnos y aportar nuevas ideas, por ejemplo:

  • Cocina: puedes instalar una mini-cocina para no tener que estar cocinando dentro de casa, en el caso de que no tengas espacio, siempre existe la opción de colocar una mini-barbacoa que apenas ocupa espacio y hará las delicias de tus invitados.
  • Color y luz: olvídate de los colores neutros y dale vida a tu terraza con colores vivos tanto en los textiles como en el mobiliario.

Con respecto al estilo siempre va a depender mucho de nuestro gusto personal, pero aquí van algunas ideas:

  • Estilo hippy-chic: es ya un clásico y entran en juego los colores vivos y los adornos de maderas envejecidas.
  • Estilo romántico: donde podemos encontrar los colores neutros y los muebles de forja como características principales.
  • Estilo urbano: si te gusta la modernidad, este es tu estilo, muebles funcionales y prácticos, apto para las terrazas con poco espacio.
  • Estilo chill-out: sobre todo enfocado al relax, con muchos pufs y cojines tanto en muebles como esparcidos por el suelo y muebles naturales.

Hay muchas tiendas especializadas en decoración de exteriores, si tienes dudas, acude a alguna de ellas donde los profesionales te asesorarán sobre la mejor forma de decorar y preparar tu terraza en función de sus características y tus necesidades.

Ollé Bertrán

Renta 2019: deducción por vivienda habitual

Todos los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes del 1 de enero de 2013 están a tiempo de aprovechar la reducción por vivienda habitual que aprobó el Gobierno.

Los contribuyentes que la adquiriesen antes pueden seguir beneficiándose de estas deducciones en las mismas condiciones si siguen pagando el inmueble, con las cuantías desglosadas en dos tramos: uno estatal y otro autonómico.

Para aplicarse esta deducción en la declaración de la renta, es necesario que la adquisición de la vivienda se haya realizado mediante financiación ajena, es decir, mediante un crédito hipotecario.

Para poder beneficiarse de esta deducción hay que tener claro cuál es el concepto de adquisición de una vivienda habitual, que a efectos de deducción, es la adquisición en sentido jurídico de derecho de propiedad o pleno dominio de la misma, aunque este sea compartido, siendo indiferente el negocio jurídico que la origine.

Esta es una de las deducciones más ventajosas puesto que el contribuyente puede desgravarse hasta un 15% de un importe máximo de 9.040 euros. Esto supone que quien tenga una hipoteca, puede llegar a reportarle una cantidad de hasta 1.365 euros si ha llegado al máximo, y aquí no solo se incluye el capital, sino también los intereses, y los seguros que se contrataron para la concesión del préstamo.

En el caso de que las parejas presenten la declaración de forma individual lo máximo que podrán desgravarse es un 0.15% de un máximo de hasta 9.040 euros cada uno.

Por otro lado, hay otra modalidad de reducción que es para el concepto de rehabilitación de vivienda. Donde podrán acogerse a la desgravación quienes hayan destinado cantidades por obras de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual o por obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual a personas con discapacidad, siempre que estas obras hayan finalizado antes del 1 de enero de 2017.

En este caso la reducción que se puede obtener es de un 15% de un máximo de 9.040 euros, siendo una parte del impuesto de carácter estatal y otra autónomo.

Igualmente, hay deducciones para el alquiler de vivienda habitual, aunque esto depende de cada Comunidad Autónoma. La mayoría, cuenta con una reducción del IRPF para el alquiler de la vivienda y la mayoría ofrece ventajas para los jóvenes, personas con discapacidad y mayores con una determinada renta.

En concreto en Cataluña, hay disponible una deducción autonómica para arrendatarios por el alquiler de vivienda habitual de un 10%, con un límite máximo de 300 euros anuales (o de 600 euros anuales en caso de familia numerosa), aunque para ello hay que cumplir los siguientes requisitos:

  • El inquilino debe ser menor de 32 años y cobrar menos de 20.000 euros anuales (o 30.000 en caso de tributación conjunta).
  • Debe haber estado en paro al menos 183 días o más durante el año 2018
  • Debe tener un grado de discapacidad de un 65%
  • Debe ser viudo o viuda y tener 65 años o más.
  • Además el pago del alquiler debe suponer más del 10% del salario del contribuyente.

Pero no solo el arrendatario puede disfrutar de la deducción, el arrendador puede deducirse de hasta un 60% de los rendimientos del alquiler y esta deducción se calcula sobre el rendimiento neto positivo que haya obtenido del alquiler de una vivienda, independientemente de la edad de los arrendatarios.

Para poder beneficiarse de esta reducción, el inmueble arrendado debe utilizarse como vivienda del arrendatario y es necesario que las rentas obtenidas tributen como rendimientos del capital inmobiliario y no como actividad económica.

Pero ojo, hay casos en los que el arrendador puede perder el derecho a la reducción, por ejemplo, si el contribuyente no incluye los ingresos y gastos obtenidos por el alquiler de vivienda en su declaración del IRPF.

En el caso de que tengas dudas tanto como comprador o vendedor, como arrendador o arrendatario, lo mejor es ponerse en manos de algún asesor fiscal, para que estudie nuestro caso y nos informe de todas las deducciones de las que nos podamos beneficiar.

Ollé Bertrán

Cuánto cuesta una mudanza

Sabemos que afrontar una mudanza nunca resulta una tarea agradable y que normalmente es una situación que genera mucho estrés.

Independientemente de que nos decidamos por llevarla a cabo nosotros mismos, o si por el contrario encargamos el trabajo a una empresa especializada, hay ciertas ‘tareas’ que deberíamos hacer antes de que carguemos las cosas en el correspondiente camión y que nos facilitarán el proceso.

  • Organizar: hay que aprovechar el momento de hacer una mudanza para deshacernos de todo lo que nos sobre, de aquel mueble viejo que ya no te gusta o esa vajilla que tienes a medias, cuanto menos tengas que llevarte, mejor. Además eso te permitirá hacerte con algunas cosas nuevas que podrás estrenar en la casa nueva.
  • Separar: debes separar las cosas más frágiles y envolverlas en papel de burbujas y a su vez meterlas en cajas y los artículos más blandos pueden ir en bolsas de basura bien precintadas, que ocupan menos espacio. Asimismo, puedes aprovechar los cajones de los armarios para dejar dentro cosas, que no sean pesadas ni frágiles, pero que evitarán que lleves demasiadas cajas y bolsas.
  • Limpieza: asegúrate de que la nueva casa está limpia y recién pintada, de lo contrario, esa tendrá que ser tu primera tarea antes de llevarlo todo, es obvio que es más fácil hacerlo con la casa vacía que con los muebles.

Como comentábamos al principio del artículo, llevar a cabo una mudanza no es tarea fácil, así que lo mejor es plantearnos la idea de buscar una empresa que lo haga por nosotros.

En cuanto al precio que puede costar una mudanza, normalmente depende de muchos factores:

  • Volumen: medir el volumen de los artículos que tienes que mover en metros cúbicos te dará información sobre el tipo de vehículo que necesitarás, el tiempo que necesitarás para cargarlos y los tipos de embalaje necesarios.
  • Accesibilidad: ya que si vives en una zona de difícil acceso habrá que pensar en un vehículo determinado o en un elevador especial.
  • Distancia: la distancia entre el punto de origen y el de destino, influye en el precio de la mudanza.
  • Tiempo: no es lo mismo pedir un servicio en días laborables que en un fin de semana o vacaciones, donde los precios son más elevados.
  • Servicios adicionales: si necesitas embalajes especiales, desmontaje y montaje de muebles o un almacenamiento temporal porque no tengas disponibilidad de la casa aún…
  • Artículos especiales: ya sean objetos de valor o frágiles que requieran un cuidado especial o muebles o artículos más voluminosos o pesados.

Asimismo, cuando pidas presupuesto debes tener en cuenta estas cosas:

  • Estudio físico: una buena empresa de mudanzas tiene que ver físicamente la casa para estimar los gastos, de otro modo, por teléfono o por email probablemente pagarás por servicios que no necesites.
  • Embalaje: si viene o no incluido en el precio.
  • Margen de presupuesto: te conviene dejar alguna parte del dinero para posibles imprevistos.

En general y teniendo en cuenta que los precios varían en función de la ciudad, tipo de vivienda, enseres y todo lo que hemos visto anteriormente, estos son algunos precios estimados y aproximados de cuánto puede valer una mudanza:

  • Vivienda de 1 habitación: Mudanza 400€ + Embalaje 100€
  • Vivienda de 2 habitaciones: Mudanza 500€ + Embalaje 150€
  • Vivienda de 3 habitaciones: Mudanza 650€ + Embalaje 200€
  • Vivienda de 4 habitaciones: Mudanza 900€ + Embalaje 250€

No obstante, y aunque los costes de las mudanzas actualmente han disminuido, lo mejor es que compares presupuestos, ya que normalmente los costes suelen variar hasta en un 40% debido a las condiciones específicas de cada cliente y de sus necesidades. Así que deberías plantearte preguntar en al menos cuatro empresas para poder comparar y elegir la que mejor te convenga.

Ollé Bertrán

Cómo elegir la pintura de tu casa para acertar

Cuando nos decidimos a pintar nuestra casa siempre nos surge la duda ¿todo en blanco? ¿nos arriesgamos con algún color potente? ¿usamos algún tono neutro? Todo esto va a depender mucho tanto del tipo de vivienda que tengamos, como del tamaño de las habitaciones, si el espacio cuenta o no con luz natural, y por supuesto hay que pensar en la decoración, pero siempre hay algunas pautas generales que deberíamos seguir para que lo que pintemos nos guste y no tengamos que plantearnos volver a pintar al año siguiente…

Antes de pintar:

  • Preparar superficie: hay que preparar las paredes quitando todas las imperfecciones y dejándolas lo más finas y lisas posible para que el producto cubra bien.
  • Productos de calidad: es importante que usemos productos de calidad, que sean apropiados tanto para la superficie como para el espacio.

Para elegir la pintura:

  • Colores: existe una gama cromática increíble, desde tonos neutros a fluorescentes, pero ¡ojo! hay que tener en cuenta ciertas cosas para no equivocarte con el color:
    • Muestrario: es una manera de que veamos el color, sin embargo el color en papel no suele ser fiable, ya que una vez en la pared y dependiendo del espacio y de la luz puede variar poco o mucho.
    • Aplicaciones: también existen aplicaciones online para ver cómo puede quedar el color en una estancia, aunque al igual que con el papel no se ajusta a la realidad al cien por cien.
    • Prueba: la mejor opción para comprobar que el color que nos gusta es el que queda en la pared, es pintar una zona de la habitación. Hay que observarlo a diferentes horas del día para ver cómo queda según la luz que recibe y si queda a tu gusto.
    • Combinar colores: puede parecer tarea fácil, pero tiene su técnica, si no tienes claro cómo combinarlos no abuses de poner muchos en las diferentes estancias porque restará armonía a la casa, asimismo si lo que quieres es combinarlos en la misma habitación no uses más de tres donde un color sea el dominante, otro secundario y otro final que se usará para dar las notas de color.
  • Acabados: pueden ser mates o satinados, la primera cubre más y se necesitan menos capas para cubrir la superficie, por el contrario las satinadas suelen tener un poco de brillo y resisten más.
  • Decoración: si tienes muebles especiales y muy coloridos, es mejor que pintes las paredes con colores neutros y le dejes el protagonismo al mobiliario, por el contrario, si tienes muebles neutros o claros, puedes darle a la pared ese toque de color para que destaque.

Otros trucos a tener en cuenta:

  • Para agrandar un espacio: basta con pintar el techo más claro que las paredes.
  • Para ensanchar un espacio: hay que pintar las paredes del fondo más oscuras que las laterales. 
  • Integrar: también puedes integrar librerías o armarios de obra pintándolos  del mismo color que las paredes.

No obstante, cuando pintamos nuestra casa, debemos tener en mente qué es lo que queremos transmitir y cómo queremos sentirnos en cada estancia, ya que en función de eso nos decantaremos por unos colores u otros, teniendo en cuenta que los colores neutros y suaves te dan paz y serenidad y que los colores vivos e intensos son para sentirte con energía.

Lo más importante a tener en cuenta cuando decidas pintar es no regirte por las modas, y pensar en conjunto, ver el espacio disponible, la luz que hay en cada habitación y combinarlo con los muebles y la decoración, buscar la armonía y como siempre, dejarte asesorar por los expertos a la hora de elegir el tipo de pintura y el acabado.