Ollé Bertrán

Claves para hacer un cambio de armario

Ya empezó la desescalada el pasado 4 de mayo y ya podemos empezar a salir a la calle, como esto coincide con el cambio de temporada y las altas temperaturas ya nos están empezando a anunciar el verano, lo mejor es que te propongas hacer el cambio de armario ya, para poder estar acorde con el tiempo, ahora que volvemos a pasar más tiempo fuera de casa.

Estas son las claves que te proponemos desde Ollé Bertrán para que el cambio de armario sea un éxito y te dure toda la temporada.

Para realizar un cambio de armario a fondo, lo primero que tienes que hacer es sacar toda la ropa y clasificarla. Este es el momento para aprovechar y deshacerte la ropa que ya no te sirva o que no esté en buenas condiciones.

Una vez hecho eso, tendrás que buscar diferentes complementos donde poder guardar la ropa de la temporada pasada, como cajas para los zapatos, fundas para los vestidos, etc., de modo que todo quede bien doblado, organizado y por supuesto limpio (ten en cuenta que esa ropa se va a quedar guardada hasta el año que viene y cuanto mejor la guardes, mejor se conservará). Usa los huecos de arriba para colocar la ropa y los complementos que ya no vas a usar y a ser posible en cajas cerradas y bolsas herméticas. Identifica las cajas con algunas etiquetas por si necesitas buscar algo que esté guardado, así irás directamente a la caja y no perderás tiempo, además todo estará organizado para el próximo cambio de ropa.

Con el armario vacío y la ropa de verano fuera, tendrás que observar qué espacios tienes disponibles para adecuar la ropa al espacio o comprar algunos complementos nuevos para poder colocar la ropa de la temporada. Lo mejor para poder poner orden un armario es que tenga cajoneras o baldas y que estén a diferentes niveles para poder colocarlo todo:

  • Para las prendas más voluminosas utiliza bolsas para guardar al vacío y poder optimizar el espacio.
  • Para la ropa en general, todo lo que puedas guardar en perchas, mejor colgarlo para que esté a la vista y sin arrugas, los jerséis y camisetas mejor doblados a lo Marie Kondo para que ocupen menos espacio pero queden bien ordenados.
  • Los complementos quedan mejor en cajas o cestos con separadores para que estén bien colocados y a la vista, existen multitud de organizadores y accesorios que pueden facilitarte el orden de los complementos en tu armario.
  • Para los bolsos también existen organizadores, pero si dispones de espacio, lo mejor para tenerlos a la vista es colocarlo en una estantería donde puedas verlos de un vistazo como si estuvieran en un expositor.
  • Con respecto a los zapatos, lo ideal también es tener estanterías para tenerlos a la vista, pero si no tienes demasiado espacio, puedes guardarlos en cajas con fundas de plástico que puedas colocar en cualquier sitio.

Hay varias formas de clasificar la ropa:

  • Por colores: con lo que consigues que tu armario se vea estéticamente mucho mejor y que además te sea más fácil buscar combinaciones de ropa.
  • Por categorías es decir, los pantalones por un lado, las camisetas por otro, etc., que también queda estético y es útil si sabes combinarlo.
  • Mezclando las dos categorías: que sería el modo más útil.

Aunque lo ideal es que pienses en el uso que le sueles dar a tu ropa y la actividad principal de tu día a día para colocar más a la vista y a mano, todas esas prendas que usas a diario y relegar un poco a las zonas menos visibles las cosas que menos usas.

Si tienes un armario sin puertas, lo mejor que puedes hacer es comprar perchas, fundas y cajas que vayan juego para evitar el caos visual y que tu armario-vestidor se vea perfecto. Asimismo, aprovecha para incluir en tus armarios algún ambientador sutil que le dé un olor agradable a tu ropa.