Ollé Bertrán

Cómo decorar una habitación de invitados

Hay casas que se prestan por su espacio y sus dimensiones para poder incluir en ellas todo lo que se nos ocurra, desde un vestidor a un cuarto lavadero, etc., pero si eres de los que les gusta tener invitados en casa, entenderás que no puedes alojarlos de cualquier manera, ya sean amigos o familiares, lo ideal es crearles un espacio lo más confortable posible para que estén como en su propia casa.

Desde Ollé Bertrán sabemos de la importancia de ser un buen anfitrión, así que  vamos a dejar algunos consejos para decorar la habitación de invitados, para que disfruten de un ambiente acogedor y cómodo ¡¡no querrán irse!!

  • La cama: para empezar una habitación de invitados tiene que contar con su propia cama, y si el espacio lo permite, lo mejor es una cama de matrimonio, ya que normalmente los invitados vienen en parejas (si es alguien solo también disfrutará de una cama con más metros…) e incluso puede caber en algún momento dado una pareja con un hijo pequeño.

Si no hay espacio, puedes optar por una cama nido o sofá cama que pueden ser de gran tamaño pero ocupan la mitad.

  • Almacenaje: cuando vienen invitados a casa, es normal que traigan maletas, así que lo ideal es que cuenten con algún armario para poder colocarlas junto con su ropa durante su estancia.

Si no hay sitio para colocar armarios, puedes optar por una buena cómoda que también sirva como mesita de noche, y así ahorras espacio o puedes colocar algunos percheros o barras para que cuelguen sus cosas.

  • Decoración: lo mejor para decorar un cuarto de invitados es poner una decoración neutra, piensa que las personas que ocupen esa habitación lo harán por un periodo determinado de tiempo y luego ese espacio se desocupa, un espacio con colores claros da mucha más tranquilidad y serenidad para conciliar el sueño en una casa que no es la tuya.

Por otro lado, no uses demasiados elementos de decoración que luego hay que andar limpiando. Lo neutral no tiene porqué significar frío, se pueden añadir elementos naturales para dar calidez al ambiente o darle alguna nota de color con los complementos. Se trata de tener una habitación para todos los gustos pero sin renunciar a la calidez de un hogar.

  • Ropa de cama y toallas: al igual que con la decoración, la ropa de cama debe ser neutra y de colores suaves, acorde con el resto de la habitación. Asimismo, déjales en la cama un juego de toallas para cada uno (manos, baño y aseo) para que lo tengan todo a mano.

Tampoco te olvides de dejar a la vista alguna manta o plaid, ya que no sabes si tus invitados son más o menos frioleros.

Como detalle importante, puedes dejar también dos tipos de almohada, una más fina y otra más gruesa, para que cada cual elija la que más le guste.

  • Ambiente: como comentábamos en el tercer párrafo, aunque se trate de una habitación que no es de uso diario, no hay que descuidar ciertos detalles, entre ellos la limpieza, así como la ventilación y por supuesto, el aroma. Con velas aromáticas o sobres con perfumes suaves, conseguirás que la habitación mantenga un olor agradable siempre.
  • Iluminación: la iluminación es muy importante en cualquier estancia, si no cuentas con luz natural, procura colocar buenas luces cálidas para darle un ambiente agradable a la habitación a cualquier hora del día.
  • Pequeños detalles: si se trata de una visita prevista, siempre puedes añadir un plus con ciertos detalles que resultan muy agradables para los invitados, como colocar flores frescas en la habitación, unas zapatillas de tela, o incluso una jarra de agua con sus vasos por si les entra sed en medio de la noche, si además colocas una pequeña cesta donde incluyas jabón y champú de tamaño mini, estarás dando el toque perfecto para que se sientan como en casa.

Lo ideal es que el cuarto de invitados cuente con su propio baño, para  evitar que los visitantes anden pululando por la casa y para poder también mantener tu privacidad y la de ellos.

Recibir invitados tanto esperados como inesperados es todo un arte, y hay que estar preparados siempre, aunque teniendo en cuenta estos consejos que hemos plasmado, así como tus pequeños detalles, te convertirás en una gran anfitriona.