Ollé Bertrán

Cómo garantizar las obras que hacemos en casa

Cuando nos planteamos hacer reformas en casa, nos asalta esta pregunta, ya que reformar una casa no es igual que comprar un electrodoméstico, en el caso de que decidamos hacer reformas, debemos saber que se tiene que tener en cuenta cómo estaba la casa antes de la reforma, es decir, saber en qué condiciones iniciales se encuentra, para que en el caso de que haya algún problema después de las obras, podamos saber si es resultante de alguna consecuencia de las mismas.

Para empezar, lo fundamental es que encarguemos la reforma o la rehabilitación de nuestra vivienda a una empresa que esté debidamente acreditada, que nos realicen un proyecto adecuado a nuestras necesidades y cerrado (donde se detallen las obras que se incluyan partida por partida), que nos facilite un presupuesto lo más específico posible donde se especifique quién se hará cargo de los costes de las licencias y trámites, los equipos auxiliares, y también la gestión de la obra ante las administraciones, así como los materiales que se van a emplear, y las garantías a las que estén sujetas cada uno, y por supuesto tienen que emitirnos una factura final de todo lo que encarguemos.

Del mismo modo que la empresa debe ser profesional, también debe contar con personal cualificado, que estén autorizados para llevar a cabo los trabajos pertinentes.

Si aun así tenemos algún problema en el inmueble que surge a partir de las obras, hemos de saber que contamos con diferentes leyes en las que podemos encontrar las garantías que deben cumplirse cuando se reforma una vivienda.

  • Ley de Ordenación de la Edificación (LOE): que establece que en caso de que la reforma sea estructural o de una planta, se respetarán los mismos plazos que si fuera una edificación.
    • 1 año: para defectos en terminaciones y acabados.
    • 3 años: para defectos que dificulten o impidan la habitabilidad de la vivienda.
    • 10 años: para defectos que afecten a la estructura y estabilidad de la vivienda.  

Se dispone de un plazo de dos años desde que se descubra el desperfecto para pedir responsabilidades a la empresa constructora.

  • Código Civil: establece un período de diez años para todos los desperfectos que surjan de la construcción o reforma realizadas y hasta quince años en el caso de incumplimiento del  contrato o si las reformas no han cumplido las especificaciones del proyecto.
  • Ley General para la Defensa de los Consumidores: señala 6 meses de plazo como máximo con respecto a la prestación de servicios para reclamar algún ‘vicio oculto’.

No obstante, para que se aplique la ley es necesario contar con una factura, donde el periodo de garantía debe venir especificado, o en su defecto, debe aparecer en el presupuesto.

Hay que tener en cuenta que en el caso de la utilización de piezas nuevas, la garantía sería de dos años, y si son de segunda mano, el plazo se acortaría a un año, si bien en el supuesto de que sean de segunda mano, el cliente debe estar informado y dar su consentimiento de que se van a utilizar elementos de segunda mano.

En esta factura deben incluirse datos como:

  • CIF empresa o NIF si es autónomo.
  • Fecha, bien de la reforma o bien del cobro de la misma. 
  • Trabajos realizados, cuanto más detallado, mejor.
  • Desglosar el precio final incluyendo por separado el neto y el IVA
  • Firmado o sellado por la empresa

En caso de no contar con ninguna factura, se aplicarán las leyes que hemos mencionado anteriormente.

En definitiva, si nos encontramos con algún problema cuando reformemos nuestra casa hay que mirar en primer lugar la fecha de la obra porque puede que el constructor ya no sea responsable de esos defectos y ver los plazos que marcan las leyes mencionadas.

Después habrá que consultar a un experto, que nos redacte un informe en el que se especifique el problema, las causas y las responsabilidades, junto con una cuantificación de los daños y el precio de la posible reparación.

Una vez con este informe, nos pondremos en contacto con la empresa constructora. Si se presenta la reclamación por escrito, tiene la obligación de responder antes de un mes o en caso contrario, podremos acudir a Consumo y si la respuesta es negativa, podremos plantearnos emprender acciones legales.

Asimismo, siempre es aconsejable contar con un seguro de hogar que pueda ayudarnos a solventar cualquier problema que pueda surgir en nuestra vivienda.