Ollé Bertrán

Cómo tener un jardín vertical en casa

Sabemos de la importancia de las plantas, cómo pueden alegrarnos la vida y siguen siendo una fuente decoración imprescindible en cualquier hogar, desde Ollė Bertrán te traemos la última tendencia que se están dando tanto en las ciudades como en los hogares: el jardín vertical.

Para empezar vamos a definir qué es un jardín vertical, que como su propia palabra indica es un jardín, pero que se dispone en una pared del exterior y también del interior.

Un jardín vertical puede tener diferentes tamaños, ya sea en una parte de una pared o en una terraza, en una pequeña habitación o por el contrario puede ocupar todas las paredes del jardín, y por supuesto son muy diferentes, ya que hay una gran diversidad de tipos de plantas que se pueden colocar en él.

No obstante el tipo de plantas que son más recomendables para un jardín vertical son las plantas trepadoras. Este tipo de plantas crecen mejor cuando se colocan de modo vertical y a ellas se les pueden añadir otras flores y plantas que sean de hojas grandes para que cubran mejor las paredes.

Hay muchas formas de hacer un jardín vertical desde la más sencilla a las más sofisticadas, vamos a dar algunos ejemplos:

  • Sí dispones de unas maderas, a las que se le hace un agujero con el perímetro de las macetas que queramos colocar, y disponemos varias maderas unidas por una cuerda, es la forma más sencilla que tenemos para poder tener una pared con un jardín vertical además de que podemos ubicarlo en cualquier sitio de la casa. En este caso, la mejor opción es poner plantas del mismo estilo para que quede más homogéneo en la pared.
  • También otra forma sencilla de hacerlo es con un palé que se colocaría de forma vertical a la pared y al que se le pueden añadir las macetas colgadas. Si quieres darle un toque original y puedes pintar el palé de algún color que vaya con la decoración. Solo queda que coloques las macetas bien con clavos o con algunos ganchos o gomas y que les añadas la flor o planta correspondiente.
  • Si tienes alguna cómoda antigua en casa y ya no la usas porque se ha quedado vieja, puedes reutilizarla para hacer tu jardín vertical. Píntala de algún color bonito o simplemente dale una nueva capa de barniz y abre los cajones, colocando el que esté más abajo más abierto y así progresivamente, luego solo quedará que añadas arena (aquí no hace falta colocar las macetas con el tiesto) y le coloques las plantas. Esta es una opción muy bonita para poner en una terraza por ejemplo.
  • Otra manera de reciclar un mueble sería con alguna ventana vieja o alguna puerta. Para este jardín, habría que retirar los cristales y poner una malla desde dónde se cuelgan las macetas. Ten en cuenta que el grosor de la ventana de la puerta no suele ser grande con lo que deberás elegir plantas que no desarrollen demasiadas raíces
  • Si tienes cajas de madera, puedes apilarlas y hacer alguna figura con ellas, esta opción también vale para un jardín grande y puede quedar a modo de pared o de separador de ambientes. Aquí igualmente, solo quedaría echar arena y plantar las flores.
  • Otra opción para el jardín o simplemente para alguna pared de casa, puede ser colocar una verja, primero se colocaría un par de palos o postes para colocar la verja y luego colgaríamos directamente las macetas de ella.
  • Si dispones de una pared grande y le quieres dar vistosidad puedes crear tu jardín vertical utilizando canalones, fijándolos al muro ya sea de madera o de cemento, habría que dejar separación entre los diferentes niveles y se coloca un tapiz o cortina vegetal que decore nuestra pared y se creará una zona muy agradable.

Como habéis podido comprobar hay muchas maneras de crear tu jardín vertical, de hecho si no tienes nada a mano, el mercado también ofrece sistemas prefabricados, por lo general recipientes de plástico o fieltro y que incluyen medios para instalarlos con bastante facilidad.