Ollé Bertrán

La contratación logística en suelo catalán supera los 185.000 metros cuadrados en el primer trimestre

La contratación logística de espacios en suelo catalán ha superado los 185.000 metros cuadrados, en apenas los primeros tres meses del año. Esta evolución o incremento supone un alza en la demanda a 50% con respecto a este mismo período en el año 2017.

Durante el primer trimestre del año, se efectuaron operaciones elevadas, en las que figura el alquiler de una nave logística de 49.000 metros cuadrados en Abrera, Barcelona, propiedad de Invesco, a un operador logístico del sector automotriz. Esta transacción no es un resultado fortuito, debido a que Invesco es una de las gestoras  de inversiones independientes más importantes del mundo, con presencia local en 20 países; con un número clientes en más de 120 países y con más de 6.500 empleados en su nómina.  Asimismo, se ejecutó un alquiler por parte de Mercadona, empresa española de distribución, con más de 1627 supermercados, de 29.000 metros cuadrados en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona).

La inexistencia de disponibilidad de espacios en el primer arco de Barcelona, en donde solo hay 10.000 metros cuadrados desocupados, genera que la contratación y funcionamiento de este mercado mantenga una dependencia con proyectos como llave en mano o de pre-alquiler. Por ello y en conexión con los altos costes de los importes que se demandan, se favoreció en gran manera la contratación en el segundo arco en los últimos dos años. Este planteamiento es comprobable al revisar e indagar el numero de operaciones registradas durante el primer trimestre del año: un 60% de los procedimientos se han producido en el segundo arco del mercado catalán, aumento que representa el 88% de la contratación total. Ambos arcos, el primero y el segundo, son las zonas más críticas y de riesgo en cuanto a disponibilidad, debido a que estas tienen un porcentaje inferior al 1%, mientras que el tercer arco registra una tasa de disponibilidad del 10%.

Los análisis del mercado afirman que el 44% de las operaciones cerradas corresponden a la zona de Barcelona y el Baix Llobregat. El resto de las operaciones están en Vallès, con un 38%, y distribuidas entre el Camp de Tarragona, el Penedès y Girona, con un 18%.

La escasez de espacios disponibles es uno de los factores determinantes al momento de analizar el alza de los precios, debido a la demanda empleada por los inversores. Según este planteamiento, los expertos señalan que la falta de estructuras de calidad será una de las tendencias que se consolidará en el mercado y se reflejará en la actividad de los fondos de inversión. Estos fondos están tomando posturas firmes y diáfanas a la hora de comprar suelos para desarrollar, bajo un riesgo financiero, nuevas naves logísticas que cumplan con las necesidades de espacio y calidad aclamadas por el cuerpo de inversionistas locales y extranjeros.

Un futuro promisorio

Las proyecciones o predicciones estadísticas suelen arrojar resultados próximos a la realidad. Actualmente, los precios de los suelos oscilan entre 4,7 euros y 6,5 euros por metro cuadrado al mes, lo que supone un incremento de un 3% en zonas privilegiadas, debido al entorno económico y cultural en el que está inmerso el inmueble. Si este ritmo se mantiene, sin perder rumbo alguno, se puede prever una tendencia al alza en los próximos meses, lo que tendría como resultado un crecimiento paulatino del 5% en términos anuales, es decir, se espera que el mercado logístico y la contratación en suelo catalán tengan épocas de abonanza y demanda. El posible desarrollo del mercado estará determinado por la actividad constructora, aspecto que nutrirá el campo de la disponibilidad de nuevos espacios.