Ollé Bertrán

Cuáles son las últimas tendencias en revestimiento de paredes

Cuando pensamos en la decoración de la casa debemos centrar la atención mucho más allá de los muebles y complementos. El universo del diseño de interiores incluye un sinfín de elementos que pueden ayudarnos a transformar por completo el resultado. La decoración de las paredes ocupa un lugar destacado en la ardua tarea de transformación de los espacios. En el pasado quedaron las paredes desprovistas y lisas, porque hoy en día es posible encontrar multitud de recursos con los que embellecer los espacios, como son la amplia gama de colores, revestimientos y texturas.

Una de las tendencias en este 2018 tiene que ver justamente con una herramienta que en los últimos tiempos ha vuelto con fuerza: el papel pintado; regresa al diseño de interiores convirtiéndose en una de las propuestas más de moda en este año, una técnica económica y llena de estilo para crear atmósferas altamente atractivas.

Si tienes pensado darle un nuevo aire a cualquier habitación de la casa, utilizar las paredes para conseguirlo es una opción interesante dentro de las múltiples tendencias de este año. Papeles pintados, textiles, metálicos, satén, entre otros. A continuación, enumeramos algunas alternativas que son tendencia en paredes en este 2018.

  1. Mosaico hidráulico: el mosaico hidráulico es una baldosa de cemento pigmentado que sirve para decorar tanto en interior como en exterior. Esto fue inventado en el sur de Francia a mediados del siglo XIX y fue usado como pavimento en las construcciones hasta los años 1960. Son ideales para los que les gusta combinar elementos de diferentes épocas, teniendo como ventaja que pueden limpiarse con productos que se encuentran fácilmente en cualquier mercado gracias a su alta resistencia al deterioro.
  2. Paredes de ladrillo: otra técnica que marca tendencia en materia de decoración de paredes es el ladrillo, con él puedes obtener espacios cálidos y confortables en los que se fusionen tradición y modernidad. Las salas quedan impregnadas con una belleza extraordinaria y se revalorizan para toda la vida, pues su apariencia no pasa de moda.
  3. Revestimientos en 3D: la nueva tecnología permite tener unas sublimes y únicas paredes, revistiéndolas con un material que tenga texturas y formas diferentes a un simple papel tapiz; además de proporcionar color, le dan sombras, volúmenes y hacen de tus paredes algo único en decoración. Si colocas este tipo de recubrimiento, no tendrás que añadir mucho más a la habitación donde la coloques, ya que por sí sola es un elemento muy decorativo que te va a encantar.
  4. Corcho: dentro de las alternativas para revestir y decorar paredes puedes escoger el corcho para lograr un resultado limpio, natural y original; esta es una excelente opción, ya que su instalación es cómoda y fácil, y su acabado es extraordinario. Este material es económico y vuelve a la decoración en formatos mucho más tamizados y originales, de esta forma permite jugar con diversos volúmenes y colores en revestimientos de suelos y paredes.
  5. Madera: cuando hablamos de madera siempre pensamos en pisos o techos, pero pocas veces se nos ocurriría para decorar paredes. Este tipo de revestimiento es combinable con muchos materiales en la decoración y puede ayudar a crear distintos ambientes dependiendo del tipo y color, de la iluminación del espacio total en el que se encuentren las paredes, entre otros factores. Es un material con buen gusto, estético, confortable, cálido y noble. La madera es perfecta para aportar naturalidad a los espacios. Esta forma de decorar las paredes resulta muy apropiada para casas campestres y ambientes rústicos, y además no tienes por qué revestir todas las paredes igual, basta con que lo hagas en una solamente para conseguir el efecto deseado y decorar paredes con madera de una forma más original.
  6. Mármol, sofisticación y elegancia: las paredes interiores de mármol envuelven a los ambientes de la naturaleza de la piedra natural. Este material tiene una magia que es capaz de transformar absolutamente un salón. Si buscas ganar luminosidad, los blancos o rosa son ideales para ello; si te inclinas por los ambientes más cálidos, los cremas y los marrones funcionan a la perfección; y si lo que prefieres es despertar los sentidos, los rojos y los negros nunca fallan; definitivamente no hay espacio que se resista al encanto natural del mármol.