General, Ollé Bertrán

El Eixample, una de las mejores zonas para vender viviendas en Barcelona

El Eixample es una zona de Barcelona muy deseada para vivir, por la singularidad de la disposición de las calles y la vida que albergan. Pasemos a conocer un poco más de esta zona de la ciudad de Barcelona y por qué la gente que vive en Eixample se siente tan especial, dentro de la propia ciudad.

El Eixample es la concepción de un barrio utópico que diseñó el ingeniero y urbanista Idelfons Cerdà. Este en su momento planteó un modelo de ciudad más sostenible que huía de la planificación típica medieval, y que buscaba calles anchas donde la luz del sol lo irradiase todo.

Cerdà ideó un modelo de calle de al menos 20 metros de ancho, y edificios no más de 16 metros de alto. Esto haría que los edificios no se hicieran sombra unos con otros y que la luz del sol pudiera entrar en todas las plantas.

Además, Cerdà dijo que solo se debían de construir dos de los lados de la manzana, por lo que en el interior quedaría un espacio libre para poner jardines en el que niños y ancianos podrían pasear sin exponerse a los peligros de la calzada.

Este ingeniero, que estaba muy preocupado por el concepto de salud de los ciudadanos, veía que de esta forma hacía una ciudad en que la luz del sol lo inundaría todo, lo que mejoraría en la salud física y mental de los habitantes del Eixample.

Al tener todas las manzanas las mismas dimensiones, Cerdà pensaba que se acabaría con la “tiranía” de la importancia de ciertas calles, ya que todas las calles tendrían la misma importancia, y cada calle sería de un sentido contrario a la de su paralela, y así sucesivamente.

Desgraciadamente, el planteamiento de Cerdà fue una utopía y las presiones de diferentes sectores de la época no permitieron que las manzanas estuvieran en su interior con jardines, y en lugar de árboles se ubicaron pequeños talleres familiares, y los cuatro lados de las manzanas terminarían edificándose, dando lugar al Eixample que hoy conocemos.

La zona del Eixample, debido a su éxito para la movilidad, conllevó una expansión de la ciudad y terminó uniendo localidades y barrios como el de Gràcia, que con la Revolución Industrial empezaron a estar lejos del núcleo principal de Barcelona.

Con esta operación Barcelona ganó una zona totalmente nueva que le permitió expandirse más allá de las angostas calles que, en su anterior planificación medieval, tenían su máximo exponente en el Barrio Gótico.

Debido a este crecimiento, fueron muchas las familias de nuevos empresarios que establecieron sus residencias en las nuevas calles del Eixample, y no en vano las mejores obras del modernismo catalán se encuentran en esta zona, como La Pedrera, Casa Milà, Casa Batlló y la Casa Ametller.

Además, algunas de las calles más famosas de Barcelona se encuentran en la zona del Eixample, como Paseo de Gracia, Rambla de Catalunya, Avenida Diagonal, Gran Vía de las Cortes Catalanas y Balmes.

Y si hemos hablado de residencias famosas y de calles insignes, el Eixample está plagado de monumentos como la archiconocida Sagrada Familia, obra cumbre de Gaudí, la plaza de toros La Monumental, el Teatro Nacional de Catalunya, o la Casa de las Punxes.

Pero el distrito del Eixample permaneció parado mucho tiempo, porque estaba limitado por las fábricas cercanas al Río Besós, y no podía seguir expandiéndose, hasta que en 1986, gracias a que Barcelona fue escogida sede de los Juegos Olímpicos de 1992, estas fábricas son trasladadas fuera de la ciudad y por fin se puede ejecutar un Eixample con la visión utópica de Cerdá bien presente, creando jardines entre las manzanas, con la única presencia de las chimeneas de las antiguas fábricas trasladadas.

Gracias a esa nueva ampliación del Eixample, se construye la Villa Olímpica que dará paso a Poblenou, uno de los barrios más elegidos por la gente joven para vivir.

Con toda esta historia, y con el Eixample convertido en el corazón de Barcelona, esta zona se configura como uno de los mejores sitios para vivir de Europa, y es esa oferta de cultura, ocio y vida cosmopolita, lo que llama la atención de inversores extranjeros que quieren comprar pisos, que ven en Barcelona una ciudad un 40% más barata que el resto de capitales europeas pero con una singularidad que la hace única.

En Ollé Bertrán somos especialistas en la búsqueda de pisos en el Eixample además de asesorar a vendedores de pisos de la zona para que saquen el mejor partido en la venta de su inmueble

Os mostramos este espectacular ático con más de 150m2 y una gran terraza en el centro del Eixample.