Ollé Bertrán

Gris, verde y naranja. El nuevo blanco de 2018.

Si hay algún lugar que marca la tendencia de lo que se va a llevar en los nuevos proyectos de interiorismo, es la Feria del Mueble de Milán.

Mientras llega su siguiente edición, que este año será seguramente en abril, hacemos un repaso por los colores que triunfarán en el 2018.

El gris

El gris es un color que se está empezando a considerar muy seriamente como el “nuevo blanco”. Es un color que admite varios tipos de intensidad, y que permite darle más vida a una estancia, sin llegar a cargar el ambiente.

Es una opción muy interesante para todas aquellas personas que movidas por el espíritu de poner todo absolutamente blanco en sus muebles, han terminado prefiriendo añadir algún punto de color en sus habitaciones y abandonar el totalitarismo del anodino tono blanco ya desgastado.

Al poner una habitación en gris, si tienes los muebles en blanco, estos tomarán protagonismo, y se creará un contraste con la pared, haciéndolos destacar notoriamente.

Además el gris es una perfecta elección para habitaciones más propicias para el descanso, como dormitorios, despachos o salones. Además si es un color que no nos convence, podemos añadir mezclas más oscuras de gris a la habitación, para ver si nos satisface el resultado.

Si tenemos que combinar el gris con otros colores, el hacerlo con muebles y telas blancas, beiges y verdes puede ser una excelente opción.

El naranja

Es uno de los colores que convierten una habitación fría en una habitación cálida.

Debemos ser cuidadosos a la hora de elegir el tono de naranja, y permitirnos escoger un naranja tirando a oscuro, que haga de la habitación un remanso de paz, y aporte una nota de color absolutamente diferente a lo que habíamos visto hasta ahora.

Una habitación naranja posibilita la introducción de otros muebles de colores cálidos, como el amarillo, color que junto al rojo, hace la mezcla perfecta para que surja la explosión de naranja.

También puedes poner muebles de color blanco o incluso negro, dando origen a combinaciones existentes en la naturaleza, si bien nuestro consejo es que actúes con cautela a la hora de usar el naranja ya que en una habitación demasiado pequeña puede resultar un color agobiante, por lo que te recomendamos que si lo combinas con otros colores, y no tienes mucha soltura en la combinación de colores a los que no estás acostumbrado, elijas verdes, azules o marrones.

El verde

El tercer color de moda es el color verde, que es un color de la gama de los fríos, pero que tiene mucha personalidad y con una amplia variedad cromática, lo que implica que hay numerosos objetos de decoración en este color en todo tipo de tiendas de decoración.

Numerosas revistas de decoración han avalado el color verde como uno de los colores de moda y han dicho de él que aporta vitalidad y frescura a los ambientes en los que se coloca, y que es ideal para combinar con otros tonos más ácidos o colores amarillos.

El verde además se lleva en tonos oscuros, y si te atreves a decorar con este color, puedes empezar combinando paredes más claras como grises con otras en verde, y delante de las mismas poner muebles de colores más cálidos como muebles amarillos, un color que como te hemos mencionado, va muy bien con los fondos verdes.

Además escoger el verde te puede venir de perlas incluso en el cuarto de baño, donde puedes hacer un punto de inflexión con tus azulejos blancos si tu baño es de los que solo tienen los azulejos hasta la mitad de la altura de la pared.

El verde combina a la perfección también con suelos de terracota y ayuda a dar a ese ambiente un toque de serenidad y calma que muchas veces se busca en una ciudad.

El interiorismo y la ambientación de espacios

Cuando en Ollé Bertrán nos llega un nuevo cliente que nos pide que le asesoremos para la decoración de su inmueble, disponemos de un servicio a tal efecto, el de “interiorismo y ambientación de espacios”.

Este servicio está a disposición de todos los clientes de Ollé Bertrán, ya sea para que le arreglemos y decoremos una casa para venderla y así poder tener una mejor apariencia, o bien para compradores que necesitan darle un toque especial a la que se va a convertir en su nueva vivienda.