Ollé Bertrán

Monocromo y elegancia: una decoración de altura

Muchas personas están conscientes de que buscan una decoración totalmente sofisticada, saben lo que quieren, saben lo que necesitan, pero no saben del todo cómo encontrarlo. Entonces, te contamos que el mejor amigo de la elegancia, lo sofisticado y lo acogedor, es la tendencia del monocromo. Utilizar un solo color como protagonista de nuestras paredes puede parecer una opción poco creativa, pero la verdad es que hay estrategias para que el contraste pueda gritar que hay vida, mientras la elegancia contiene gran parte de nuestra atención y nuestra mirada. A continuación, te damos cinco tips para que puedas elegir el estilo monocromático para tus paredes y dejes a un lado el aburrimiento.

Un color neutro

El primer paso para comenzar a revestir nuestro piso es la elección de un color. Para una decoración monocromática, es fundamental que este sea neutro para que pueda complementarse con otros colores. Además, dará esa sensación de uniformidad y armonía que estamos buscando.

Luces y sombras

Luego de elegir el color neutro que usaremos como base, tendremos que darle la vuelta. Esto precisará que encontremos esos puntos imaginarios donde crearemos las luces y las sombras; es decir, los contrastes. Para esto, utilizaremos el mobiliario, los textiles o cualquier otro detalle que pueda salirse del fondo.

Incluye tu personalidad

En la elección de colores debes tener en cuenta qué es lo que quieres sentir y con qué tienes sentido de identificación. Los colores y cada elemento escogido deben hablar de ti. Por ello, toma el tiempo que quieras para elegir la paleta de colores adecuada con sus respectivos contrastes.

Busca el confort

No solo debes concentrarte en que las combinaciones de colores estén a la altura del movimiento estético o que los acentos estén escogidos con sabiduría, sino que debes buscar y encontrar el confort en esa paleta de colores. Lo más importante es que te sientas cómodo en tu sala de estar y que tu piso alcance esa característica de espacio sofisticado.

Menos es más

Aunque te parezca que tu sala de estar ha pasado de estar atiborrada de atractivos visuales a una calma visual abrumadora, recuerda que menos es más. Por restar elementos y tener unicidad a la hora de decorar, no quiere decir que hayas perdido en el intento. ¡Todo lo contrario!