Ollé Bertrán

Pintar a medias como estilo decorativo

Es probable que la idea de “dejar las cosas a medias” no te agrade demasiado. Sin embargo, hay una tendencia irresistible que se empeña en remarcar cuán grandiosas pueden verse nuestras paredes si jugamos con dos tonalidades… Y a medias. El half-painted puede dar a nuestro salón, cocina, habitaciones o terraza, una personalidad que nunca antes creímos alcanzar. Las reglas no existen, pero para que el half-painted funcione, algunos expertos han hecho sus recomendaciones. A continuación, te daremos cinco consejos para que puedas personalizar tu casa con esta pintura… A medias.

No es un rodapié

Puedes confundir la tendencia del half-painted con un zócalo. No hay nada más equivocado y hay que evitar cualquier riesgo de confusión. Por ejemplo, si un rodapié se mantiene a un metro de distancia del suelo, con esta tendencia la pintura llega un poco más arriba.

La perfección es reemplazable

Si eres de esas personas que no se lleva bien con los detalles mínimamente cuidados, esta forma de personalizar tus paredes irá con tu estilo de vida. No es preciso que cuides la perfección de las líneas, ya que es un método experimental. ¡Diviértete!

No solo vale la horizontalidad

Al momento de diseñar los colores y las formas de cómo crearás esa “pintura a medias”, será muy importante que consideres otras formas más allá de la horizontalidad. Si eres más atrevido en tu forma de vivir, pensar y soñar, pintar con líneas verticales, inclinadas o efectos de degradación será una buena opción.

Puedes pintar más allá de las paredes

El half-painted no solo es válido para las paredes, sino que puedes añadir al juego tus objetos decorativos favoritos. Puedes incluir en la escena a tu juego de vajillas, tus floreros, tus cuadros y mucho más. ¡Deja que la imaginación vuele!

No olvides el contraste

Después de todos estos detalles, no puedes olvidar lo importante que será establecer un contraste marcado entre los colores escogidos. No será muy divertido que des muchos puntos a la opacidad, a los grises o a los tonos muy brillantes sin un factor de equilibrio.