Ollé Bertrán

Prepara tu casa para las altas temperaturas

Se acerca el verano y aunque estamos entrando en la nueva normalidad, este año nos tocará estar mucho más tiempo en casa, por eso de mantener las distancias de seguridad y seguir intentando evitar más contagios de coronavirus.

Como esta época es sinónimo de altas temperaturas desde Ollé Bertrán queremos darte algunos consejos para que las altas temperaturas en casa se soporten lo mejor posible.

Cuando pensamos en calor, lo primero que pensamos es en utilizar el aire acondicionado, pero existen muchas soluciones prácticas para que tu casa aguante mejor las temperaturas, sin tener que abusar de su uso y sin que aumente la factura de la electricidad.

En estos días en los que disponemos de muchas horas de luz, una de las cosas básicas para evitar que se recaliente tu hogar es evitar el sol, y para ello debes mantener las persianas semi-bajadas y las ventanas cerradas durante las horas de más calor. También puedes ayudarte con cortinas que no dejen traspasar tanto la luz del sol ni el calor. Y además es una buena idea instalar contraventanas o toldos para protegerte del sol.

Por el contrario, hay que aprovechar cuando hay menos luz, es decir, en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde-noche para abrir las ventanas y ventilar la casa. Además ahora con el coronavirus ventilar la casa es algo muy importante que debes hacer todos los días para que en caso de que haya virus dentro se pueda dispersar. Lo mejor es intentar que haya una ventilación cruzada, es decir, abrir ventanas que sean opuestas para crear corrientes de aire y que se refresquen todas las habitaciones.

El uso de ventiladores en casa también es útil porque aunque no rebajan la temperatura, sí que mantienen el aire en movimiento, si además le colocas botellas de agua congeladas detrás, conseguirás que se enfríe el flujo de aire. Si no, también puedes optar por un nebulizador de agua, que es un aparato más avanzado que el ventilador de agua y refresca el ambiente a través de la humedad.

No obstante, para que esto funcione y aunque tengas que usar el aire acondicionado en algunos momentos, una de las cosas que tienes que hacer antes de que venga el verano es revisar las ventanas, así como mejorar el aislamiento de techos y paredes para evitar las pérdidas energéticas.

Una vez que te proteges del sol de fuera, llega la hora de mejorar la casa también por dentro y una de las soluciones que tienes que tener en cuenta para mantener una temperatura más fresca son los textiles a utilizar tanto en sofás como en sillones: materiales como el algodón o el lino rebajan la temperatura de los sitios donde pasamos más tiempo. Esto es trasladable también para la ropa que utilices dentro de casa, que tiene que ser fresca y cómoda tanto la de vestir como la ropa de cama.

Evita usar electrodomésticos como la secadora o hervir y cocer alimentos, que provocan subidas de temperatura y generan mucho calor, así como tender la ropa en las horas más calurosas.

Y si tienes plantas aprovecha para regarlas por la noche, ya que así aumentarás el nivel de humedad del ambiente y conseguirás una sensación de frescor.

Si vives en una casa con más de una planta, has de saber que la parte superior suele concentrar más calor que la inferior, por lo tanto, evita esa zona en las horas de más calor.

Pero para estar a gusto y combatir el calor en nuestro hogar, no solo depende de las mejoras que te hemos comentado para tu casa, sino que tú mismo con una dieta equilibrada, basada en alimentos ricos en agua y manteniéndote hidratado durante todo el día, también notarás que rebajas tu temperatura corporal y por tanto no sufres tanto el calor.