Ollé Bertrán

Propósitos para cuidar tu casa en 2019

Como todos los años, llega el momento de hacer propósitos, el dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, etc., está muy bien, pero ¿qué pasa con nuestra casa? Aquí es donde pasamos la mayor parte del tiempo y además es nuestro refugio cuando por fin terminamos el día. Llegar a un hogar seguro y confortable nos da armonía y seguridad, aquí os damos algunos consejos para anticiparnos a cualquier eventualidad y tener una casa cuidada:

  • Electricidad: es uno de los temas más importantes a los que hay que prestar atención en una casa. Casi todo lo que usamos es eléctrico, electrodomésticos,  calefacción, aire acondicionado y por supuesto la luz. Pues bien, es recomendable revisar las instalaciones una vez al año para evitar algún cortocircuito que pueda provocar algo peor, así como revisar los electrodomésticos y tener siempre bombillas a mano por si se funde alguna.
  • Fontanería: en la misma línea que el apartado anterior, este punto también es fundamental. Hay que revisar las llaves de paso y las tuberías anualmente, comprobar que no hay fugas y revisar los grifos.
  • Calefacción: en este caso va a depender del tipo de calefacción que se tenga, pero no está de más revisar lo que tengamos en casa con la ayuda de un profesional.
  • Ventanas: es una de las cosas fundamentales en la casa, dan luz y permiten la ventilación, pero si no están en buenas condiciones pueden hacernos gastar mucho dinero en calefacción en invierno y en aire acondicionado en verano, con lo que deben ser herméticas y contar con un buen aislamiento. Asimismo, hay que comprobar los cierres y las persianas.
  • Luz solar: si tienes la suerte de tener luz natural en casa, debes saber que además del consiguiente ahorro en iluminación, también sirve como fuente de calor. Lo único que tienes que hacer es abrir las cortinas cuando el sol entre por la ventana y cerrarlas cuando se vaya, pero ojo, pon especial cuidado en si la luz del sol da directamente a algún mueble o tapicería porque en ese caso, podría estropearse.  
  • Jardines: si tenemos la suerte de tener jardín, tenemos que saber que también es nuestra responsabilidad mantenerlo en perfectas condiciones. Evitando que las plantas y/o los árboles puedan provocar que se dañe alguna parte de la casa o lo que es peor, de algún vecino. Hay que podar y mantener esta zona muy bien cuidada.
  • Puntos débiles: si vives en una casa independiente o chalet, es importante prestar atención a los techos (por las lluvias o nevadas) y a la chimenea.

Para todo esto que hemos comentado, lo mejor es contratar a un profesional que se encargue del mantenimiento del hogar, nos puede resultar más caro, pero a la larga, si no contamos con los servicios de un experto, puede que en caso de accidente, se agrave el problema. Una solución, podría ser, destinar un pequeño presupuesto anual para que nos realicen este tipo de actividades, así no tendremos que desembolsar el dinero de una vez.

Junto con los puntos enumerados anteriormente, hay otra serie de factores que igualmente influyen para conseguir que nuestra casa esté cuidada, y estos son:

  • Espacio: una casa con muchos muebles y donde no fluya el espacio, cuesta más trabajo de mantener. Deshazte de muebles inservibles y compra o reutiliza los que sean más prácticos, de este modo la casa se verá más amplia y luminosa.
  • Orden: es fundamental mantener el orden en una casa para que luzca cuidada. Desde la cocina o el baño hasta el dormitorio y sus armarios. Todo debe estar ordenado para que las cosas no se estropeen, sepamos donde están y donde colocar cada una. Para ello, sírvete de organizadores y diversas formas de almacenaje que existen.
  • Color: los colores claros dan mucha armonía a la casa y además son más fáciles de mantener. Aun así puedes valerte de telas y objetos que le den ese toque de color a las diferentes estancias.

Con estos aspectos básicos pero no por ello sin importancia, podremos mantener nuestra casa cuidada el año que viene y siempre…