Ollé Bertrán

Qué es la domótica y cómo puede facilitarnos la vida

La domótica son los sistemas que se pueden utilizar para automatizar una vivienda o un edificio aportando diversos servicios tales como seguridad, bienestar, comunicación, etc., integrando las nuevas tecnologías y cuya finalidad es facilitarnos la vida.

Con la instalación de los diferentes equipos, ya sea en nuestra casa particular o ya sea en un edificio, conseguiremos que haya una gestión inteligente de todo tipo de instalaciones tales como climatización, iluminación, de agua caliente, etc.

El hecho de monitorizar el consumo de todos estos servicios, permite que se pueda saber cuándo se consume más o menos y por lo tanto el usuario puede adaptar sus hábitos, de modo que pueda reducir el coste de las facturas de dichos gastos y además se contribuya a un ahorro energético.

Dentro de la vivienda, hay diferentes aplicaciones de domótica, entre otras:

  • Luz: mediante la conmutación y la regulación de la luz, es decir, bombillas de bajo consumo, que sean regulables en intensidad y con la posibilidad de luces ‘inteligentes’ que se enciendan cuando capta una presencia, todo ello encaminado a reducir la factura de la electricidad.
  • Radiadores y climatizadores: con regulación automática de horarios de uso que ayude a la eficiencia energética.
  • Indicadores de consumo de energía con activación y desactivación de enchufes.
  • Persianas y toldos: con regulación de apertura y cierre para aprovechar mejor la luz solar.
  • Ventanas y puertas: con detección de si se queda alguna ventana o puerta abierta en caso de que esté activado el aire acondicionado o la calefacción.    

Y para edificios, además de usar también la luz regulada con detectores de paso para no dejar la luz permanentemente encendida, podemos incluir:

  • Controles de acceso sin llave
  • Detectores de humo, gas o agua
  • Monitorización de seguridad y sistemas de alarma.
  • Imágenes de cámara para porteros automáticos con visualización de la persona

Por supuesto, todas estas aplicaciones que hemos comentado, cuentan con la posibilidad de hacerlo remotamente mediante herramientas electrónicas que pueden utilizarse teniendo una conexión a Internet y desde nuestro propio móvil. Así, podremos controlar este tipo de instalaciones estando fuera de casa y tener nuestro hogar a punto para cuando volvamos (por ejemplo, encendiendo la calefacción o el aire acondicionado una hora antes de llegar, para que cuando entremos esté a la temperatura deseada).

Para elegir el sistema de domótica adecuado a cada uno, es importante saber una serie de cosas, para empezar, las características arquitectónicas de la vivienda, ya que hay que diferenciar el uso que se le dé a cada estancia, pero también es importante que se adapte al modo de vida del usuario, ya que esto influirá también dependiendo del perfil si es joven o mayor, si trabaja fuera o en casa, etc.

Si la pregunta es si instalar estos sistemas resulta costoso, la respuesta es que con el avance de las tecnologías, cada vez resulta más accesible y por supuesto no tenemos que instalar todo de golpe, se puede hacer un estudio de las características de la casa o del edificio e ir instalando los equipos progresivamente para ir aplicando la domótica a nuestro día a día.

Además de la ventaja de eficiencia energética y reducción de facturas, la domótica también sirve para mejorar el bienestar de los usuarios mediante la activación/desactivación de sistemas de climatización, aporta seguridad, como hemos mencionado anteriormente con el uso de detectores de gas, humo o agua así como con las cámaras de vigilancia y permite una mayor accesibilidad para personas que tengan movilidad reducida o estén discapacitadas.

Lo mejor, es acudir a los especialistas para que hagan una valoración de nuestra situación particular y nos ofrezcan lo que mejor nos convenga según nuestras necesidades. Aunque todavía no estemos familiarizados con todas las opciones que nos ofrecen este tipo de instalaciones, cada vez son más los edificios de nueva construcción que aportan este plus de nuevas tecnologías al servicio del propietario. Teniendo en cuenta que los siguientes compradores de casas serán los de la generación llamada Millennials, que han crecido y están al día de estas tecnologías, la demanda de este