Ollé Bertrán

He heredado un inmueble ¿Cómo puedo venderlo?

Son muchos los casos de las personas que reciben un inmueble en una herencia y es entonces cuando surgen diferentes dudas como cuánto puede costar heredar ese inmueble o si se puede vender una vivienda heredada.

Las opciones una vez que se hereda una vivienda dependerá de las necesidades y de lo que el propietario quiera hacer, ya que siempre existe la opción de quedárselo para uso personal, alquilarlo para poder obtener rentabilidad a medio-largo plazo o de venderlo para que la rentabilidad sea de forma inmediata.

Teniendo en cuenta que no existe un tiempo determinado para poder vender una vivienda que se ha heredado, sí que hay que tener en cuenta una serie de pasos y de trámites a seguir para poder venderla.

  1. El primer paso es recopilar toda la documentación necesaria con respecto a la herencia entre la que se incluye el certificado de defunción y el certificado de últimas voluntades, para conocer si hay testamento y en qué notaría se encuentra. El certificado defunción se solicita en la propia funeraria o en el Registro Civil y el certificado de últimas voluntades se puede solicitar 15 días después del fallecimiento en el Registro General de actos de últimas voluntades y para ello, hay que presentar el certificado de defunción y el pago de la tasa correspondiente.
  2. Una vez en la Notaría se procederá a realizar la escritura de adjudicación de la herencia y las escrituras de la casa firmando ante notario, y esto es fundamental para poder cambiar el nombre del titular de la vivienda y poder realizar la venta posterior.
  3. Una vez somos titulares de la vivienda hay que liquidar dos impuestos:
    1. El Impuesto de Sucesiones y Donaciones: que depende de cada comunidad autónoma  y para el que contamos con un plazo de seis meses con posibilidad de prórroga si se solicita para poder abonarlo. En Cataluña el impuesto de sucesiones depende de varios factores:
      1. Del valor de la vivienda, que cuanto mayor sea, mayor cantidad de impuestos habrá que pagar.
      1. Del grado de parentesco, en cuyo caso, cuanto más cerca sea el grado de parentesco menor porcentaje habrá que aplicar.
      1. Del patrimonio del fallecido, es decir, el impuesto será mayor si la persona cuenta con un gran patrimonio.
      1. Del tipo de vivienda, ya que si la vivienda heredada era la residencia habitual de la persona fallecida y los herederos son el/la cónyuge y/o sus hijos, se puede llegar a tener una bonificación del 99%.
    1. El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana o plusvalía municipal que grava la revalorización del terreno durante los años en que el fallecido ha sido propietario del inmueble. Con este impuesto hay que tener en cuenta que si no se efectúa la venta de la vivienda durante el año en que se ha heredado, habrá que volver a pagar el impuesto al año siguiente.
  4. Con los impuestos liquidados y toda la documentación anterior hay que acudir al Registro de la Propiedad para poder cambiar la titularidad del inmueble a nuestro nombre. Para ello, habrá que entregar una documentación determinada dependiendo de si existe o no testamento y de si hay uno o varios herederos.

En el momento en que hayamos realizado todos estos trámites, estaremos en condiciones de poder poner el inmueble a la venta, lo más recomendable es hacerlo a través de una agencia inmobiliaria, ya que ellos pueden asesorarnos durante todo el proceso hasta el momento en el que somos propietarios del inmueble y nos ayudarán a gestionar toda la documentación y los trámites necesarios incluyendo los impuestos, y una vez somos propietarios pueden gestionar todo el tema de la venta del inmueble, sobre todo, en el caso de que no tengamos mucho tiempo para poder dedicarnos a la venta o en el caso de que haya más herederos, ya que nuestra agencia inmobiliaria velará por nuestros intereses y conseguirá los mejores resultados y que podamos vender el inmueble lo antes posible.

Ollé Bertrán

Las ventajas de preparar una vivienda para alquilar más rápido

En nuestro país, cada vez tenemos más asumido que para poder vender o alquilar una vivienda hay que realizar una serie de mejoras, entre las que pueden incluirse reformas, para que la venta o el alquiler se hagan rápido y se saque una buena rentabilidad.

Está claro que ante la oferta existente, hay que poder diferenciarse para poder llamar la atención de los futuros inquilinos y para ello, hay que invertir en la preparación de la vivienda para poder alquilar más rápido, estos son algunos consejos básicos.

  • Dar una nueva capa de pintura: lo primero que hay que hacer es aprovechar para dar una nueva capa de pintura, de modo que la casa presente un aspecto completamente nuevo y renovado, como no sabemos los gustos de los futuros inquilinos, lo mejor será optar por colores neutros que además ayuden a la amplitud visual y que haya mayor luminosidad.
  • Mejorar la iluminación: es un aspecto fundamental de cualquier vivienda, lo mejor es crear puntos de luz que contribuyan a diferenciar espacios y potenciar la luz en sitios donde haya menos.
  • Cambiar los suelos: el suelo sufre mucho desgaste y un suelo nuevo mejora mucho el aspecto de una vivienda. No hace falta gastarnos demasiado dinero pero es preferible renovar por completo el suelo y darle un aspecto uniforme a la vivienda.
  • Redistribuir el espacio: es preferible que haya pocos muebles y que estén bien distribuidos y sean versátiles a que haya demasiados. En el mercado hay muchos muebles baratos y cómodos que pueden mejorar mucho el aspecto de la vivienda dando un aspecto más actual.

En este punto hay que procurar no dejar ningún tipo de decoración personal sino que los muebles y los objetos sean neutros y despersonalizados.

Por otro lado, si te decides a alquilar el inmueble vacío, una buena idea puede ser colocar muebles de cartón, que ayuden a que las visitas tengan una mejor idea del espacio.

  • Repasar todo y arreglar averías: hay que hacer una revisión general tanto de las instalaciones como de cualquier objeto o utensilio que no funcione y dejarlo todo en perfectas condiciones. En el caso de que los electrodomésticos o los enseres estén demasiado viejos, habrá que sustituirlos.
  • Actualizar cocina y baños: si no podemos realizar una reforma completa ni de la cocina ni de los baños, se puede optar por actualizarlos, por ejemplo pintando los azulejos o cambiando las puertas de los armarios, renovando los enseres, etc.
  • Todo limpio y ordenado: por último, y no porque sea menos importante, el aspecto de nuestra vivienda de alquiler tiene que ser limpio y ordenado, es imposible alquilar una vivienda que no esté en buenas condiciones.

Otros aspectos a tener en cuenta el día de la visita es haber ventilado la casa previamente pero mantener una temperatura relativamente agradable para que la visita no resulte incómoda, ese día hay que prestar especial atención a la limpieza y el orden, asimismo, es interesante tener algún ambientador de algún olor agradable o colocar flores frescas ese día para que la vivienda huela bien.

Si ponemos en alquiler nuestra vivienda a través de una agencia inmobiliaria ellos conocen perfectamente todas estas técnicas que ayudan a mejorar el aspecto de una vivienda para poder alquilarla mucho antes, asimismo se encargarán de realizar la publicidad adecuada para que nuestro inmueble llegue al mayor número de personas posible. Realizarán un filtro de futuros inquilinos, estudiando tanto su solvencia como sus características particulares para que hagamos una elección correcta y atenderán a todas las llamadas y todas las visitas, además nos ayudarán a redactar el contrato de alquiler o de arrendamiento para que todo se haga de una forma legal y con todas las garantías.

En Ollé Bertrán contamos con un servicio especializado en administración de alquileres, realizamos estudios de rentabilidad tanto para pisos y locales en venta como de alquileres y traspasos, entre los que incluimos la planificación de reformas, rehabilitaciones, reparaciones, eliminación de barreras arquitectónicas, etc. Contamos con un equipo profesional y especializado que asumirá el proyecto en su totalidad y se ocupará tanto de los aspectos técnicos como de la asesoría jurídica y fiscal necesaria para poder llevarlo a cabo.

Ollé Bertrán

Pon en orden tu casa para el nuevo año

Despedimos el año 2020, un año atípico y marcado por la pandemia del coronavirus, y empezamos el nuevo año con la esperanza de que todo poco a poco vaya a mejor, y como siempre, con nuestra lista personal de propósitos, después de haber pasado un confinamiento y de tener que seguir pasando mucho tiempo en casa, uno de esos propósitos debería ser poder mantener nuestra casa limpia y ordenada para poder pasar todo el tiempo que necesitemos o estemos obligados a quedarnos en ella, lo mejor posible. Por eso, desde Ollé Bertrán te damos las claves para poner en orden tu casa en el nuevo año.

Para poder realizar una buena limpieza a fondo y ordenarlo todo hay que seguir una serie de pasos, empezando por realizar una buena y correcta planificación de las tareas.

  1. Elige un par de días en los que puedas disponer de todo el tiempo para poder realizar todas las tareas sin interrupciones.
  2. Reúne todos los utensilios y los productos que vayas a necesitar para realizar la limpieza.
  3. Organiza las tareas de limpieza por habitaciones, lo más recomendable es  empezar por las cosas que menos nos guste hacer para dejar lo que preferimos para el final, así evitarás cansarte demasiado con cosas que medio te gusten y que luego no tengas demasiadas ganas o energías para hacer tareas que te disgustan más.

Estos son los tres grandes pasos básicos que hay que empezar a contemplar antes de limpiar y ordenar tu casa, para poder seguir facilitando las tareas de limpieza, lo mejor es establecer categorías: armarios, objetos, libros, papeles… y  dentro de estas categorías que sean más amplias, se pueden establecer subcategorías, como por ejemplo, los armarios, que incluyen ropa de verano y ropa de invierno, pues esas dos serían subcategorías. Una vez que está todo planificado es el momento de ponerte manos a la obra:

Deshazte de todos aquellos objetos, ropa, libros y enseres que no utilizas o están demasiado viejos o estropeados. Resulta bastante útil que utilicemos una caja donde poder guardar todas aquellas cosas que vayas a poder reciclar y darles una segunda oportunidad.

No solo se trata de realizar limpieza de armario y descartar todo aquello que ya no usas o que no te queda bien sino que esto es trasladable a objetos de la cocina, como por ejemplo electrodomésticos, objetos que tengas acumulados y no utilices nunca, así como la propia despensa, descartando todos aquellos productos de alimentación que hayan caducado.

Al ordenar las estanterías, es interesante también revisar aquellos libros antiguos o que ni siquiera te hayas leído y poder reciclarlos, hacer un repaso de todas las revistas y folletos que tampoco necesites y reciclarlos, así como todo el papeleo que se va acumulando día a día y que ocupa mucho sitio y sin embargo no sirve para nada.

Asimismo, y del mismo modo en que hemos hecho limpieza de cosas físicas también resulta interesante realizar una limpieza digital, ya que aunque no nos demos cuenta, también vamos acumulando material digital que aunque no ocupe espacio en un lugar físico, sí que resulta irrelevante y nos mantiene de alguna forma desordenados: repasa la lista de contactos y elimina a todos aquellos que sabes que ni has llamado ni vas a llamar, haz lo mismo con todas aquellas aplicaciones que tienes descargadas en tu móvil y que nunca utilizas y repasa tu bandeja de entrada y date de baja en todas las newsletters que tampoco suelas leer.

Todo este trabajo se puede hacer con la ayuda de toda la familia, de manera que cada uno con su edad y su propia especialización, pueda realizar determinadas tareas para ayudarte a limpiar y ordenar en un menor espacio de tiempo, y además es una manera de que todos se impliquen y aprendan a realizar sus propias tareas de orden y limpieza con sus propios objetos.

Hablar de orden y limpieza significa afrontar nuestra vida diaria de una manera limpia y ordenada en todos los aspectos, tanto en el lugar donde vivimos como en nuestra zona digital, así nos centraremos en las cosas que realmente importan.

Ollé Bertrán

¿Cuáles son los gastos que tiene que asumir el vendedor de un inmueble?

La mayoría de las personas que pone un inmueble en venta, desconoce que esa operación también implica una serie de gastos, incluyendo impuestos, por eso aunque vender un inmueble siempre sale rentable, es interesante saber cuáles son los gastos que tiene que asumir el vendedor de un inmueble.

Gastos que asume el vendedor antes de vender una vivienda

El vendedor de un inmueble tiene que disponer de una documentación específica antes de vender su vivienda entre la que se incluye:

  • El certificado de eficiencia energética: que es un documento que tiene que aportar el vendedor tanto si vende su inmueble a través de una agencia inmobiliaria como si lo hace de forma particular. Este documento incluye la información energética de la vivienda y se obtiene a través de una empresa especializada que enviará a un técnico que nos realizará un informe para conseguir la etiqueta energética. El precio depende de la empresa contratada y de las tasas del Ayuntamiento y puede llegar a costar unos 100€ más IVA además de las tasas.
  • La cédula de habitabilidad: en el caso de Cataluña este documento es obligatorio para vender una vivienda y certifica que el inmueble cumple con los requisitos mínimos de seguridad. Tampoco hay un precio estándar y depende de la vivienda y de la empresa, así como de las tasas del Ayuntamiento. Para un piso de unos 80 metros cuadrados son aproximadamente 120€ con tasas incluidas.
  • La nota simple: es un documento bastante económico 9€ que se puede solicitar en el Registro de la Propiedad, y que aunque es normalmente el comprador quién lo solicita para comprobar el titular de la vivienda y que el inmueble esté libre de cargas, es interesante que el vendedor lo solicite y compruebe los datos previamente.

En el caso de que en la vivienda no tenga hipoteca pero no esté cancelada en el registro esto aparecerá en la nota simple, por lo tanto, tendremos que proceder a la cancelación registral de la hipoteca, cuyo precio varía en función de si lo hacemos a través de nuestro banco o una gestoría independiente o por nuestra cuenta yendo desde los 1.100€ a los 400€.

Gastos que asume el vendedor durante la venta de una vivienda

En el momento en que tenemos un comprador, hay que realizar una serie de gastos, como son los gastos de la escritura pública en la Notaría entre los que se incluyen los honorarios del notario y que aunque suelen correr a cargo del comprador, el vendedor tiene que hacerse cargo de la escritura pública de compraventa y los gastos variarán en función del precio del inmueble.

Asimismo, si se ha solicitado los servicios de una agencia inmobiliaria para vender el piso, habrá que pagar la comisión que oscila entre un 3% y un 7% sobre el precio de venta.

Gastos que asume el vendedor después de vender una vivienda

Con la casa ya vendida hay que abonar una serie de impuestos entre los que se incluyen:

  • IRPF: que hay que pagar en el caso en que hayamos obtenido una ganancia patrimonial, es decir, que la diferencia entre el valor de adquisición (valor de compra) y el de transmisión (valor de venta) salga positivo, en cuyo caso tributará en un porcentaje que va entre el 19% al 23% dependiendo de la ganancia obtenida. No obstante,  hay exenciones a este pago,  como por ejemplo: si se es mayor de 65 años, si se reinvierte el dinero obtenido en una nueva vivienda o si se da el piso en dación en pago.
  • Impuesto sobre el Incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal: este impuesto tiene que ver con el valor del suelo y el aumento del valor experimentado durante los años en que hemos sido propietarios, para ello, se tiene en cuenta el valor catastral, los años de propiedad y el coeficiente y porcentaje estipulado por el Ayuntamiento.
  • Impuestos sobre Bienes Inmuebles (IBI): este impuesto corresponde pagarlo al propietario del inmueble con fecha 1 de enero, no obstante, en muchos casos se negocia el pago entre el comprador y el vendedor, de ser así, cada uno pagaría por los meses en los que va a ser propietario del inmueble durante ese año.

En Ollé Bertrán disponemos de un servicio de asesoría jurídica donde ponemos nuestra experiencia, tanto jurídica como fiscal, al servicio de nuestros clientes para ayudarles a minimizar los riesgos de cualquier operación.

Ollé Bertrán

Tendencias para vestir tus paredes más allá de la pintura

La mayoría de la gente se limita a decorar las paredes (si es que realmente podemos llamarlo así), con pintura, y dependiendo de nuestros gustos, habrá más o menos color, pero la realidad es que una pared forma un elemento fundamental de la vivienda y por lo tanto, puede aportar muchísimo a nuestra decoración.

Desde nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán te vamos a dar algunas ideas para vestir tus paredes más allá de la pintura.

  • Papel pintado y vinilo: es una de las primeras opciones que utilizamos en el caso de no querer dejar nuestras paredes simplemente con pintura, en su favor, podemos decir que los papeles pintados y los vinilos actuales está muy mejorados y hay multitud de diseños, dibujos y estampados que se pueden adaptar a cualquier decoración. Igualmente son fáciles de limpiar y de colocar. No obstante, el vinilo es más recomendable para las zonas húmedas.
  • Baldosas de cerámica: aunque las baldosas de cerámica están relegadas a la cocina o a los cuartos de baño, en realidad, es un material muy útil, que soporta muy bien la humedad y que se puede utilizar en todas las paredes. En la actualidad existen multitud de formatos cerámicos diferentes, tanto en cuestión de tamaño como en colores o efectos, algunos incluso imitando otras texturas y materiales. La ventaja de las baldosas de cerámica es que ayudan a disimular defectos, además de que es un material muy fácil de instalar y muy resistente.
  • El mármol: aunque al igual que las baldosas de cerámica siempre se utiliza para los baños o las cocinas, se trata de un elemento natural que aporta elegancia a cualquier estancia. El mármol tiene una gran variedad de colores, pero como siempre, los blancos aportarán más luminosidad y los colores oscuros quedarán mucho más elegantes pero no se puede abusar de ellos para que no quede la estancia demasiado oscura.
  • La madera: es uno de los elementos más cálidos y naturales para revestir paredes, asimismo, existe una gran variedad de colores (teniendo en cuenta que los tonos de madera más claros cargan menos los ambientes que los oscuros) puedes elegir revestir la pared completa o a media altura.
  • La piedra: aunque la mayoría de las veces este elemento se emplea en el exterior de las viviendas, también se puede colocar en el interior, aportando un toque rústico y natural. Se trata de un material muy versátil que funciona muy bien en diferentes estancias: salón, baños y cocinas. Si no tienes demasiado presupuesto para colocar piedra natural, puedes optar por utilizar baldosas o paneles que imitan muy bien la piedra y son mucho menos costosas.
  • El ladrillo visto: que puede ser auténtico o de plaqueta que imita el material, esta opción no solo sirve para decorar una casa rústica sino que también es una decoración apta para el estilo industrial si se combina con ese tipo de elementos. Los hay con acabado envejecido o de colores diferentes e incluso si te atreves, puedes combinar ladrillos de diferentes tonalidades, lo más recomendable para no recargar la habitación sería poner una pared de ladrillo visto y el resto dejarlo con pintura.
  • El cemento pulido: se trata de un material sencillo que aporta neutralidad y armoniza con estilos diferentes: con la cerámica, con el ladrillo visto o con cualquier otro material. Si tu casa tiene un estilo contemporáneo, esta es la opción más adecuada, aunque también combina muy bien con estilos industriales o incluso rústicos.
  • Paneles de vidrio: teniendo en cuenta que los pisos suelen ser bastante pequeños, los paneles de vidrio se perfilan como una de las mejores propuestas para separar estancias y aportar amplitud y luminosidad. Se puede hacer una pared completamente de cristal o combinarla con hierro forjado. Entre sus ventajas, además de aportar luz, son fáciles de limpiar y dan un toque moderno.
  • Paneles 3D: si eres más atrevido, puedes optar por los paneles decorativos en 3D, el material suele ser de poliuretano y eso hace que se mejore el aislamiento y la humedad de las paredes. Estos paneles vienen en módulos y aporta un efecto de volumen que se puede adaptar a cualquier espacio.

Como vemos, existen muchas posibilidades para revestir tus paredes y darle un toque de originalidad, a la vez que puedes aportar un estilo diferente a tu hogar.

Ollé Bertrán

Licencias de obras: qué son y cómo solicitarlas

Si no queremos encontrarnos ningún problema a la hora de acometer cualquier obra o reforma en nuestra vivienda, lo primero que tenemos que hacer antes de realizar cualquier cambio, es averiguar si vamos a necesitar una licencia de obra.

Una licencia de obra, por tanto, es un permiso para poder realizar cualquier tipo de construcción o reforma requerido por una administración local. El objetivo de estas licencias es comprobar que cualquier obra o reforma que se realiza esté adecuada a lo que establece la normativa urbanística.

Existen dos clasificaciones de licencias de obra: licencias para obra menor y licencias para obra mayor.

Las licencias de obra mayor se solicitan en el Ayuntamiento correspondiente y siempre y cuando la reforma o la obra, suponga una modificación de la estructura o de los elementos comunes de la edificación.

En este caso, la licencia de obra mayor requiere un proyecto que esté elaborado por un arquitecto o un arquitecto técnico. Entre los trabajos más comunes que se suelen realizar para los que hace falta una licencia de obra mayor encontramos:

  • La construcción de una nueva planta.
  • El cambio de uso de un inmueble.
  • La modificación en la estructura de una edificación.
  • La ampliación en altura y en el volumen.
  • Los diferentes trabajos de rehabilitación de un edificio.
  • Los diferentes trabajos tanto en los elementos comunes del edificio como aquellos relacionados con la protección contra incendios.

El coste de una licencia de obra mayor se sitúa en tu un 2% y un 5% del presupuesto de la obra sin IVA.

Es muy importante saber que la solicitud de una licencia de obra mayor es obligatoria, y el hecho de no haberla solicitado, supone que la persona que ejecute el trabajo será responsable de cualquier accidente, además de que podrá recibir una denuncia por parte del Ayuntamiento con multas que ascienden a un mínimo del 2% del valor de la obra.

Las licencias de obra menor, por su parte, son licencias que se aplican a trabajos más sencillos, que normalmente afectan a la estructura y la distribución del interior de una vivienda. En cuanto a los tipos de trabajos que requieren una licencia de obra más menor, encontramos:

  • La instalación de cerramientos.
  • La colocación de revestimientos.
  • Las obras tanto de fontanería como de electricidad.
  • La eliminación de obstáculos para personas con discapacidad.
  • Cualquier pequeña reparación.

Aunque estos trabajos pueden afectar tanto al interior como al exterior de una vivienda o de un local,  en principio tienen que ser trabajos más sencillos, ya que en el caso de que sean trabajos que modifiquen la estructura, como hemos dicho, habrá que solicitar la licencia de obra mayor.

Esta licencia al igual que la anterior también se solicita en el Ayuntamiento correspondiente normalmente en la Delegación de Urbanismo.

El coste de una licencia de obra menor está entre el 3% y el 5% del coste de los trabajos que se lleven a cabo sin el IVA, el cual solo se aplicaría en un presupuesto superior a los 10.000€.

No obstante, si nos quedan dudas con respecto al tipo de trabajo que vamos a realizar en nuestra vivienda y no tenemos claro cuál es la solicitud que tenemos que hacer, el Ayuntamiento es quien determina qué tipo de licencia es necesaria para según el trabajo que se vaya a realizar.

Si en principio la licencia de obra mayor la puede solicitar el propio arquitecto o arquitecto técnico, la licencia para obra menor, la puede solicitar el propietario de la vivienda o incluso la empresa que lleve a cabo los trabajos.

En cualquier caso, y al igual que ocurre con la licencia de obra mayor, es obligatorio solicitar la licencia de obra menor, ya que si no contamos con ella, también puede acarrearnos otro tipo de sanciones.

Aunque tengamos los permisos oportunos, no está de más comunicarle a la comunidad de propietarios que vamos a realizar algunos trabajos o reformas en casa, ya que teniendo los permisos, no tenemos por qué tener ningún problema.

En Ollé Bertrán disponemos tanto de servicio de Arquitectura Técnica para la rehabilitación y reformas del hogar, como un servicio de ingeniería para cualquier proyecto de obra o reforma que necesite un edificio.

Confía en nuestros expertos, tanto para la consulta sobre cualquier licencia de obra que necesites en un inmueble, como para poder tramitar su obtención con todas las garantías.

Ollé Bertrán

Cómo integrar los pasillos en la decoración de tu hogar

Los pasillos tuvieron su origen para que se pudiera pasar de una estancia a otra de una manera independiente y no tuvieran que cruzarse las habitaciones para llegar de un sitio a otro. Por eso, y aunque los pasillos sirvan para dar privacidad e intimidad, también es cierto que en muchas ocasiones ocupan demasiados metros cuadrados que solo sirven para esa distribución y que en realidad no se usan.

Sin embargo, existen multitud de posibilidades e ideas decorativas para poder aprovechar un pasillo, aquí mostramos algunas soluciones.

Integrar pasillos con mucho espacio

Está claro que si el pasillo es bastante espacioso, la idea principal para poderlos integrar siempre es buscar una nueva forma de almacenaje:

  • Si se trata de un pasillo que comunica la cocina con alguna otra estancia, se puede colocar una despensa que sirva para abastecer la cocina, o cualquier armario que sirva incluso para meter la lavadora y la secadora y se gane espacio en la cocina.
  • Si está en el pasillo de la entrada, lo ideal es colocar un armario donde podamos guardar todas las cosas que necesitamos para salir a la calle, lo más recomendable es que quede integrado en el recibidor.
  • En cualquier hueco de la casa y donde haya espacio siempre se puede poner un armario empotrado, que sirva para guardar ropa, para elementos de limpieza, etc., a nadie le sobran sitios de almacenaje en casa y si lo pones a juego con las paredes, siempre quedará integrado en la decoración y ganarás espacio.

Con respecto al fondo, por lo general, un armario debe tener como unos 50 o 60 cm de fondo, pero algunas veces se puede reducir un poco, hasta incluso 40 cm.

Integrar pasillos con menos espacio

Si el espacio de paso que tenemos no da para colocar armarios, hay otras soluciones que pueden servir para integrarlos en nuestra decoración.

  • Si cuentas con un buen presupuesto, puedes integrar una estantería para colocar libros en el pasillo, si no siempre puedes optar por colocar cajas de palets y utilizarlas a modo de estantería.
  • Si no quieres que el pasillo esté decorado de suelo a techo también puedes colocar algún mueble bajo que te sirva como almacenaje pero no ocupe todo el espacio visual. O por el contrario, puedes colocar baldas que sirvan para incluir cosas de decoración que puedas ir variando como cuadros, fotos, etc.
  • Otra forma de decorar pasillos es colocando muebles de consola que también sirvan en parte para almacenar cosas o incluso algún banco para que sea una zona de relax, sobre todo si está en un pasillo con mucha luminosidad.

Si la casa no es demasiado espaciosa, los pasillos se pueden integrar de manera que se gane en amplitud y luminosidad, por ejemplo, con una pared de cristal.

No obstante y si esta zona de paso es lo suficientemente estrecha como para no poder añadir ninguna de las ideas anteriores, siempre hay que pensar en integrar el pasillo en la decoración de alguna manera, como por ejemplo, decorarlo con un papel pintado que sea diferente al resto de la casa para darle un toque original, vestirlo con cuarterones (que a su vez sirve para proteger las paredes), añadirle distintos tipos de arrimaderos, decorar el pasillo con molduras…, y siempre puedes darle un toque original vistiendo tu pasillo con alfombras que además de jugar visualmente con el despacio le dé color y calor.

Con respecto al espacio, lo que sí hay que tener en cuenta es que entre los muebles que coloquemos, ya sean estanterías, alacenas, armarios, etc., tiene que quedar una distancia de unos 90 cm libres delante de cada mueble para que no haya problemas de paso.

Como vemos son muchas las opciones y las posibilidades de decoración que ofrece un pasillo, ideas para todos los gustos y todos los presupuestos pero con un único fin, aprovechar esos metros de nuestra vivienda.

En nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán disponemos del servicio de interiorismo y ambientación de espacios, por eso si tienes un pasillo y quieres darle un mejor uso, no dudes en contactar con nuestros expertos profesionales, ellos elaborarán un proyecto ajustado a tu presupuesto y podrás ganarle metros a tu casa con todas las garantías.

Ollé Bertrán

Vendo mi vivienda ¿qué documentos voy a necesitar?

Son muchas las circunstancias que nos llevan a vender una vivienda, bien sea porque queremos cambiar de casa o simplemente porque tenemos una segunda residencia y queremos recuperar liquidez, en cualquier caso y para que el proceso no se ralentice ni haya ningún problema en el momento de la firma, es muy importante que reúnas toda la documentación necesaria para la venta.

Desde nuestra agencia Inmobiliaria Ollé Bertrán, te explicamos toda la documentación necesaria para vender una vivienda.

  • El Documento Nacional de Identidad: es imprescindible tener en vigor el documento de identidad para cotejarlo con el titular que aparece en las escrituras de compraventa.
  • Las Escrituras de la vivienda: estos documentos que se firmaron el día de la compra de esa vivienda, contienen información sobre el nombre de los propietarios actuales y si el inmueble está inscrito en el Registro de la Propiedad.
  • La Nota Simple: es un documento que se puede solicitar en el Registro de la Propiedad (incluso online) y en el que aparecen las características específicas de la vivienda, así como si el inmueble está libre de cargas.
  • El Impuesto sobre Bienes Inmuebles: el vendedor tiene que haber pagado el último recibo de este impuesto para poder venderla. Es un impuesto que abona el propietario de la vivienda con fecha 1 de enero del año en curso, aunque en algunas ocasiones se puede gestionar el pago entre comprador y vendedor, en cuyo caso, cada uno pagaría la parte proporcional del tiempo en la que han sido propietarios del inmueble durante ese año.
  • El certificado de la comunidad de propietarios: el vendedor también tiene que demostrar que no le queda ninguna deuda pendiente con respecto a las cuotas de la comunidad, este certificado se puede solicitar al presidente de la comunidad o al administrador de fincas, si lo hay.
  • Facturas de los suministros: al igual que ocurre con el IBI y con el certificado de la comunidad de propietarios, tenemos que demostrar que estamos al día con los pagos de todas las facturas de los suministros.
  • El certificado de eficiencia energética: es un certificado obligatorio que tiene que aportar el vendedor y que incluye información sobre las características energéticas de la vivienda.
  • El certificado de deuda pendiente o la cancelación registral: si la vivienda aún tiene hipoteca habrá que solicitar el certificado de deuda pendiente a nuestra entidad bancaria, en la que aparece la cantidad de dinero pendiente y que se puede liquidar en el mismo momento de la firma. Si la vivienda ya está pagada, habrá que presentar esta información el día de la firma, aunque ya en la Nota Simple aparecerá que la vivienda no tiene ningún tipo de carga.

Todos estos documentos son generales a la hora de vender un inmueble, aunque existe otra documentación que también se puede requerir en la firma dependiendo de la Comunidad Autónoma:

  • La cédula de habitabilidad: que es un documento  que acredita que la vivienda  cumple con los requisitos mínimos de higiene, salubridad y solidez, y por lo tanto, puede ser habitada, y en el caso de Cataluña es obligatoria para cualquier operación de compraventa.
  • El certificado de la Inspección Técnica de Edificios, este certificado es obligatorio sobre todo en edificios antiguos, en Cataluña, en concreto, para edificios de viviendas de más de 45 años de antigüedad.

Por otro lado, hay muchas ocasiones en las que los compradores suelen solicitar los planos de la vivienda, así como los estatutos de la comunidad de propietarios: en el primer caso, los planos  se pueden solicitar en nuestro Ayuntamiento o en el caso de que solicitemos los servicios a una agencia inmobiliaria, en muchas ocasiones ellos también pueden prepararnos los planos de la vivienda. Con respecto a los estatutos de la comunidad, se pueden solicitar o bien al presidente de la comunidad o al administrador de fincas, incluso podemos solicitarlos en el Registro de la Propiedad, en cualquier caso, es recomendable que también dispongas de esta documentación.

Si aún con esta información sigues teniendo dudas o no tienes el tiempo suficiente para gestionar todos estos trámites, siempre puedes confiar en nuestra agencia inmobiliaria, nosotros somos expertos en compraventa y gestionamos toda la documentación necesaria para que tú no tengas que preocuparte de nada.

Ollé Bertrán

Cómo ahorrar en calefacción este invierno

Llega el frío y de nuevo hay un pico de gastos en nuestra factura cuando empezamos a tirar de la calefacción, si además, este año a causa de la pandemia del coronavirus estaremos obligados a pasar mucho más tiempo en casa, habrá que buscar alternativas para reducir el consumo.

Desde nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán, te explicamos algunos trucos y consejos para que puedas ahorrar en la calefacción este invierno.

En primer lugar tendrás que poner a punto tu vivienda para el invierno, para ello hay que:

  • Revisar el aislamiento: tienes que revisar todas las puertas y ventanas y comprobar que no haya escapes de aire que dejen entrar el frío. Para evitar que se vaya el aire por la puerta, coloca un burlete que tape el desnivel de la puerta o bien una alfombra o esterilla. Con respecto a las ventanas, lo mejor será tener unas buenas ventanas aislantes a ser posible con doble acristalamiento.
  • Revisar los radiadores: hay que comprobar que los radiadores funcionan perfectamente y son eficientes, para ello, habrá que purgarlos o  llamar a una empresa especializada que nos haga una revisión.

Otro de los trucos para ahorrar en calefacción es tener en cuenta dónde ubicar los radiadores, lo más habitual, es ponerlos debajo de la ventana para conseguir que el aire se distribuya de forma uniforme.

Y uno de los fallos que hay que evitar para no gastar más calefacción, es tapar los radiadores, ya que esto consigue que tengan que generar mucho más calor para calentar la vivienda.

  • Revisar la potencia y la tarifa contratada: la mayoría de las viviendas, tienen una potencia muy superior a lo que necesitan, ya que normalmente se suele contratar dependiendo del número de aparatos que se pueden tener conectados al mismo tiempo para que no salte la luz, y en la mayoría de las ocasiones, no solemos encender tantos aparatos a la vez. Lo ideal, es revisar todos los aparatos que tenemos en casa y pensar cuáles pueden estar conectados al mismo tiempo para contratar la potencia adecuada y no pagar de más.

Una vez dentro de casa:

  • Poner una temperatura constante: Es fundamental controlar la temperatura ambiente haciendo uso del termostato, la temperatura ideal para el invierno es entre 19° y 21°. En el caso de que no estés en casa, lo mejor es programar el termostato para que se encienda media hora antes de llegar. Igualmente, lo más recomendable es controlar la temperatura por habitaciones y evitar tener encendida la calefacción en habitaciones que estén vacías.

Asimismo, aumentar la temperatura para que se caliente la vivienda antes no es tan eficiente como mantener una temperatura constante, ya que los cambios de temperatura aumentan la factura de la calefacción.

  • Ventilar por la mañana: aunque sea invierno, la casa tiene que me ventilarse, lo mejor es hacerlo por la mañana, para que no se vaya el calor acumulado en horas más avanzadas del día, donde la calefacción ya esté a una temperatura adecuada, de todos modos, con cinco minutos de ventilación es más que suficiente para renovar todo el aire del hogar.
  • Utiliza bien las persianas y las cortinas: aprovecha las horas de sol para tener las persianas levantadas y las cortinas abiertas y haz lo contrario cuando no haya luz solar. Además, es recomendable que para esta época del año las cortinas sean un poco más gruesas para que se mantenga mejor el calor interior.
  • Cambiar los textiles: si queremos mantener una temperatura adecuada en nuestra casa, también es importante que hagamos un cambio en los textiles, es el momento de sacar cojines de terciopelo, de lana, añadir plaids y mantas a nuestro sofá y colocar una decoración más adecuada y más acogedora para aumentar la temperatura.
  • Vestirnos de invierno: al igual que con el cambio de textiles de nuestro hogar, nosotros tendremos que estar en casa vestidos para el invierno. Si queremos ahorrar en la factura de la calefacción no podemos andar como si estuviéramos en verano por casa.

Con todos estos trucos y consejos, la mayoría de sentido común, podremos gastar mucho menos en calefacción sin que tengamos que pasar frío en casa.

Ollé Bertrán

Aprende a reciclar y dale una segunda vida a tus muebles

Hay muchas razones por las que reciclar viejos muebles y darle una segunda vida, para empezar el lógico ahorro de dinero que supone en vez de comprar muebles nuevos, pero además, reciclando los viejos muebles conseguimos que nuestra casa sea más autosuficiente y de esa manera no desechamos tanta basura al medio ambiente, a la vez que nos distraemos en el proceso y lo mejor es que resulta muy gratificante pensar que ese nuevo aspecto que le hemos dado a ese objeto, lo hemos hecho nosotros.

En nuestra agencia inmobiliaria Ollé Bertrán,  apostamos por el reciclaje y te vamos a dar algunas ideas para darle una segunda vida a tus muebles.

  • Con muebles grandes
  • Por ejemplo si tienes una cómoda que ya no usas la puedes reutilizar transformándola en una isla que puedes colocar en la cocina. También, y dependiendo del tamaño, puede restaurarse y convertirse en un mueble bajo lavabo.
  • Si ya no usas la cuna de tu bebé la puedes convertir en un escritorio utilizando la estructura original y colocándole arriba una superficie también de madera a juego con la cuna o un cristal para que no quede el mueble tan cerrado.
  • Del mismo modo, si alguna cama se te ha quedado pequeña, se puede convertir en un nuevo sofá que puedes poner en cualquier sitio de la casa.
  • Una antigua consola de madera se puede convertir con pocos cambios en un mueble de lavabo.
  • Las puertas y ventanas antiguas tienen muchas utilidades, solo tienes que lijarlas y darle barniz o pintarlas de algún color original y por un lado puedes hacer una original mesa, o puedes aprovechar los huecos para crear un marco de fotos original, otro uso puede ser como un nuevo cabecero en un dormitorio.
  • Una estantería también puede ser un cabecero muy original y útil si lo pones detrás de la cama.
  • Un mostrador antiguo tiene varias utilidades, por un lado, se puede convertir en un cabecero original, y por otro, en un mueble bajo lavabo.
  • Los baúles pueden convertirse en mesas muy originales tanto para el salón, como por ejemplo para un dormitorio actuando como mesilla de noche.
  • Con objetos pequeños
  • Las pantallas de tus lámparas pueden tener también una segunda oportunidad a través de la pintura acrílica o personalizándolas con telas que le den un aspecto nuevo y renovado.
  • Con cajas de madera, por ejemplo, una caja de vino, que se puede reutilizar para guardar objetos o incluso convertirse en un original zapatero.
  • Un biombo además de para separar ambientes se puede convertir en un cabecero.
  • Si tienes vajillas desparejadas, como tazas o vasos, puedes utilizarlos para crear velas.
  • También puedes usar los recipientes de cristal que tengas y que no uses para crear jarrones únicos y diferentes.
  • Si eres de las que tienen trozos de tela guardados o paños de cocina que no usas, puedes transformarlo en bolsas en las que puedas almacenar comida, o llevarlas a la compra para evitar el consumo de plástico.

A veces no es necesario darle un nuevo uso a los muebles sino que simplemente cambiando el color y pintándolo con chalk paint o con cualquier técnica de decapado y dejándole un color más rústico, puedes darle un aire más actual o más antiguo según el tipo de decoración que quieras poner en tu casa.

Solo hay que tener un poco de imaginación y muchas ganas, seguro que puedes aprovechar muchas cosas de casa que no utilizas o que simplemente te has cansado de ver y darle una segunda oportunidad.

De esta manera también nos unimos al movimiento RRR de reducir, reutilizar y reciclar ayudando a la mejora del medio ambiente mediante un consumo responsable.