Ollé Bertrán

Pon en orden tu casa para el nuevo año

Despedimos el año 2020, un año atípico y marcado por la pandemia del coronavirus, y empezamos el nuevo año con la esperanza de que todo poco a poco vaya a mejor, y como siempre, con nuestra lista personal de propósitos, después de haber pasado un confinamiento y de tener que seguir pasando mucho tiempo en casa, uno de esos propósitos debería ser poder mantener nuestra casa limpia y ordenada para poder pasar todo el tiempo que necesitemos o estemos obligados a quedarnos en ella, lo mejor posible. Por eso, desde Ollé Bertrán te damos las claves para poner en orden tu casa en el nuevo año.

Para poder realizar una buena limpieza a fondo y ordenarlo todo hay que seguir una serie de pasos, empezando por realizar una buena y correcta planificación de las tareas.

  1. Elige un par de días en los que puedas disponer de todo el tiempo para poder realizar todas las tareas sin interrupciones.
  2. Reúne todos los utensilios y los productos que vayas a necesitar para realizar la limpieza.
  3. Organiza las tareas de limpieza por habitaciones, lo más recomendable es  empezar por las cosas que menos nos guste hacer para dejar lo que preferimos para el final, así evitarás cansarte demasiado con cosas que medio te gusten y que luego no tengas demasiadas ganas o energías para hacer tareas que te disgustan más.

Estos son los tres grandes pasos básicos que hay que empezar a contemplar antes de limpiar y ordenar tu casa, para poder seguir facilitando las tareas de limpieza, lo mejor es establecer categorías: armarios, objetos, libros, papeles… y  dentro de estas categorías que sean más amplias, se pueden establecer subcategorías, como por ejemplo, los armarios, que incluyen ropa de verano y ropa de invierno, pues esas dos serían subcategorías. Una vez que está todo planificado es el momento de ponerte manos a la obra:

Deshazte de todos aquellos objetos, ropa, libros y enseres que no utilizas o están demasiado viejos o estropeados. Resulta bastante útil que utilicemos una caja donde poder guardar todas aquellas cosas que vayas a poder reciclar y darles una segunda oportunidad.

No solo se trata de realizar limpieza de armario y descartar todo aquello que ya no usas o que no te queda bien sino que esto es trasladable a objetos de la cocina, como por ejemplo electrodomésticos, objetos que tengas acumulados y no utilices nunca, así como la propia despensa, descartando todos aquellos productos de alimentación que hayan caducado.

Al ordenar las estanterías, es interesante también revisar aquellos libros antiguos o que ni siquiera te hayas leído y poder reciclarlos, hacer un repaso de todas las revistas y folletos que tampoco necesites y reciclarlos, así como todo el papeleo que se va acumulando día a día y que ocupa mucho sitio y sin embargo no sirve para nada.

Asimismo, y del mismo modo en que hemos hecho limpieza de cosas físicas también resulta interesante realizar una limpieza digital, ya que aunque no nos demos cuenta, también vamos acumulando material digital que aunque no ocupe espacio en un lugar físico, sí que resulta irrelevante y nos mantiene de alguna forma desordenados: repasa la lista de contactos y elimina a todos aquellos que sabes que ni has llamado ni vas a llamar, haz lo mismo con todas aquellas aplicaciones que tienes descargadas en tu móvil y que nunca utilizas y repasa tu bandeja de entrada y date de baja en todas las newsletters que tampoco suelas leer.

Todo este trabajo se puede hacer con la ayuda de toda la familia, de manera que cada uno con su edad y su propia especialización, pueda realizar determinadas tareas para ayudarte a limpiar y ordenar en un menor espacio de tiempo, y además es una manera de que todos se impliquen y aprendan a realizar sus propias tareas de orden y limpieza con sus propios objetos.

Hablar de orden y limpieza significa afrontar nuestra vida diaria de una manera limpia y ordenada en todos los aspectos, tanto en el lugar donde vivimos como en nuestra zona digital, así nos centraremos en las cosas que realmente importan.